Fuego que sale desde abajo de la tierra: el fenómeno que intriga a Mendoza

Fuego que sale desde abajo de la tierra: el fenómeno que intriga a Mendoza

Vecinos de Kilómetro 8, en Guaymallén, intentan con Defensa Civil controlar las llamas y el humo que desde hace meses salen desde "las entrañas de la tierra". Aseguran que la sequía y el impacto de los cambios generados por el efecto antrópico son las causas. Ya está afectada un área importante.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Un extraño hecho llama la atención desde hace meses a los vecinos de la zona de Kilómetro 8 en Guaymallén: columnas de humo comenzaron a salir por debajo de la tierra generando socavones que están intentando ser controlados por Defensa Civil y los propios habitantes del lugar, que van humedeciendo el terreno y separando la tierra de manera de evitar allí la propagación de incendios.

El misterioso fenómeno, que ya ha afectado al menos once hectáreas de tierras que eran destinadas a cultivos, hasta el momento tiene una explicación ligada a prolongada sequía en la zona. Las llamas de hecho, ya han afectado el suelo al punto que ya ha habido personas afectadas por el humo y el fuego que se gesta desde el interior de la tierra, a una profundidad estimada entre uno y cuatro metros de profundidad.

Daniel Burrieza. director de Defensa Civil de Mendoza, explicó que desde esa área se está trabajando en un mapeo de la zona afectada y que hasta el momento se ha detectado entre cuatro y cinco sectores donde se genera fuego. Por eso, los trabajos están abocados a mitigar este efecto y enfriar las zonas afectadas.

Una de las hipótesis más fuertes que hasta ahora maneja el funcionario, está directamente ligada, a la intervención antrópica. En ese sentido, Burrieza detalló que la estructura del suelo en la zona se ha ido modificando. Explicó, en líneas generales que el hecho de pasar de utilizar las tierras para sembrar vegetales a quemar todo lo seco para dejar el terreno "limpio" y destinarlo a otros fines, tiene este alto costo. La sequía es otro factor asociado a este misterioso fenómeno que no deja de llamar la atención de los mendocinos. Por ahora, no hay una certeza acerca de cuándo las llamas se podrán sofocar, mientras que el método aplicado hasta el momento, es ir mojando el terreno afectado para poder bajar la temperatura y permitir que la humedad llegue. 

 “Hay que seguir trabajando sobre el lugar, mojando para que el fuego no avance. No podemos precisar cuándo se sofocará. El paliativo que se está usando es que los camiones de la municipalidad echen agua y vayan enfriando el terreno. Esto permite bajar la temperatura, que esa humedad llegue. No hay mucha alternativa. Esto se tiene que apagar de esa manera. Lo ideal sería enlagunar todo o que haya un diluvio, pero no es posible”, concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?