Último adiós a Guillermo Roux: uno de los más grandes artistas argentinos

Último adiós a Guillermo Roux: uno de los más grandes artistas argentinos

Durante la madrugada del domingo, a los 92 años, murió Guillermo Roux, uno de los artistas argentinos más arriesgados y reconocidos internacionalmente. Así lo recuerda Carlos María Pinasco, consultor de arte y columnista en MDZ

Carlos María Pinasco

A los 92 años partió en la madrugada del domingo uno de los más grandes pintores de todos los tiempos del arte argentino. Trabajador incansable, hasta los últimos momentos recurrió al dibujo para enfrentar las instancias cruciales. Diez días atrás había sido internado en el Hospital Italiano de Buenos Aires, con un diagnóstico que pasó de insuficiencia de plaquetas en sangre a leucemia. El maestro pidió sus cuadernos y lápices.

Deja una obra monumental, de la que en alguna oportunidad nos hemos ocupado en MDZ, pero por sobre todo deja un sinnúmero de amigos, discípulos y admiradores beneficiarios de la belleza excepcional de sus creaciones y de su ejemplo de vida.

Resta también Franca, su mujer por más de cuatro décadas, su sostén y musa con quien mañana a las 11:30 en Jardín de Paz despediremos con un responso al querido Maestro.

El día que Roux pintó a Julio Bocca

Julio posó en el taller de Guillermo Roux quién, según su costumbre, hizo distintos bocetos en formatos más chicos que la obra final. Uno de estos se encuentra reproducido en el libro “Julio Bocca Andanzas” que editó la Fundación JB, para la ocasión. Evidentemente para cuando entró en prensa la obra final no estaba concluida. Lo estuvo en cambio para la inauguración de la mega exposición y pudo ser admirada por los miles de fans del genial bailarín. Años más tarde (2016) fue expuesta en una muestra individual del Maestro Roux, en el Teatro Colón de Buenos Aires.

La obra retoma la obsesión de Roux por el arte clásico que había desplegado en sus trabajos más famosos de la época (“La Ronda”, “Mujer y máscaras”, “El abrazo”). En todas ellas, al igual que en “Julio Bocca entre los fantasmas de la comparsa” Roux encuentra una lectura contemporánea con connotaciones psicológicas y simbólicas que convergen en la figura del homenajeado, centro de una composición maravillosa. 

La genial obra de Guillermo Roux, que retrató a Julio Bocca.

Como bien señaló el famoso crítico norteamericano Judd Tully, la obra “es la realidad teatral, al fin, una escena que metaforiza las dualidades de la propia existencia, representación plástica del llamado Teatro del Mundo”. 

*Carlos María Pinasco es consultor de arte

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?