Es oncólogo y organizó una travesía a Los Andes con sus pacientes para celebrar la vida

Es oncólogo y organizó una travesía a Los Andes con sus pacientes para celebrar la vida

Fernando invitó a sus pacientes con cáncer de mama a una travesía en la cordillera: un trekking de 50 km, motivado por una manera distinta de pensar la medicina y de motivar a sus pacientes. Cómo fue la experiencia en que homenajearon a sobrevivientes del cáncer y de la Tragedia de Los Andes.

Giza Almirón

Giza Almirón

Fernando Petracci es un médico oncólogo bahiense, que actualmente trabaja en el Instituto Alexander Fleming, de CABA, y es especialista en cáncer de mama. Además, es maratonista: corrió con la selección argentina en mundial y hace poco corrió cien millas en Chapelco.

Pacientes, guías y médicos

A partir de una experiencia de trekking con un grupo de amigos de Bahía, en febrero del año pasado, surgió la idea de motivar a sus pacientes a hacer lo mismo. Mediante invitaciones personales en el consultorio, les preguntó si se veían con la fortaleza física y emocional de hacerlo. Finalmente, se sumaron 30 mujeres y un hombre, que se prepararon físicamente de noviembre a marzo del año pasado.

Para Fernando, esta experiencia representó “una manera distinta de cómo pensar la medicina y cómo motivar al paciente. Llevarlos a un escenario al que no se hubieran imaginado”. Así, la pasión de este médico por su profesión y por el deporte lo impulsaron a hacer un trekking de 50 km el primer fin de semana de marzo.

Durante la travesía

Participaron 20 pacientes suyos de distintos lugares de Buenos Aires, además de otras convocadas por colegas del Hospital Italiano de La Plata y del Hospital Austral. En paralelo, Fernando se contactó con sobrevivientes del accidente en la cordillera de Los Andes en 1972, conocido como Tragedia o Milagro de Los Andes: “Hicimos un Zoom con uno de los sobrevivientes, que tiene cáncer de mama. Además, Carlitos Páez (hijo del artista Páez Vilaró) nos mandó videos motivacionales”.

El primer día, el grupo caminó 18 km hasta el campamento, luego de atravesar 60 km en el río Atuel. “El sábado subimos y bajamos 3.500 m de altura, donde están los restos del avión. Ahí, en las tumbas comunitarias, hicimos un pequeño homenaje a la vida a quienes fallecieron y también a los sobrevivientes”, cuenta Fernando, quien agrega que “las pacientes homenajearon a quienes lucharon contra el cáncer y no sobrevivieron”. 

Trekking con pacientes con cáncer de mama

El trekking terminó el domingo, día en que el grupo caminó hasta el río Atuel. Para el médico oncólogo, fue una “experiencia sumamente emotiva” por dos motivos. Uno de ellos fue el profundo agradecimiento de sus pacientes y el otro, la posibilidad de “darles un día a día, sin límites”.

Además, con esta aventura consiguieron sponsors para hacer un documental, donde se verá el relato de quienes participaron: pacientes, guías y médicos. Visibilizar esta experiencia será importante en cuanto que “es un ejemplo para pacientes con otra patología”, como dice Fernando. 

Homenaje a la vida

Entre los planes a futuro, el médico oncólogo cuenta que “en marzo de 2023 lo repetimos. Queremos elevar la vara en la asistencia: vamos a invitar a pacientes con cáncer de mama con metástasis y en tratamiento hace muchos años”.

Resistencia física y emocional son parte de esta experiencia, que tiene un impacto personal en quienes la viven, pero además, puede generar un impacto social, ya que, como dice Fernando, “queremos demostrarle a la sociedad que se puede vivir crónicamente con cáncer”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?