La encuesta sobre Máxima en los Países Bajos que reveló dos fuertes críticas

La encuesta sobre Máxima en los Países Bajos que reveló dos fuertes críticas

El sondeo en general muestra amor por la soberana y solo dos particulares aspectos fueron criticados u observados. ¿Por qué la argentina conquistó el corazón de los holandeses de tal manera que tiene más aceptación que el rey?

MDZ Sociales

MDZ Sociales

Luego del escándalo internacional que se produjo a raíz de la desafortunada portada de la revista Caras, que se refirió específicamente al talle y al peso de la princesa heredera al trono de los Países Bajos y primogénita de Máxima, ha trascendido en la Argentina una encuesta en la que se comunica la opinión de los neerlandeses sobre la figura de la argentina que se ha convertido, desde hace unos años, en su reina.

Máxima, antes de conocer a Guillermo.

El cuestionario fue muy variado, y los datos más peculiares tuvieron que ver con la forma de hablar de la reina y del look que lleva habitualmente. Uno de los aciertos de Máxima es, casi sin debate, su estilo a la hora de vestirse. Esta encuesta ha determinado que el 86% considera que tiene "muy buen gusto". Sin embargo, un 13% opina que usa demasiadas veces el pelo suelto, y que eso no es propio de una reina. 

Máxima fue criticada por romper el protocolo, ya que la realeza tiene prohibido llorar en las bodas.

El tema que más ha llamado la atención tiene que ver con el progreso lingüístico de la argentina, pues su idioma de cuna es el español -que ha transmitido a sus hijas-. Recién cuando ya era novia oficial del entonces príncipe Guillermo empezó a estudiar neerlandés. El sondeo reveló un dato curioso y es que algunos habitantes de los Países Bajos no logran entender cuando Máxima habla. 

Mientras que el 63% opina que la soberana se comunica en forma correcta, hay un 10% de los que contestaron que dicen que no le entienden nada. Al parecer, la madre de Amalia, Alexia y Ariane se olvida de algunas palabras y tiene la tendencia a improvisar frases para darse a entender.

El estilo de la reina: siempre un diez.

sin embargo, la gran mayoría es benevolente, pues cuando Máxima conoció en 1999 al príncipe Guillermo de Orange, nuestra compatriota no hablaba ni una gota de neerlandés. El inglés lo maneja a la perfección, pues residía en Nueva York, donde trabajaba como economista en un banco. El flechazo se produjo en el sur de España, a través de una amiga en común: concretamente, en la Feria de Abril que año a año se realiza en la caseta Real Club de Andalucía.

Máxima: impecable.

Dos años después, y dicen que sorteando incluso una inicial resistencia de la reina Beatriz y de la muchos neerlandeses, que no aceptaban del todo a la pretendiente sudamericana; Máxima y Guillermo dieron a conocer con bombos y platillos su compromiso. Así, el 30 de marzo del 2001, la argentina brindó su primer discurso en neerlandés y aclaró: "Estoy aprendiendo rápido". Pasaron ya 19 años de la boda real. Convertida en reina en abril del 2013, el nivel de aceptación que hay sobre Máxima en el pueblo es incluso mayor al de su marido. 

Es considerada una de las royalties mejor vestida.

En cuanto a la prensa del lugar, el hecho de la excentricidad de Máxima a la hora de comunicarse produce fascinación. También es motivo de gracia el hecho de que la reina deslice alguna que otra expresión bien argentina en las reuniones o las entrevistas que se realizan. La desacralización de Máxima, y esta actitud relajada en la que a veces inserta alguna frase porteña o un dicho en castellano ya es una marca registrada y es vista como un signo de cercanía y calidez.

La mayoría de los encuestados además celebra el perfil "académico" de la reina; quien colabora en las Naciones Unidas y en la expansión de las inversiones del país en todo el globo. "Cuando una empresa necesita ayuda, Máxima interviene y el negocio se cierra", reconocen.

Otro dato interesante que se desprende de la encuesta tiene que ver con las tres princesas: Catalina, Alexia y Ariadna: la mayor parte de la población opina que las niñas deben tener la vida "más normal" posible.

El 42% considera que recién deberían participar de actividades oficiales a los 18 años. El dato no es menor si se tiene en cuenta que la heredera al trono cumplirá en diciembre 17 y terminará el año que viene el secundario. En tanto, el 33% de la población también aprueba que tanto la heredera al trono, como sus hermanas, deben poder estudiar una carrera universitaria "en paz" y lejos del protocolo real.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?