El extraño modelo que adoptó el Gobierno para enfrentar las críticas

El extraño modelo que adoptó el Gobierno para enfrentar las críticas

Tras una semana de tensión, la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, se cierra en un sin fin de respuestas vacías ante los interrogantes de los periodistas.

Luciana Gesto

Luciana Gesto

En la habitual conferencia de prensa de los jueves, Gabriela Cerruti se limitó a criticar a los periodistas acreditados de la Casa Rosada y a responder únicamente lo fácil. La portavoz presidencial afirmó que “no hay cepo ni restricciones a las importaciones”, “que el presidente no suspendió su agenda para visitar a Milagro Sala” y señaló que las preguntas de los periodistas “no tiene que ver con la realidad económica de la Argentina”. 

Durante la conferencia de prensa, la portavoz de la presidencia remarcó en varias oportunidades que los periodistas no están “al tanto de la realidad económica del país” y que tampoco leen los “diarios internacionales”. Gabriela Cerruti comenzó la conferencia informando que  el índice de GINI disminuyó y crecieron las reservas, y se canceló la duda de la provincia de Santa Fe. Además, insistió en explicar estos hechos porque al parecer, según ella, “es información que en el día a día se pierde en el medio de otros titulares que, por alguna razón, resultan más atractivos para la prensa”.

En primer lugar, ante la pregunta sobre si una un llamado de un funcionario del poder ejecutivo para que se realice un acto de la CGT “a la medida de Alberto Fernández”, la presunta respuesta de Cerruti fue decir que “Alberto Fernández preside el partido justicialista que organiza el acto con la CGT y que lo están armando conjuntamente”.

Acto siguiente, otra de las preguntas de los periodistas fue acerca del tema de la restricción al acceso de divisas a las importaciones, a lo que la portavoz respondió: “No hay ningún cepo a la importaciones, no hay ninguna restricción de las importaciones, sino que se trata de una medida del Banco Central para priorizar las chicas y medianas empresas". Cerruti también aclaró que son 20.000 empresas las que salen beneficiadas de esta medida y advirtió que la medida no toca el ingreso de combustibles como con el ingreso de medicamentos. Esta medida se aplicaría a las empresas cuyos productos no son prioritarios ni ingresan a la producción en la Argentina, lo puede seguir haciendo pero “sin financiamiento del Estado y con dólares propios”

Lo que parece sorprender es el silencio ante las preguntas sobre el encuentro del presidente, Alberto Fernández, con la líder del Movimiento Barrial Tupac Amaru, Milagro Sala. En esta oportunidad se le pregunta por qué el presidente no tuvo la misma actitud con aquellas familias que perdieron seres queridos en la pandemia, esperando otra actitud del Estado. La respuesta de Cerruti se dividió en dos partes. 

La primera, en no responder la razón por la cuál Alberto Fernández no tuvo la misma actitud en visitar a las familias de Abigail (la niña que falleció por cáncer y la desidia estatal) y Solange (La joven que murió sin poder despedirse de sus familiares por las restricciones sanitarias). La segunda parte, en justificar la visita del presidente diciendo que “el presidente no suspendió la agenda ayer sino que volvió al mediodía a la Argentina (cuando viajó a muy a la mañana) para encontrarse con el Gobernador de Santa Fe para firmar el convenio para saldar la deuda de la provincia”.

Cuando le consultaron por qué el presidente no viajó a visitar la familia del camionero que fue asesinado en el marco de una protesta por la falta de gasoil y cuándo prevé el Gobierno que se va a solucionar el faltante de gasoil. Ante las dos preguntas, la portavoz respondió únicamente lo que quiso, desviando la otra pregunta con una contundente aclaración: el presidente realiza sus visitas “cuando hay una situación injusta y hay que enmarcarla y acompañar”. Aprovechó para remarcar la postura del Gobierno Nacional en defensa de Milagro Sala y explicó que la visita del presidente a la dirigente social “es cumplir con su agenda también”. 

Una de las afirmaciones de Gabriela Cerruti que llamó la atención y que pareció no ser una novedad en estas instancias es que: “no pueden medir el malestar que causa algo” en la sociedad porque “no tienen las herramientas para medirlo”. Como si no fuera suficiente, cuando se le preguntó acerca de la situación económica del país, respondió: “Los medios de comunicación y la oposición le transmiten a la sociedad que hay una situación de zozobra en la Argentina. Diciendo que no íbamos a cumplir con las metas del FMI en el primer trimestre, se cumplieron. Que no se iba a poder resolver la situación de las licitaciones en el ministerio de Economía, también se resolvieron. (...) Siguen creciendo los números de la redistribución del ingreso y sigue achicándose la brecha de la desigualdad y sigue creciendo el empleo”.

 La chicana de Gabriela Cerruti hacia los periodistas, fue producto de la pregunta acerca del “golpe de mercado” a los que hizo referencia el presidente Alberto Fernández. La portavoz, en esta oportunidad, dio que “el dólar blue genera un alto impacto en el riesgo país y la tapa de los diarios, son datos que no influyen en la vida cotidiana de la gente pero lo que hacen es generar este clima por el cual ustedes están preguntando y que no tiene que ver con la realidad económica de la Argentina”.

Con respecto a la muerte de este trabajador, las condolencias a la familia de la víctima y la investigación tiene que llegar hasta las últimas consecuencias y tienen que hacerse cargo los responsables penales y los responsables de la situación que generó esto”, expresó la portavoz presidencial acerca de la muerte del camionero producto de una protesta por la falta de gasoil

Respecto a los precios en los supermercados, un periodista comentó que hay un aumento del 20% en los precios de los mercados a lo cuál la portavoz respondió: “el 20% de aumento en un supermercado es una cifra estadística alta, cambie de supermercado porque en ese supermercado lo están estafando. Busque precios”.

Finalmente, se destaca que en varias oportunidades los periodistas trataron de hacer repreguntas hacia las respuestas de la portavoz pero Cerruti, hablándoles por encima, pasaba a la pregunta del siguiente periodista. Las preguntas permitidas en la conferencia de prensa son menos que al principio de año y las respuestas a las preguntas, son más cortas y difusas. A todo esto, para concluir la conferencia de hoy, se escucha el rotundo “no” de la portavoz hacia los periodistas que tenían más preguntas. “16 preguntas, creo que estoy bien”, afirmó Cerruti antes de retirarse de la sala. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?