Tres consejos para cuidar las finanzas personales y ahorrar

Tres consejos para cuidar las finanzas personales y ahorrar

¿Cuáles son las claves para no excederse y cuidar las finanzas personales? Manuel Gilabert -administrador, contador y profesor de Contabilidad- nos ayuda a organizar la economía personal para lograr nuestros objetivos, ya sea comprar un auto o una casa, o irnos de vacaciones.

Giza Almirón

Giza Almirón

Muchos de los tips de la administración de finanzas domésticas se nutren de los principios empresariales. “Manejar las finanzas personales o de una familia tiene mucho que ver con manejar las de una empresa”, dice Manuel Gilabert, administrador de empresas, contador y profesor de Contabilidad y Costos en UADE.

El consejo de este administrador para quien quiera cuidar sus finanzas personales es tener en cuenta tres conceptos:

1. Tener claro el objetivo

“Si no tenemos un objetivo claro, nunca vamos a tener éxito en las finanzas personales”, afirma Manuel. Es fundamental para cualquier cosa que nos propongamos en la vida: tener claro a dónde queremos llegar para saber si vamos por buen camino.

Algunos ejemplos de objetivos pueden ser: comprar un auto o una casa, asegurar la educación de los hijos, tener determinado nivel de vida, irse de vacaciones.

Tener claro el objetivo

2. Tener una contabilidad

“Saber dónde estás parado implica llevar un registro de cuánto se gasta y cuánto ingresa por mes”, dice Gilabert. El administrador aclara que “en países como el nuestro se desvirtúa permanentemente el valor relativo del dinero, por lo cual es difícil tener esta información fresca”. A quienes tienen un trabajo estable les resultará un poco más fácil llevar este registro. En el caso de quienes tienen un sueldo que depende de la cantidad de servicios prestados o productos vendidos, es importante identificar el piso (ingreso fijo aproximado) y el variable (cuánto por encima del ingreso fijo puedo llegar a tener). Esto aplica, por ejemplo, para quienes brindan un servicio de reparaciones: en general, habrá un número mensual de trabajos aproximados (piso) y probablemente algunos meses surgirán extras (variable).

Manuel explica que debemos diferenciar los gastos indispensables de los gustos, “que también son importantes, pero hay que tenerlos clasificados como tales”. En esta línea, cabe recordar que no ayuda a las finanzas personales que los gastos para ambas cosas (gustos y gastos básicos) superen el nivel de ingreso fijo porque eso se traduce en deudas. Es el caso de las tarjetas de crédito, ante las que debemos prestar mucha atención: “Acumulamos compras. Dan la sensación de que ya te lo compraste y, en realidad, tomaste una deuda”, afirma Gilabert.

Tener una contabilidad

A propósito de las tarjetas de crédito, es clave desmitificar el tema de las cuotas sin interés. “Siempre algún interés hay. A veces te dicen que si lo pagás de contado, tenés 15% de descuento o sucede también que es distinto del precio de lista”, aclara el contador. Gilabert agrega también que “el año pasado creció mucho en la Argentina la cantidad de deudores de tarjetas de crédito, por tratar de mantener un nivel de consumo cuando no tenés ese nivel de ingreso”.

Uno de los consejos del administrador es tener siempre presente lo siguiente: “En la casa todo se rompe”. Es por eso que al prever los gastos, no hay que pensar solo en los gastos del mes, sino tener en cuenta un monto “para cosas que se rompen”, sugiere Manuel, ya que es común que se rompa algún electrodoméstico o haya que hacer algún arreglo en la casa.

En este punto, debajo del “principio básico de no gastar más de lo que ingresa” que menciona Gilabert, se incluye el ahorro, que es el margen entre el ingreso y el gasto.

3) Tener un plan

En este punto hay que considerar el modo en que llegaremos al objetivo. “Quizá te distraigas y uses el dinero para otra cosa, pero es fundamental no tocarlo, aunque siempre está la tentación de usarlo”, reconoce Manuel.

Un modo de ahorrar para llegar al objetivo es tratar de hacer algún tipo de inversión, “en especial acá que hay tanta inflación”, como dice el contador, ya que simplemente guardarlo lleva a que se desvalorice. “No hace falta ser experto en inversiones”, asegura Gilabert. “Lo más sencillo y de menor riesgo es el plazo fijo, que implica tener el dinero inmovilizado durante un plazo a cambio de un interés”, dice el administrador, quien expresa que el valor de ese interés hoy ronda el 35 o el 40%. Si bien aclara que “nunca te va a dar una tasa mayor que la inflación, te compensa gran parte”, es un modo de ahorrar, recibir un interés y no tocar el dinero (ya que está en el banco).

Las otras dos técnicas que ayudan a ahorrar son cambiar la plata que tenemos por una moneda extrajera y también invertir en bolsa o formar un fondo común de inversión.

Una de las claves del ahorro es tener un plan

Quien tiene en claro estos tres ítems y tiene también una disciplina que le permita mantener el monto de ahorro podrá cuidar sus finanzas personales. En cuanto a llevar la contabilidad con los ingresos y gastos, Manuel asegura: “No es necesario hacerlo todos los meses, puede ser cada dos meses” y recuerda también que “tener algún control es mejor que no tener ninguno”. El mejor modo de llevar estas cuentas es aquel que a cada persona le resulte más práctico. Hay aplicaciones para celulares o se puede hacer en Excel, pero también se puede usar simplemente birome y cuaderno que permitan registrar esta información.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?