Gastronomía, turismo interno y mendocinos: "los responsables" vs. "los vivos de siempre"

Gastronomía, turismo interno y mendocinos: "los responsables" vs. "los vivos de siempre"

Sería un contundente fracaso como sociedad tener que volver atrás, retroceder, en cuanto al camino que hemos transitado en estos meses. ¡No puede ser que los "ventajeros" le ganen a quienes hacen las cosas bien! Tenemos que exigir y exigirnos el cumplimiento de los protocolos: es la única forma.

Federico Croce

Federico Croce

La evolución de la pandemia en la Argentina ha tenido una clara diferencia entre las provincias y el llamado AMBA, esa zona urbana común que conforman la CABA y 40 municipios de la Provincia de Buenos Aires. Es allí donde el Covid-19 ha golpeado más fuertemente, por supuesto, en relación directa a la densidad de población.

Sin miedo a exagerar podemos decir que en nuestra provincia, fruto del esfuerzo de la mayoría de los integrantes de la clase política, el empresariado y la sociedad toda, hemos podido transitar una gran cantidad de semanas cumpliendo las pautas y las recomendaciones de cuarentena y aislamiento social con sacrificio pero logrando con ello llegar al momento actual, en el que se vive la etapa de distanciamiento social que implica poder trabajar, producir, visitar familiares, hacer actividades deportivas y de esparcimiento, volver de a poco a esta "nueva normalidad" y, con recaudos, socializar.

Específicamente a este punto, al de la socialización (que en gran medida toca actividades comerciales como la de la gastronomía y el turismo, por ejemplo) es al que quiero referirme: no podemos, por culpa del descuido, de la inmadurez cívica, de la inconsciencia ciudadana, volver atrás. Sería terrible que actitudes imprudentes y relajadas de la ciudadanía y de algunos emprendedores hagan que tengamos que desandar sobre aquellos logros que con tanto esfuerzo y conciencia hemos logrado como comunidad responsable.

Gastronomía: "los responsables" versus "los vivos"

Han decidido bajar precios, han tenido que hacer modificaciones, tomar recaudos, preparar y capacitar personal... pero muchos emprendedores gastronómicos han acatado con compromiso, honestidad, seriedad y sensatez las normas solicitadas por el gobierno para poder abrir sus puertas en forma segura.

Pondré ejemplos de algunos restaurantes top, simplemente porque asistí para ver cómo lo hacían, y puedo dar fe del cumplimiento estricto del protocolo para tener todo listo y así recibir al comensal con seguridad frente a esta época que vivimos hoy. También es notorio cómo han bajado los valores. Los videos y las fotos son elocuentes.

Claudia Ortiz, host en la visita a Osadía de Crear, el restaurante de Susana Balbo Wines, en primera persona realizó un video para mostrar cómo se llega al lugar y cómo está cuidado todo para disfrutar sin miedos.

"Además de desinfectar los zapatos y recibir al comensal con alcohol en gel, en el restó la cubertería está protegida por plástico para garantizar que solo será tocada por quien coma con ella, y también se puede apreciar como toda la mesa ha sido sanitizada", explica Ortiz.

"Además tenemos cartelería distribuida en el salón donde se explica todo el protocolo, para que ni camareros ni comensales incurran en algún error", aclara Claudia.

Melisa Millán, de Abrasado -restaurante de bodega Los Toneles-, fue más allá: "A los gastronómicos, la elaboración de este protocolo nos ha venido muy bien. En nuestro caso no nos ha dolido hacerlo ni implementarlo, porque es para cuidar la salud en general. Yo creo que poner una botellita de alcohol en gel en cada mesa, medir la temperatura corporal, sanitizar las suelas de los zapatos -ni hablar de la limpieza de los cubiertos- y tener una cierta distancia entre las mesas son medidas que deben quedar para siempre".

"Es real que uno a veces visitaba lugares en donde prácticamente se está 'pegado' a un comensal de otra mesa, espalda con espalda, o con mesas absolutamente cercanas, y eso no es sano ni cómodo. Incluso el tema de los camareros con barbijo es algo que lo veo muy adecuado. Con estas normas hay una evolución, y debemos aprender y crecer a un nuevo nivel", cierra Melisa.  

