¿Por qué algunas provincias están derogando las PASO?

¿Por qué algunas provincias están derogando las PASO?

A menos de un año para la realización de las elecciones de 2023, las distintas fuerzas políticas centran su interés en dos elementos: el calendario electoral y la realización de las PASO.

Leonardo González

A menos de un año para la realización de las elecciones de 2023 que pondrán en juego una multiplicidad de cargos ejecutivos y legislativos, las distintas fuerzas políticas centran su interés en dos elementos: el calendario electoral y la realización de las PASO. En este sentido, durante el último mes algunos mandatarios provinciales han promovido una modificación de las reglas electorales con el propósito de alterar la competencia en sus distritos. Concretamente, los proyectos de reforma se han circunscripto a la derogación de las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) para la selección de candidatos que compitan por el acceso a cargos provinciales.

De este modo, en San Juan se concluyó recientemente un debate abierto en diciembre del año pasado, donde se estipuló la suspensión de las primarias a partir de la iniciativa del gobernador Sergio Uñac, pese a la oposición de Juntos por el Cambio y parte del justicialismo vinculado al exgobernador José Luis Gioja. A su vez, el vicegobernador Roberto Gattoni ha deslizado la posibilidad de establecer un nuevo régimen electoral conocido como “Sistema de Participación Abierta y Democrática”. La particularidad de este proyecto es que reinstauraría un controversial sistema que abreva en el doble voto simultáneo, mayormente conocido como Ley de Lemas, que ya ha sido utilizado en San Juan durante la década del '90 y que en la actualidad únicamente se aplica en Misiones, Formosa y Santa Cruz en función de las polémicas que suscita.

El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, avanzó con la suspensión de las PASO en su provincia.

Paralelamente, en Salta el gobernador Gustavo Sáenz ha promovido por segunda oportunidad una suspensión de las primarias basándose en el argumento de que esta modificación está orientada en achicar el gasto que genera el proceso electoral. En esta misma dirección, en sus respectivas legislaturas Catamarca y Chubut han habilitado este debate incrementando el interés que la opinión pública le suele asignar a las instituciones electorales. A su vez, es necesario remarcar que desde el Ministerio del Interior han manifestado que las reformas electorales son competencia de cada distrito y que no se entrometerán en las decisiones de las legislaturas provinciales.

Ahora bien, ante esta tendencia cabe preguntarse por las motivaciones o razones que favorecen su surgimiento. Una posible explicación se desprende de la presunción compartida desde los ejecutivos provinciales y municipales de que, ante un escenario de creciente inestabilidad macroeconómica, es necesario privilegiar una estrategia focalizada en territorializar la campaña electoral del año próximo con el fin de incrementar sus posibilidades electorales en sus distritos. Por este motivo no es de extrañar que la suspensión de las primarias sea observada por algunos sectores, como un mandato disciplinario del propio oficialismo a nivel nacional dirigido hacia las diversas expresiones del universo justicialista con la aspiración de que se consoliden acuerdos internos en los diferentes distritos electorales.

Adicionalmente el otro supuesto que puede estar guiando esta modificación de la legislación electoral a escasos meses de la realización de los comicios, es que las PASO han resultado más eficaces para los frentes electorales que contienen una mayor heterogeneidad de identidades políticas en su interior. Por ello, es posible interpretar que una probable derogación de las primarias dificultara la coordinación electoral del universo no peronista o, al menos, incrementara las tensiones hacia el interior de las coaliciones.

Al respecto, hay que destacar que en los seis procesos electivos que han acontecido desde la implementación de las PASO, los partidos políticos han realizado 220 primarias en la categoría a diputados nacionales, de las cuales en 95 oportunidades han sido materializadas por las fuerzas políticas que confluyen en Juntos por el Cambio con el objetivo de dirimir candidaturas. De hecho, en los últimos comicios esta coalición presentó una oferta unificada en 20 de las 24 circunscripciones electorales, con la excepción de La Rioja, San Luis, Tierra del Fuego y Neuquén.

En suma, si estas iniciativas en el plano subnacional se concretan el proceso electoral de 2023 será el de menor adhesión para cargos provinciales desde su implementación, debido a que solamente seis provincias continuarían con esta modalidad. En función de este dato, no se puede dejar de soslayar que el diagnóstico de quienes están promoviendo la derogación de las primarias a escasos meses de la realización de los comicios se basa fundamentalmente en potenciar los efectos e insuficiencias que incentivaron su oportuna sanción en 2009, más que a una respuesta integral ante los posibles defectos del instrumento en sí mismo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?