Empresarios mendocinos indican que Argentina está en "terapia intensiva"

Empresarios mendocinos indican que Argentina está en "terapia intensiva"

La Unión Comercial e Industrial de Mendoza emitió un duro comunicado en el que asegura que todo en este país "funciona mal" y explicó los principales problemas que tienen los trabajadores argentinos.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Daniel Ariosto, presidente de la UCIM, expresó en una carta el panorama económico que tiene Argentina hace algunos años y que sigue padeciendo hasta la actualidad. El empresario mendocino enumeró algunos factores por los que desde la entidad manifiestan que Argentina está en "terapia intensiva": falta de gasoil, problemas con la Educación, la inflación y la inseguridad.

Además, explicó qué significa que los destinos turísticos estén colmados durante los fines de semana largos que tienen los argentinos y dijo que "eso no significa que estemos mejorando".

La carta completa

En un cuerpo todos los órganos tienen que funcionar bien, armónicamente. En un organismo saludable el pulmón,los riñones, el hígado, el corazón, etc todo el conjunto debe funcionar bien como un sistema. La metáfora del cuerpo trasladada a nuestro país nos permitiria hacer un diagnóstico de cómo está nuestra salud: Todo funciona mal

Lo individual y el ensamble no están funcionando. Cada "órgano" está colapsado. Estamos o deberíamos estar en terapia intensiva. Hay un desbarajuste total y fundamentalmente en el orden económico, que se comienza a agravar y que los políticos, (por estar en las cosas en las que ellos quieren estar), quizá a propósito, no ven. 

Desde la falta de combustible que no se soluciona y quizá no se solucione satisfactoriamente, hasta los graves problemas a nivel educación. Chicos de los grados más grandes que egresan sin ninguna formación y autoridades solo preocupadas por la forma de hablar de quienes no entienden qué leen o no saben hacer cálculos.

La inflación sigue su ritmo y el Estado nacional, que es quien tiene el monopolio de emisión monetaria, no hace el esfuerzo de reducción del déficit fiscal vía reducción del  gasto Político, sino al contrario, lo incrementa, en forma preocupante. Esto, financiado en gran parte, por la asistencia del Banco Central al Tesoro Nacional. 

Este tipo de financiamiento es, sin dudas, el principal motivo del exceso de pesos existente en la economía, la principal causa de Incertidumbre general y depreciación paulatina de la moneda nacional.

El dólar otra vez superó los 225 y sigue ascendiendo, porque no tenemos activos líquidos. Enfrente, una política errática que no se ocupa de los problemas de los ciudadanos.

En otro sentido, la cartera de Seguridad muestra un intento de solución en manifestaciones de transportistas que desesperados, no encuentran combustible para trabajar. Nos preguntamos por qué no se hace lo mismo con los piquetes que todos los días, impiden la libre circulación.

La Educación, uno de los puntos que criticó la UCIM.

Las empresas piden personal y la gente que no aparece. Hay puestos que desde hace un año estamos esperando ocupar y por otro lado, los piquetes se alimentan de cientos de miles de personas en todo el país. En ellos hay gente joven movilizada y subsidiada pero, no se consigue mano de obra y mucho menos especializada.

Estamos endeudados terriblemente y pidiendo fondos para pagar esa deuda. Del riesgo país, ni hablar. Los números de nuestra economía están en rojo y eso que estamos pasando el  mejor de los trimestres, con un crecimiento del 4%, dicen los economistas.

Lo que se viene, es peor. Porque de los 15.000 millones de dólares de la liquidación de la soja ya recaudados, el gobierno ya no tiene nada. El central se encuentra sin reservas y las que tiene son ficticias, porque se trata de los depósitos de la gente o los encajes obligatorios de los bancos o procedente de la asistencia adicional del FMI que sirve para repagar deuda que se vence. 

Nuestras autoridades económicas no tienen la capacidad de generar incentivos al Comercio Exterior necesarios para que las divisas provengan de la fuente genuina por excelencia, que son las exportaciones. No exportamos, no generamos divisas y las pocas que generamos son presa del cepo a las importaciones. No podemos importar y esto pone un techo al crecimiento del país que necesita de insumos importados y manufacturas que no producimos.

En este contexto, los empresarios somos sobrevivientes y seguimos invirtiendo en nuestras empresas para no desaparecer. No podemos responder cómo quisiéramos a las exigencias fiscales. Esto está muy feo.

Que el fin de semana largo hayan estado colmados los destinos turísticos no significa que estemos mejor. Al contrario, eso significa que a la gente le quema la plata que tiene en las manos. Decide viajar porque sabe que los 100 pesos que tiene hoy van a valer 85 el próximo mes o menos.

No sabemos a donde vamos a terminar. El actual Gobierno no toma decisiones, no se preocupa por nuestra vida diaria: por el incremento de los precios, por la incapacidad de quienes quieren pero no pueden pagar sus impuestos, ni de los niños, ni de los jóvenes, ni de los adultos mayores ni de quienes producimos.

Más de un año nos queda de esta "conducción". Pero nuestro país no se va a destruir. El entramado social de Argentina construido con tanto esfuerzo, inteligencia y resistencia no se rompe. Muchas gestiones trataron de hacerlo y no pudieron.

No bajamos los brazos y confiamos en la recuperación del país conducido por un Gobierno que tenga sentido de la República y cuide a sus ciudadanos. Mientras tanto, seguimos sobreviviendo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?