Paraje El Forzudo: 40 familias aseguran que "viven en el olvido"

Paraje El Forzudo: 40 familias aseguran que "viven en el olvido"

Con la esperanza de ser escuchados los vecinos compartieron cuál es la realidad del pueblo. "Nos tienen abandonados", dicen.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

Paraje El Forzudo es un pueblo en el desierto de Lavalle, un lugar en el cual hasta el río se ha olvidado de pasar. La familia Agüero contó a MDZ cómo viven ellos y los demás vecinos en esta localidad.

En este rincón de Mendoza se trabaja todo el año en el salitroso campo y sin descanso. Invierno y verano por igual, ni la lluvia ni el viento los detiene “todos los días es trabajo”. La jornada laboral comienza a las 5 de la mañana en los corrales con los chivatos y demás ganado.

El Forzudo es una comunidad que ha quedado aislada y sin asistencia. Según cuentan los Agüero, hace más de 15 años que los vecinos piden una enfermera para que asista en la salita del lugar “nos tienen abandonados directamente, más ahora con la pandemia”. El establecimiento se encuentra totalmente cerrado, con sus persianas bajas y sin personal de salud que atienda.

En El Forzudo viven 40 familias, sus habitantes son la mayoría niños y adultos mayores, “cuando se enferman los abuelos no tenemos a donde ir” cuentan los Agüero y agregan “tenemos que ir al otro pueblito que está a más de 25 kilómetros, a El Retamo”. 

Los Agüero hace poco tuvieron que trasladar a un familiar enfermo hasta la salita de El Retamo, ellos corren con “suerte” tienen movilidad propia para trasladarse. Los demás vecinos si necesitan salir de El Forzudo deberán “hacer dedo” o esperar a que otro vecino los lleve, “sino es morirse si estás enfermo” ya que no hay transporte público que llegue hasta ese pueblo.

Otro tema que inquieta a este tranquilo pueblo es la cantidad de personas de otros departamentos, San Martín y Maipú, que ingresan sin ningún tipo de control. Situación que en los últimos meses ha alarmado a los vecinos debido a la pandemia.

Los vecinos de El Forzudo relataron cómo es su día a día y la situación en la que se encuentran, con la esperanza de que su mensaje llegue a quien corresponda y así recibir la ayuda que necesitan. "Necesitamos que nos den una mano", concluyen los Agüero.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?