En Bistro M de Park Hyatt Mendoza, Sushiclub, ubicado en Belgrano y Emilio Civit; y en Fogón, el restaurante de Bodega Lagarde, los protocolos son los mismos que describimos antes.

Sin embargo, en otros lugares no ha sucedido lo mismo: las denuncias se suceden, y los controles también. Para dar un ejemplo fuera de lo gastronómico, muchos mendocinos utilizan espacios comunes como el Parque General San Martín y parques departamentales de forma incorrecta, dejando de lado barbijos, tapaboca y haciendo caso omiso de las restricciones en cuanto a grupos.

Ulpiano Suarez habló en el programa "Uno Nunca Sabe", de MDZ Radio, y contó que el fin de semana pasado (comprendido entre el viernes 13 y el lunes 16 de junio) se han "mantenido e incrementado incluso los controles. A la gente que sale le atrae la ciudad: la Arístides, la Juan B. Justo, la Alameda y otros lugares... y hemos labrado en estos últimos días actas de infracción porque constatamos exceso de personas permitidas en cada mesa. Son seis personas por mesa, y no se puede más. Así es que fue multado quien infringió esta situación. Incluso clausuramos un lugar, por reincidir en la conducta imprudente". 

Solo en Ciudad, se hicieron 1205 multas por incumplir las pautas de convivencia relacionadas con la prevención del coronavirus. La mayoría se dieron por circular fuera de norma. En la etapa donde aún regía la restricción según el número de documento, hubo 491 personas que fueron multadas. Pero además, otras 433 fueron sancionadas por circular sin ningún permiso o excusa válida. Pero hasta las acciones más simples, como la de tener que usar tapabocas, se incumple en algunos casos: en total se hicieron 281 multas en los últimos días por no cumplir esa pauta. 

"Fue algo muy solicitado la apertura de los locales. Por eso me reuní con los sectores para que se pudiera hacer. Hay una parte de responsabilidad de esos empresarios y de las personas. Si hay una reserva para 6 y llegan 10 personas, hay una responsabilidad compartida, y el error es tanto del que pretende incumplir la norma, como de quien deja que sea incumplida", opinó Suarez. 

De aquí en adelante

Alicia Sisteró, alma mater de Foodlovers, el suplemento gastronómico de MDZ, preparó especialmente una exhaustiva nota en la que se explica el protocolo que debe seguir tanto el restaurante o bar, como el comensal -es decir, quien va a disfrutar de un restaurante- y hasta los proveedores. Te recomendamos especialmente que la leas, haciendo click aquí.   

Evitar la propagación de la pandemia de una forma violenta y peligrosa como en otras ciudades se ha podido, en Mendoza, gracias a la responsabilidad de todos: de quienes decidieron la implementación de normas y fueron guiando en el proceso de 'cambio de fases', y de los mendocinos que acatamos con paciencia, obediencia y convencimiento lo que había que hacer en cada momento.

Hoy tenemos también normas para vivir esta etapa, y sería un hecho grave para la economía y como sociedad que por incumplirlas o 'hacernos los ventajeros', tengamos que volver atrás. 

En el caso de los restaurantes y lugares turísticos, como ciudadanos debemos exigirles el total cumplimiento de las normas que impone el gobierno. Al mismo tiempo, cada emprendedor debe exigir al comensal sus obligaciones: nadie debe ser permisivo, ni hacer la vista gorda. Si son seis, deben ser seis. No siete, no ocho, los que quieran sentarse a una mesa.

¡Es tan fácil! Lavarse las manos con asiduidad, colocarse alcohol en gel o alcohol 70/30 si no podemos lavarnos las manos, utilizar el barbijo o tapaboca, mantener la distancia social, toser y estornudar en el doblez del codo. Si hacemos reuniones en casa, no más de diez personas. Si salimos a comer, no más de seis. Si tenemos sospechas de haber estado con alguien con riesgo de estar infectado o no nos sentimos bien -con síntomas-, no salir de casa. 

¿Es necesario sentir la amenaza de que alguien me juzga, o de que alguien puede denunciarme, para tener que comportarme como es debido? Estamos en el momento de demostrar que no: que hemos crecido cívica y humanamente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?