“La desnutrición no se toma cuarentena”: el desgarrador testimonio de Heriberto Roccia

“La desnutrición no se toma cuarentena”: el desgarrador testimonio de Heriberto Roccia

Soledad Scheurer y Heriberto Roccia fundaron Dignamente tras un viaje de voluntariado al norte argentino. Al regresar, decidieron casarse y pedir donaciones para este proyecto.

Lucas Lafuente

Tras las grandes adversidades que trajo la pandemiade la mano con el aislamiento, hubo ciertos sectores que no pudieron frenar su labor. Dignamente, la fundación que comenzó su financiamiento con donaciones de casamiento y que busca combatir la desnutrición en el norte argentino, se trata de uno de estos casos. Su fundador y director, Heriberto Roccia, cuenta, en diálogo con MDZ, cómo comenzó su camino de solidaridad y cómo pudo superar los obstáculos que se pusieron en su camino. 

¿Cómo nació Dignamente y qué trabajo realizan?

Sus fundadores son Heriberto Roccia y Sol Scheurer.

Dignamente nació como fruto de un voluntariado que fuimos a Santiago del Estero. Allí nos encontramos con el flagelo de la malnutrición, chicos con problemas de aprendizaje que tenían que desertar porque durante el período crítico no habían recibido lo que necesitaban para desarrollarse. Al no tener buena alimentación, los chicos quedaban con secuelas que no les permitía estudiar. Eso nos llamó poderosamente la atención y decidimos radicarnos en el lugar y crear un centro de nutrición infantil donde se recupera al niño que está desnutrido y se trabaja con su ambiente, el mamá, la familia para que el niño vuelva a un ambiente transformado.

¿Cómo lograron el primer empujón hacia la solidaridad?

-En el año 2017 hicimos ese viaje y para dar una respuesta necesitábamos contratar profesionales de distintas áreas. Eran niños que se necesitaba verlos todas las semanas, entonces como no teníamos fondos nos planteamos casarnos y pedir como regalo a todas nuestras familias y amigos que sean padrinos de la fundación, que se sumen con un aporte mensual de $500 o $1.000 pesos por mes que nos permita pagarle a los profesionales. Y así fue, nos casamos y los 150 invitados se hicieron padrinos, lo que nos dio un tiempo para poder buscar empresas y también trabajar con el gobierno.

"La recuperación nutricional de cada niño debe continuar a pesar del distanciamiento social" declaran los directores de Fundación Dignamente.

-¿Qué les permitió seguir a pesar de la pandemia?

-Como equipo nos enfrentamos a diario con todo tipo de problemas. La pobreza es un problema muy complejo con múltiples factores de riesgo. Cuando llegó el coronavirus de la mano con el aislamiento social, hizo que las familias no puedan asistir a nuestro centro y tuvimos que rediseñar todo nuestro sistema para que nuestro equipo vaya hogar por hogar, ya que la desnutrición no se toma cuarentena. No podíamos discontinuar el tratamiento, fue la convicción lo que nos permitió seguir adelante, creemos mucho en nuestra causa y la tenemos marcada a fuego. 

-¿Por qué es tan importante el tratamiento y el desarrollo integral de los niños?

-Hacé de cuenta que vas caminando por la montaña y de golpe aparece un oso. Tu cerebro se prepara para defenderse o te prepara para salir corriendo, eso te genera un estrés que hace que tu cerebro responda ante esa problemática. Ahora, ¿qué pasaría si el oso se presenta todos los días? Tu cuerpo va a estar con un estrés tóxico y esto ocurre con la primera infancia que está sumergida en la pobreza. A ellos se les presenta ese oso, todos los días. Su sistema debe estar preparado para múltiples factores de riesgo que hacen que su cableado neurológico no se expanda ni multiplique, si no que se contrae. Por eso es importante trabajar en la primera infancia con un abordaje recurrente para que el niño pueda preservarse de esos ataques y transformarse. Por estas razones necesitamos un amplio equipo de profesionales, por un lado la nutrición, por otro lado el desarrollo del estímulo de la mano de un equipo de psicopedagogía y fonoaudiología. Los factores de riesgo son amplios y complejos por lo que la respuesta tiene que ser amplia y compleja.

-¿Cómo se puede ayudar a la Fundación Dignamente?

Lo primordial es un aporte mensual, desde los $100 pesos por mes nos permite comprar leche de fórmula infantil, y nos permite que podamos llevar adelante la causa y transmitir este mensaje. Que nos visiten en nuestra página web: www.dignamente.org y en nuestras redes sociales @dignamenteok, tanto en Instagram, Facebook como Twitter. Cuando son parte de la obra nos comprometemos a que realmente formen parte, con una fuerte conexión emocional. Les vamos a dar un niño, un rostro que recibirá sus donaciones, una historia concreta con un nombre y un apellido de quien podrán seguir su evolución.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?