La paradoja del nuevo DNI: una inclusión de cartón

La paradoja del nuevo DNI: una inclusión de cartón

Amparándose en el supuesto campo de los Derechos Humanos, el presidente se olvidó de todos los derechos humanos básicos que hoy no están garantizados en la Nación que él debe gobernar.

Candelaria Tolaba

Para el gobierno de Alberto Fernández la distinción entre “F”, “M” o “X” es inclusión, es ese ideal que quiere instalar como supuesto derecho para que su tribuna lo festeje y que pretende llevar hasta instalar el “todas, todos y todes”, según él mismo declaró.

Por eso, anunció orgulloso esta medida que decretó con la finalidad de que la nomenclatura “X” en el campo “sexo” -tal como enuncia el artículo 4º del Decreto Nro. 476/2021- comprenda las siguientes acepciones: “No binaria, indeterminada, no especificada, indefinida, no informada, autopercibida, no consignada; u otra acepción con la que pudiera identificarse la persona que no se sienta comprendida en el binomio masculino/femenino”.

Sin embargo, amparándose en el supuesto campo de los Derechos Humanos, el presidente se olvidó de todos los derechos humanos básicos que hoy no están garantizados en la Nación que él debe gobernar. Resulta bochornoso escuchar la palabra inclusión mientras 6 de cada 10 niños no tienen para comer en nuestro país y más aún, cuando la cruda realidad de la pobreza infantil incrementó hasta un 75% en las regiones más pobres del país, como el caso del conurbano bonaerense.

Los propios beneficiarios recordaran algo que los caprichos ideológicos del Gobierno olvidaron hace rato en sus políticas: “No somos una x”.

Es marginal que Argentina propague la inclusión de cartón mientras alcanzamos la tasa de desempleo más alta de los últimos quince años y es absolutamente paradójico que hable Derechos Humanos cuando los niños, niñas y adolescentes se reparten en la dialéctica de “hacer changas” para poder vivir o volver a estudiar, en los privilegiados casos en donde pudieron retomar sus clases.

Este tipo de medidas son las que conforman esa ficción que podemos llamar la “inclusión de cartón” que esconde de trasfondo la ideologización sistemática de la sociedad olvidando el respeto a lo más preciado que tenemos como seres humanos, que es ese mérito genuino que es nuestra dignidad, manifestada singularmente en la autodeterminación consciente y responsable de la propia vida.

Durante el acto de presentación del DNI no binario, una persona que recibía su DNI se abrió su remera y gritó: “No somos una X”, incomodando a todo el auditorio.

Y bastó realizar un acto de presentación de la norma de “inclusión de cartón” para que, paradójicamente, los propios beneficiarios recordaran algo que los caprichos ideológicos del gobierno olvidaron hace rato en sus políticas: “No somos una x”. Claro que no somos una x.

Somos personas humanas

Tenemos dignidad. Nacemos -cuando tenemos el privilegio de no ser descartadas- y nos desarrollamos en un lugar determinado. Y es esa dignidad la que hoy están menospreciando y relativizando al establecer que la X en un papel es prioritaria mientras intentamos sobrevivir en un país donde crece la pobreza, el desempleo, la falta de educación y de oportunidades.

De repente, ese enemigo invisible de la pandemia y las consecuencias que trajo se escondieron debajo de la almohada, y en esa paradoja de olvidar los problemas reales nos encontramos hoy con un pase de facturas por las vacunas que no llega y una pandemia que ya se llevó más de 100.000 vidas que, al parecer de las políticas adoptadas, no fueron tan prioritarias para quienes deben velar por ellas.

Somos un país dividido por la ideología y el hambre del pueblo. Donde nuestra clase dirigente solo se dedica a pensar en las próximas elecciones y jamás en las futuras generaciones.

¿A qué edad se jubila una persona con DNI no binario?, fue una de las primeras cuestiones de lógica-práctica planteada de manera masiva respecto a esta nueva medida. Y sin embargo, duele más aún pensar que ni siquiera tenemos respondida esa pregunta para muchísimos de nuestros adultos mayores, mientras que son muchos los abandonados con una jubilación mínima que los hace vivir en pobreza y perdiendo año a año frente a la canasta básica familiar.

Y las preguntas que no responde la inclusión de cartón son muchas más: ¿Cuándo anunciarán medidas para los niños que hoy no completan sus comidas diarias? ¿Cuándo se dedicarán a garantizar los derechos de las personas con discapacidad? ¿Cuándo se preocuparán por garantizar el acceso al sistema de salud? ¿Cuándo les importará la educación para nuestros chicos?

Y lamentablemente, no tendrán respuesta mientras hagan la vista gorda a los prioridades que deben atender y que los ciudadanos no estamos dispuestos a soportar más.

*La autora es politóloga y secretaria de Juventud del Partido Ciudadanos

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?