La razón por la que hoy se celebra el Día del Humorista

La razón por la que hoy se celebra el Día del Humorista

Desde 2015 se celebra el día del humorista en todo el país, homenajeando el nacimiento de Roberto Fontanarrosa. Además de sus cuentos e historietas, Fontanarrosa atravesó a la sociedad con su particular humor.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Las enfermedades son un fenómeno que en algunos casos se llevan a gente mucho antes de lo que el resto quisiera. Roberto Fontanarrosa fue uno de esos casos y hoy queda lejos su voz que hoy podría traer alguna calma o animosidad, con un ocurrente comentario sobre el partido con México. Lamentablemente, desde 2007 no está más, producto de la ELA, y desde 2015 se lo homenajea con "El Día del Humorista". Hoy, "El Negro", cumpliría 78 años.

Desde que se promulgó la Ley 27.100 en 2015, todos los humoristas argentinos tienen su día el 26 de noviembre. Esta fecha fue elegida porque es el natalicio del humorista rosarino. Fontanarrosa nació en 1944 y vivió en su ciudad. Tierra de colosos y gigantes, donde siempre prefirió Arroyito y su Rosario Central querido. Además de humorista, fue dibujante, cuentista y novelista.

Entre sus grandes creaciones, se encuentran el icónico Inodoro Pereyra y Mendieta, Boogie el aceitoso y otros personajes que sacaron más de una sonrisa a los argentinos. También, diseñó al "Canalla" de Rosario Central, que se volvió un emblema del club, y fue parte de la gran producción animada "Martin Fierro".

¡Que lástima, Cattamarancio!

Un cuento que pudiera resultar profético si no se tuviera en cuenta de que es algo repetitivo en la Argentina. Fontanarrosa caracterizó su humor por cuestiones satíricas, logrando sacar una carcajada tras haber llevado al borde del llanto a su lector, como es el caso de "Wilmar Everton Cardaña, número 5 de Peñarol".

"¡Que lástima, Cattamarancio!" explica a la perfección el rol de medios y como el deporte nubla la vista. Siendo un fanático del fútbol, Fontanarrosa elige escribir esta mezcla e humor y drama. El cuento no es una colección de palabras complicadas, sino el diálogo de una transmisión desde el Monumental en un River-San Lorenzo. El cuento tiene al relatos, al comentarista, a los que hacen campo y hasta las publicidades como "¡Un resplandor de frescura en la garganta! ¡'Marcador', el masticable que se anotó un golazo en el gusto del hincha argentino!¡'Marcador' quita la sed, quita las ganas de fumar, baja la presión arterial!".

La ecuación cambia cuando se agregan dos personajes especiales. Ochoa y Collar. Ambos personajes se encuentran en los dos polos mundiales de aquella época. Collar está en Estados Unidos y Ochoa en la Unión Soviética, son dos argentinos que le van informando a Ortiz Acosta, el relator, que la tensión mundial a escalado al borde de una guerra nuclear, pero la transmisión los ignora e interrumpe, siguiendo firmemente el partido de fútbol, que tapa toda otra cosa que pudiera ocurrir. Relato que, tranquilamente, puede emparentarse con la situación argentina y el Mundial de Qatar 2022.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?