Elecciones 2023

El plan que el PJ gestó en un verano lejano y la foto más buscada

El peronismo logró lo que se propuso con el adelantamiento de las elecciones municipales. Ahora, los 6 jefes comunales electos aparecen como los únicos peronistas mendocinos que cuentan con el aval popular reciente. La decisión que podrían tomar en los próximos días. 

Laura Fiochetta
Laura Fiochetta lunes, 4 de septiembre de 2023 · 09:00 hs
El plan que el PJ gestó en un verano lejano y la foto más buscada
Destéfanis fue reelegida en Santa Rosa, donde ganó con el 60%. Foto: Facebook Flor Destéfanis

En el verano de 2022, por las cabezas de los intendentes peronistas empezaba a dar vuelta una idea que se concretó un año después respetando los tiempos electorales: anticipar los comicios en sus 6 comunas, temerosos de no armar un esquema provincial competitivo ante un frente Cambia Mendoza que acababa de ganar cómodo las legislativas de 2021 y que amenazaba por ir con los municipios opositores mientras inauguraba sedes en los territorios.

Lo que vino después fue algo inesperado -como la ida de Omar De Marchi de Cambia Mendoza y el triunfo de Javier Milei en las presidenciales-, pero el pronóstico de una ciudadanía mendocina cada vez más adversa a votar a peronistas para la Casa de Gobierno no fue errado. Por eso, anticipar las elecciones les hizo retener las 6 comunas y además, pese a que algunos sacaron menos votos que en 2019, los pone en una posición de peso de cara a la elección general en 20 días. Los movimientos y las fotos que hagan en estas semanas, pueden "ayudar" a algunos de los postulantes para la gobernación, propios o ajenos. El día después del 24, se abre el camino para la rearmar el peronismo local, con varios anotados. 

Matías Stevanato fue uno de los que ganó cómodo 

La estrategia partió del lado de Unidad Ciudadana: Flor Destéfanis, intendenta de Santa Rosa y Fernando Ubieta de La Paz estaban convencidos de que de que tenían que desdoblar las elecciones para poder garantizarse un segundo mandato. De lo contrario, un batacazo de Cambia Mendoza frente a un peronismo debilitado los llevaría puestos.  En medio de ese debate y de las diferencias entre peronistas, otros dos intendentes acudieron además a otras dos estrategias más: Martín Aveiro quien no tenía reelección porque ya cumplió los dos mandatos que exige la ley se candidateó como concejal en primer término para empujar a su candidato, hoy el nuevo intendente, Emir Adraos. Perdió 20 puntos respecto de las 2019 pero la comuna quedó nuevamente en manos del PJ.

 Emir Félix (San Rafael) postuló a su hermano Omar, con quien viene sucediéndose en la comuna desde hace 20 años. Matías Stevanato, en cambio, quien no estaba seguro si iba a desdoblar o no, ilusionado con que algún dirigente maipucino se postulara para la gobernación, logró la reelección con un porcentaje muy abultado y como es un jefe comunal que administra uno de los departamentos más poblados de Mendoza, crece su poder dentro del peronismo, algo que no pudo lograr en diciembre pasado cuando intentó postularse como candidato a presidente del PJ pero los intendentes no kirchneristas amagaron con apoyarlo, pero finalmente no lo hicieron. A Roberto Righi de Lavalle no le salieron bien las cosas: su candidato perdió su propia PASO (primaria abierta simultánea y obligatoria) y el ganador fue el diputado peronista Edgardo Gonzalez, dueño del triunfo en la primaria y también en las generales. Righi ahora se fue con De Marchi y Gonzalez llegará a la comuna con gente propia y alejado de los dirigentes de su antecesor. Será por lo tanto, un líbero en sus decisiones, a nivel partidario y municipal y se proyecta como una figura que hasta ayer, no tenía relevancia en la escena política local. Se quedará en el PJ de donde es nacido y criado. 

Hasta el 24 de septiembre, el clima electoral local devendrá huracanado. Lo que vienen son 20 días frenéticos para las elecciones generales camino a la gobernación. El PJ, bajo el sello del Frente Elegí, postula la fórmula Omar Parisi- Lucas Ilardo. Los intendentes peronistas tienen en sus manos una decisión de peso. Con sus triunfos a cuestas, ahora deberán elegir si se sacan la foto con la dupla propia, para empujarla y optan en cambio, por guiñarle el ojo y sacarse una foto con alguien que ya los fue a buscar varias veces: De Marchi. Si alguien elije la segunda opción argumentará que es para "ganarle a Cornejo", Para muchos dirigentes eso esto no llegará o si ocurre, será sólo de un jefe comunal aislado y no será tan explícito. Después del 24 el desafío será otro: la reconstrucción del PJ, con figuras que aún no aparecen en público pero ya se anotan por lo bajo. 

    

 

Archivado en