El motivo por el que la salida de Matías Kulfas terminó salpicando a Fernández Sagasti

El motivo por el que la salida de Matías Kulfas terminó salpicando a Fernández Sagasti

El exministro de Desarrollo Productivo disparó contra el kirchnerismo por distintos temas, entre ellos, la falta de colaboración para el despegue de IMPSA. La denuncia deja en una situación incómoda a la referente de La Cámpora en Mendoza.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

mbustos@mdzol.com

Lejos de irse con la cabeza gacha, el exministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas se despidió con una carta de renuncia de 14 hojas en las que dispara duramente contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. No solo ratificando sus sospechas sobre el direccionamiento de la licitación del gasoducto Néstor Kirchner, sino también acusando al kirchnerismo de entorpecer otras gestiones de gobierno y el despegue de la empresa IMPSA. Esto último deja en una situación incómoda a la senadora Anabel Fernández Sagasti, con influencia en la empresa pero incapaz de destrabar el desarrollo de proyectos energéticos.

"Hoy IMPSA está de pie, con nuevos negocios, tendrá anuncios importantes para realizar próximamente. Pero también sufre por el internismo del equipo de la Subsecretaría de Energía Eléctrica, que tiene parados numerosos proyectos de energías renovables de interés para varias provincias y de la incomprensible demora en ejecutar obras hidroeléctricas necesarias para el país", disparó el funcionario saliente.

Hace un año, el 3 de junio, el presidente Alberto Fernández aterrizó en Mendoza para encabezar un gran acto en IMPSA. A su lado estuvieron sentados el gobernador Rodolfo Suarez, el ministro Matías Kulfas y la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti. A pesar de los anuncios, el despegue de la IMPSA estatal se ha visto afectado por la falta de colaboración de la Secretaría de Energía. En concreto, todos los proyectos se frenaban en la oficina del subsecretario Federico Basualdo.

Desde hace meses se apunta al funcionario kirchnerista como el "tapón" que ha cajoneado obras energéticas en las que IMPSA tenía participación. A tal punto, que la semana pasada el gobernador Rodolfo Suarez junto al titular de Emesa y representante de Mendoza en IMPSA, Pablo Magistocchi, se reunieron con el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez.

"Solicitamos avanzar en otros proyectos de energía renovable y aprovechamientos hidroeléctricos que cuentan con capacidad de 10 megas. Entendemos que el mundo debe apuntar hacia las energías limpias y sabemos que contamos con muchas posibilidades de crecimiento", informó el viernes Suarez en las redes sociales tras la reunión con el funcionario.

Pero ni siquiera Martínez ha logrado darle impulso a esos proyectos que son vitales para la subsistencia de IMPSA. Sobre todo en esta etapa de transición en la que necesita de pequeños contratos para mantenerse a flote hasta que logre la competitividad a nivel internacional que ambicionan en el gobierno.

Kulfas fue claro en su carta de renuncia y responsabilizó directamente a Federico Basualdo, el funcionario que Martín Guzmán quiso echar meses atrás pero que fue defendido por la vicepresidenta y se quedó en el cargo. El funcionario que sostuvo Cristina Fernández de Kirchner ha sido el freno para la realización de proyectos energéticos que cuentan con la participación de IMPSA. 

En Mendoza nadie tiene más llegada a la expresidenta que la senadora nacional. Forma parte de su núcleo chico y es una de las laderas incondicionales en el Congreso de la Nación. A pesar de ello, Fernández Sagasti no ha logrado torcer el destino de esos proyectos que según el propio Kulfas son necesarios para sanear la empresa.

Más allá de ello, Matías Kulfas dijo irse conforme con lo conseguido en IMPSA. "Cuando iniciamos nuestra gestión la empresa IMPSA estaba a punto de cerrar definitivamente. No era un tema menor: IMPSA es una de las empresas de tecnología más importantes de América Latina, con una tecnología única en la región y presencia de su tecnología de generación hidroeléctrica, puentes grúa, energía nuclear, ingeniería y otros en más de 50 países", argumentó.

"Logramos salvar la empresa y, en un hecho inédito, pudimos estatizarla sin generar ningún litigio en el CIADI, sin poner un solo peso del Estado ni a los acreedores ni a los antiguos accionistas. Todos los recursos que pusimos fueron directamente a la caja de la empresa para su capitalización. Y, por si esto fuera poco, lo hicimos integrando en el capital y en la gestión de la empresa al gobierno de la provincia de Mendoza, mostrando otro ejemplo de que es posible trabajar seriamente buscando consensos también con otras fuerzas políticas. Hoy IMPSA está de pie, con nuevos negocios, tendrá anuncios importantes para realizar próximamente", remarcó más allá de los impedimentos que le adjudicó al kirchnerismo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?