Robaron la bandera de una escuela y un alumno compró una nueva con sus ahorros

Robaron la bandera de una escuela y un alumno compró una nueva con sus ahorros

Un niño de tan solo 10 años compró una bandera nueva para su escuela de Maipú, en la provincia de Buenos Aires, que había sufrido un robo. Utilizó los ahorros que tenía para comprar una pelota de fútbol.

MDZ Sociedad

Un niño sorprendió a sus padres con la idea de usar sus ahorros, que venía juntando para comprarse una pelota de fútbol, para comprar una bandera de Argentina con el objetivo de reemplazar la de su escuela, la Primaria N°8 "Juan Bautista Alberdi" de Maipú, en la Provincia de Buenos Aires, que había sido robada.

La insignia que los alumnos izaban cada mañana había sido sustraída, vaya a saber por quién y con que sentido, pero Nicolás, de familia humilde y trabajadora, tomó la decisión desinteresada de conseguir una nueva para su institución, logrando conmover a sus padres con tan tierna intención.

Laura, su madre, fue sorprendida cuando su hijo volvía de la escuela a su casa y le contó que era lo que quería hacer con ese dinero que venía juntando para poder comprarse una pelota de fútbol. Sus padres, llenos de orgullo, no dudaron ni un segundo en cumplir con esta misión que el niño puso delante de ellos.

Escuela a la que asiste cada día Nicolás y que ahora izará la bandera de su donación.

Al día siguiente, Nicolás fue a su escuela con la bandera escondida en un paquete y le comentó a su maestra y compañeros de la sorpresa, por lo cual llamaron a la directora, Andrea Odescalchi, para entregarle el regalo a ella y fue ella misma quien comentó lo ocurrido a un medio local. "Me dijeron que Nico me estaba buscando, así que cuando terminé la reunión me fui hasta su aula. Allí me dio la enorme sorpresa y me entregó la bandera. Estoy muy orgullosa de lo que hizo. Es un chico con muchos valores que le enseñan sus familias y son de gran importancia en los tiempos que corren. Le agradezco profundamente su gesto, aunque no nos sorprende porque conozco la calidad y la calidez humana que tiene", destacó la directora.

Luego de eso y con la emoción por el acto de Nicolás, reunió a todos los alumnos en el patio para contarles lo que el joven maipuense había hecho, llamando a sus alumnos a una seria reflexión.

La junta vecinal de Maipú, al enterarse de la grata noticia, resolvió regalarle la tan ansiada pelota al chico que dejó lo suyo de lado por la escuela de su pueblo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?