El particular ofrecimiento de Pablo Moyano a Alberto Fernández

El particular ofrecimiento de Pablo Moyano a Alberto Fernández

El dirigente sindical le propuso al presidente ser intermediario en el conflicto entre el SUTNA y las fabricantes de neumáticos.

MDZ Política

MDZ Política

Ante los intentos frustrados del Gobierno nacional, el titular del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, le ofreció hoy al presidente Alberto Fernández su intermediación para destrabar el conflicto entre los gremios de las fábricas de neumáticos y las empresas del sector.

En una reunión que duró poco más de una hora, Pablo Moyano habló con Alberto Fernández sobre la grave situación que aqueja a la producción de neumáticos ante la seria disputa entre las fabricantes y el SUTNA, liderado por Alejandro Crespo. En ese sentido, el dirigente sindical le propuso al Presidente llevarle a Crespo un mensaje de buena voluntad del Gobierno para que las partes lleguen a un acuerdo, luego de la amenaza que propinó el ministro de Economía, Sergio Massa, de abrir las importaciones de neumáticos para paliar la futura escasez de ese producto.

Ambos ya se habían reunido anoche en la Quinta de Olivos para limar ciertas asperezas causadas por la amenaza de Moyano de abandonar la Confederación General del Trabajo (CGT) ante su reclamo por la falta de diálogo con la cúpula de la central obrera, más cercana a Fernández, y quedar afuera de las decisiones adoptadas en conjunto con la Casa Rosada. Asimismo, dialogaron sobre el problema con el SUTNA y Moyano se ofreció como interlocutor en ese problema que desvela al Presidente, a Massa y al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, confirmaron fuentes oficiales al portal Infobae.

En principio, desde el Gobierno confían en que el aporte de Pablo Moyano servirá para solucionar el conflicto, ya que el dirigente gremial aduce una buena relación con Crespo, aunque sus intenciones no son del todo claras. De todas formas, en el Ejecutivo creen que Moyano busca posicionarse mejor en su propia disputa personal con sus rivales de la CGT, Héctor Daer y Carlos Acuña.

Mientras tanto, Moyano conversó con Crespo por la mañana, luego recibió al secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y por la tarde, pasadas las 15, se presentó en la Casa de Gobierno junto a dos de sus principales aliados, Omar “Paco” Manrique, hombre fuerte de SMATA, y el canillita Omar Plaini, para seguir las conversaciones con Alberto Fernández en su despacho. Se retiró pasadas las 17, con la promesa de que llevaría un mensaje de buena voluntad del Presidente para destrabar la puja salarial.

En Balcarce 50 se distanciaron de la posición, mucho más dura, que exhibió días atrás Hacienda. "Massa salió por las suyas. Alberto quiere resolver el conflicto, y va a hacer todo lo que esté a su alcance. Lo de Moyano lo tomamos como un instrumento más", dijo un colaborador de Fernández.

La principal preocupación de Alberto Fernández, que hace meses está prácticamente apartado de la toma de decisiones, es resolver un problema que genera alta repercusión, en buena parte, porque podría frenar la producción -nada menos- que de automotores. Pero no hay garantías. Esta tarde, un referente de SUTNA aseguró que en el gremio reina la incertidumbre, y agregó que están dispuestos a continuar con las medidas de fuerza a menos que reciban una respuesta de las patronales acorde a sus pretensiones. Mientras acusan al Gobierno de "jugar para el lado de las empresas".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?