Marce y Cinthya asisten a más de 300 personas en su propia casa en la Villa 21

Marce y Cinthya asisten a más de 300 personas en su propia casa en la Villa 21

El matrimonio de Marce y Cinthya, como los conocen en el barrio, hace 3 años tiene un comedor que funciona en su propia casa. Aunque pidieron ayuda a Ciudad y Nación aun no tienen un espacio para el mismo. Esta semana están haciendo una campaña para el Día de Reyes: quieren "devolver" lo recibido.

Giza Almirón

Marce y Cinthya, como se presentan a sí mismos, son un matrimonio referente del comedor El Pozo, ubicado en la Villa 21-24, del barrio porteño de Barracas. Esta iniciativa comenzó hace casi 3 años y continúa. “Nos cansamos de entregar notas en Ciudad y Nación, y no recibimos verdadera ayuda todavía”, cuentan y añaden que tienen posibilidad de seguir adelante gracias a las donaciones que reciben.

El Pozo asiste a 180 niños y niñas de todas las edades, además de 160 personas adultas, aproximadamente. Si bien no tienen un espacio físico aún, llevan adelante el comedor desde su casa y es allí donde también guardan las donaciones que reciben. “Lo único que hacemos es devolver lo que nos dieron”, cuentan Marce y Cinthya, quienes nacieron y crecieron en el barrio. También vivieron realidades de pobreza y fueron distintos comedores los que les brindaron ayuda en esos momentos.

Marce y Cinthya llevan adelante el comedor El Pozo en su propia casa

En Navidad hicieron un gran evento -con cine y panchos- gracias a muchas personas que colaboraron y a gente del barrio, como algunas mamás que cocinan para El Pozo. Quieren hacer también algo para el Día de los Reyes Magos, para lo cual están juntando muñecos y pelotas.

Este matrimonio tiene muy claro que “ahora nos toca a nosotros ayudar a otra gente”, por eso luego comenzarán con una campaña previa al inicio de clases, para juntar calzado para niños y niñas del barrio.

Asisten, además, a gente que no es de su barrio, como madres que están en situaciones muy críticas y de extrema pobreza en el barrio de Flores, Rodrigo Bueno y Avellaneda a quienes ayudan donándoles, entre otras cosas, pañales que reciben de la Fundación Sí. Ellas, como otras personas, se contactaron con Marce y Cinthya a través de gente que conoce a ambas partes y sabe que esta es una pareja dispuesta a dar aun de lo poco que tiene.

El pasillo de la casa de Marce y Cinthya, donde asisten a 180 niños y niñas del barrio

Lo que puede hacer este matrimonio desde su casa ayuda mucho, pero no deja de ser precario, por lo cual necesitan horno pizzero, ollas grandes y anafes, que les permitan cocinar de un modo más práctico.

Si podés colaborar con el comedor El Pozo, podés contactarte a través de su Facebook o por WhatsApp, al +54 9 11 5028 9872.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?