Reapertura paritaria: la exigencia salarial de los gremios al Gobierno

Reapertura paritaria: la exigencia salarial de los gremios al Gobierno

El jueves 21 de julio se retomarán las negociaciones con los representantes de los trabajadores estatales. La mayoría de los sindicatos exigirá al gobernador Rodolfo Suarez la aplicación de una “cláusula gatillo”. Por su parte, ATE reclama el pago de $40.000.

Gianni Pierobon

Gianni Pierobon

Luego de una larga expectativa por la reapertura de las paritarias estatales, el Gobierno de Mendoza confirmó que el próximo jueves 21 de julio retomará la discusión salarial con los gremios que representan a los trabajadores de la administración pública. La gran mayoría de los sindicatos exigirá al gobernador Rodolfo Suarez la aplicación de una “cláusula gatillo” que actualice los sueldos mes a mes en base al avance de la inflación. Desde Ejecutivo provincial señalaron que la propuesta oficial se revelará en la mesa de negociación.

El Gobierno mendocino firmó en marzo con todos los gremios estatales un convenio que establecía una suba salarial anual del 40% en siete tramos mensuales, más una suma fija de $7.200 y el compromiso de revisar el acuerdo en septiembre. No obstante, la escalada inflacionaria que vivió Argentina en los meses siguientes motivó la decisión de las autoridades de adelantar la reapertura de las paritarias a julio.

El último viernes se informó que los miembros paritarios del Ejecutivo se volverían a sentar con los representantes sindicales a partir de este jueves 21 de julio. Advirtieron que esta convocatoria se da “en el marco de la compleja situación financiera que atraviesa el país y de la alta inflación que acarrea la crisis económica nacional”.

En la Casa de Gobierno hay hermetismo respecto a cuál será la propuesta oficial que se lleve a la mesa de negociación. Resaltaron que no adelantarán detalles del ofrecimiento hasta que sea presentado a los gremios en la instancia paritaria.

“Al llamar a paritarias volvemos a discutir todo, porque no somos ajenos de que estamos viviendo una crisis importante y no queremos que el salario del empleado público se quede atrás de la inflación”, advirtió el gobernador Suarez el pasado 23 de junio.

La exigencia que planteará la mayoría de los gremios será el regreso de la “cláusula gatillo” que se aplicó en 2018 y 2019 para buena parte de los sectores de la administración pública provincial. Sin embargo, esta medida nunca ha sido puesta a consideración por la gestión de Suarez. De hecho, los actuales funcionarios provinciales la han descartado de plano en las negociaciones previas con los sindicatos.

En contrapartida, la administración provincial ha propuesto aumentos salariales escalonados y el pago de sumas fijas mensuales, las cuales, sostienen, benefician a los trabajadores con los sueldos más bajos.

Exigencias gremiales

La reapertura de paritarias era un reclamo que los gremios estatales mendocinos venían sosteniendo desde hace meses. Apenas unas semanas después de cerrar los acuerdos con el Gobierno la escalada inflacionaria puso en alerta al sector sindical.

En el último tiempo, las asociaciones que representan a los trabajadores estatales han protagonizado movilizaciones y medidas de fuerza exigiendo que se los convoque nuevamente a negociar un aumento salarial.

La mayoría de los gremios llevará a la mesa paritaria como exigencia que se actualicen mes a mes los salarios en base al avance de la inflación. Sin embargo, esta postura no es unánime, ya que desde ATE piden el pago de un adicional mensual de $40.000 para todos los trabajadores estatales.

La secretaria general del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), Carina Sedano, advirtió que “el aumento debe ser por encima de la inflación” y remarcó que los trabajadores de la educación mendocinos son los “peores pagos del país”.

En tanto, recordó que por esta situación se ha convocado a un paro de docentes para los días 26 y 27 de julio, cuando está previsto el regreso a las aulas tras el receso invernal.

A su vez, el secretario gremial del SUTE, Gustavo Correa, sostuvo que con la convocatoria a paritarias el Gobierno busca “desactivar el paro”. “Convocan al 21 de julio solo porque hay paro y viene creciendo. Es la cuarta movida que hacen en 20 días para intentar desactivar el paro”, indicó.

Asimismo, sostuvo que esperan ver con qué criterio los representantes del Ejecutivo se sentarán a la mesa de negociación y remarcó que desde enero el sindicato viene solicitando una suba salarial atada al avance de la inflación. “El problema es la base de cálculo, porque el Gobierno calcula respecto a diciembre de 2021 y eso viene generando un desfasaje”, subrayó.

Por su parte, la secretaria general de la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros), Claudia Iturbe, manifestó que “vamos a pedir la actualización por inflación”. Vale recordar que el gremio de los médicos fue uno de los primeros en acordar la cláusula gatillo con el Gobierno provincial en 2018 y en 2019 repitieron el convenio.

En tanto, Cesár Llanos, titular del gremio de Judiciales, expresó que “hace dos meses que venimos pidiendo la convocatoria a la paritaria porque los salarios estatales están retrasados y siempre por debajo de la inflación. Solicitamos una actualización que sea de acuerdo a la inflación”.

Agregó que también exigen el reconocimiento de la “cláusula C”, que permite ajustar de los empleados y funcionarios del Poder Judicial si en el año calendario los magistrados han tenido un aumento mayor que ellos.

Este sindicato realizará una asamblea este lunes en el Nudo Vial de Costanera y José Vicente Zapata y convocan a una concentración y bocinazo en forma de protesta.

Por otro lado, la exigencia de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) es diferente a la de estos gremios. Su secretario general, Roberto Macho, explicó que “la cláusula gatillo en este contexto cuando tenés una propuesta salarial que firmaste en el mes de marzo, no tiene ni ton ni son, por eso es descartada”.

Asimismo remarcó que “lo que estamos solicitando son $40.000 para todos los trabajadores. aparte de lo que ya se ha firmado, para recomponer un poco y poder llegar a fin de mes. Son $40.000 todos los meses y después incorporarlos a nuestros salarios en las futuras paritarias”.

El dirigente sindical se quejó también de que el Gobierno provincial dividiera las convocatorias por sectores y no se convocara a todos en un mismo día. Al mismo tiempo informó que ATE continúa en estado de asamblea y movilización permanente y señaló que el jueves se concentrarán en el Nudo Vial desde las 9:30 para marchar hasta el Centro de Congresos y Exposiciones, donde tendrá lugar la audiencia paritaria.

“Los trabajadores el día jueves frente a la propuesta que dé el Gobierno van a decidir la aceptación o el rechazo y seguir con la medidas. Van a movilizarse los trabajadores para que esto no se dilate, porque el aumento salarial tiene que ser a partir de este mes”, sostuvo Macho.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?