Avión retenido: investigan mensajes de la tripulación para "borrar pruebas"

Avión retenido: investigan mensajes de la tripulación para "borrar pruebas"

Los mensajes de los celulares de los tripulantes iraníes y venezolanos del avión retenido desde hace 20 días en Ezeiza son claves en la investigación del caso.

Redacción MDZ Online

Los mensajes de los celulares de los tripulantes iraníes y venezolanos del avión retenido desde hace 20 días en Ezeiza son claves en la investigación del caso, pues incluirían supuestas indicaciones para borrar evidencias y no dejar rastros de sus intenciones.

En la última semana se entregó en el juzgado federal de Lomas de Zamora, a cargo del juez Federico Villena, un adelanto del análisis del contenido de los aparatos electrónicos secuestrados a la tripulación.

Se trata de 18 celulares, cuyo contenido fue descargado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y analizado por los especialistas de la Policía Federal. Un informe preliminar ya fue enviado al juez y a la fiscal Cecilia Incardona.

Cabe recordar que el juez dictó el secreto del sumario en la causa, una decisión que mantiene a pesar del pedido del abogado de los tripulantes extranjeros, que reclamó levantar esa restricción. El letrado se quejó de que se hubieran filtrado datos de la causa en los medios de comunicación y que él, como abogado , no pueda acceder oficialmente a esa información.

Los mensajes de los celulares de la tripulación del avión retenido generan dudas en este momento de la investigación. Según consigna La Nación, llamaron la atención de los investigadores los mensajes que se registraron entre el 8 de junio, luego de que el Boeing 747 de Emtrasur aterrizara en Buenos Aires y tratara sin éxito de cargar combustible en Uruguay, y el 14 de junio cuando fueron decomisados los teléfonos en el hotel Plaza Canning, donde se alojan los tripulantes en el municipio de Ezeiza.

Fuentes vinculadas a la investigación indicaron que los mensajes parecieran dar indicaciones sobre cómo "limpiar" cualquier evidencia o indicio que pudiera perjudicar a los aviadores. "Son mensajes dudosos, que hacen sospechar de que hay algo raro", indicaron. Los responsables de la pesquisa esperan terminar el análisis y descargar la información, que es mucha y lleva bastante tiempo procesar.

Otra duda que tienen los investigadores es sobre el avión, dada su antigüedad y la fortuna que se gastó en mantenerlo operativo. La aeronave es de 1986 y perteneció a la aerolínea africana que luego fue comprada por Air France. En su larga vida tuvo un par de emergencias graves que motivaron que fuera reparado a fondo. 

Llegó a ser canibalizado para reparar un Boeing mellizo en 2018. Se le extrajeron dos motores, fuselaje y piezas de repuesto. Pero a fin del año pasado Venezuela se interesó en el avión, que fue reparado en Teherán y supuestamente transferido a Emtrasur Cargo, filial de la empresa estatal venezolana Conviasa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?