"Te van a violar y vas a aparecer muerta", la amenaza que recibió una médica

"Te van a violar y vas a aparecer muerta", la amenaza que recibió una médica

Una médica atendió a una mujer que ingresó de manera ilegal al país porque sus familiares la dejaron en el hospital que estaba de guardia, pero les negó el ingreso a ellos y les dijo que debían aislarse en cuarentena obligatoria y éstos comenzaron a agredirla y a amenazarla.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Una médica atendió a una mujer que ingresó de manera ilegal al país porque sus familiares la dejaron en el hospital que estaba de guardia, pero les negó el ingreso a ellos y les dijo que debían aislarse en cuarentena obligatoria y éstos comenzaron a agredirla y a amenazarla.

La víctima, quien prefiere reservar su identidad por miedo, contó que todo comenzó en mayo cuando dos autos sin patente llegaron a las 3 de la mañana al hospital San Bernardo de Salta, donde se encontraba trabajando. Los familiares dejaron allí a la mujer y se dieron a la fuga, pero al otro día se presentaron en la clínica de la médica.

"No podíamos dejar a la paciente en la calle. Decidí recibirla con el protocolo, porque no sabíamos si tenía coronavirus, pero venía de un lugar con circulación comunitaria. La recibí y le prohibí el ingreso a sus familiares, que debían ir a cuarentena obligatoria. Fue en este momento que comenzó la agresión", le dijo la profesional a La Nación.

Como la doctora averiguó la dirección donde estaban viviendo, los acompañantes de la mujer comenzaron a amenazarla. "Dijeron que me iban a violar, que me iban a encontrar muerta. Ellos pusieron en riesgo a la población de esta provincia y violaron la restricción de ingreso de personas provenientes de zonas de riesgo. A mí no me importa si son de Bolivia o de la Argentina, sino el control epidemiológico", aseguró la médica.

La facultativa volvió a ser amenazada cuando se tuvo que comunicar con la familia por los resultados de los estudios de la mujer y le dijeron que "tenían amigos en la Gendarmería" y que la iban "a matar por haberles negado la atención"; que se cuidara, que conocían su casa y su auto.

Tras la denuncia de lo sucedido, la policía puso una custodia en la clínica de la médica, pero solo duró algunas horas. "¿Hasta qué punto puedo trabajar tranquila? Soy mujer y no es necesario que me amenacen de violación", se preguntó apesadumbrada la víctima.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?