Más que una recusación, un manotazo de ahogada

Más que una recusación, un manotazo de ahogada

Cristina Kirchner recusó al fiscal Diego Luciani y al Juez Rodrigo Giménez Uriburu, juez del Tribunal Oral Federal N° 2 en la denominada causa "Vialidad".

Jorge Enriquez

El fundamento de la recusación es una nota del diario oficialista Página 12, en la que se exhibe una foto de Luciani y Giménez Uriburu como compañeros del equipo de fútbol amateur "Liverpool"; que habría jugado en la quinta Los Abrojos de la familia
Macri.

Solo la desesperación por la abrumadora prueba en su contra pudo llevar a la señora de Kirchner a este manotazo de ahogada.
Porque el motivo de esa recusación es tan endeble que mueve a risa. El artículo 55 del Código Procesal Penal establece que el juez debe inhibirse de entender en una causa si tuviese amistad íntima o enemistad manifiesta con alguno de los interesados.
En primer lugar, el fiscal no es un "interesado";. El artículo 56 del citado Código aclara que a esos efectos los interesados son "el
imputado, el ofendido o damnificado y el civilmente demandado". 

Además, en todo caso, el Código no se refiere a cualquier clase de amistad, sino a la amistad íntima. Es obvio que ser parte de un mismo equipo de fútbol no acredita por sí solo ese tipo de amistad. Para cualquier persona que practica deportes en forma recreativa, esto es demasiado evidente como para ser controvertido.

El deporte amateur nos pone en contacto con cientos de "conocidos"; con los que no tenemos otra relación que esos momentos de esparcimiento. Por lo demás, las inhibiciones y recusaciones se interpretan siempre con carácter restrictivo. Es decir, solo son admisibles si se prueban en forma clara y contundente las causas que el Código dispone. En la duda, no corresponden. 

Otro aspecto a tener en cuenta respecto de esta desopilante recusación es el de la quinta Los Abrojos. Antes que nada, ni
Mauricio Macri ni ningún otro miembro de su familia son partes en este juicio. Por lo tanto, es irrelevante que el juez y el fiscal hayan jugado algún partido en esa quinta.

Pero, además, la idea de "quinta"; puede confundir. Se trata de un vasto predio. Macri tiene allí una casa, pero completamente
separada del resto de la finca, que es una suerte de club -aunque formalmente no tenga esa naturaleza- con canchas de fútbol y de otros deportes, además de vestuarios. Allí se desarrollan desde hace unos 40 años torneos de fútbol en los que vienen jugando centenares de personas que ni conocen al ex presidente ni tienen el menor vínculo con él. 

Es esta una de las tantas maniobras de Cristina Kirchner y sus abogados defensores para evitar el juicio oral. Les tienen terror a la exhibición pública de las pruebas en su contra. De ahí estas chicanas, la letanía del "lawfare";, etc. Pero no tendrán ningún éxito.

Se acerca, ineluctable, la hora de la verdad.

Dr. Jorge R. Enríquez
Ex Diputado Nacional – Presidente Asociación Civil JUSTA CAUSA
jrenriquez2000@gmail.com
twitter: @enriquezjorge
http://jorgerenriquez.wordpress.com

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?