Cristina Fernández Kirchner pide a gritos cambios urgentes en el Gobierno nacional

Cristina Fernández Kirchner pide a gritos cambios urgentes en el Gobierno nacional

Si bien ratificó la unidad del Frente de Todos, pidió que el Gobierno siguiera el ejemplo de Unidad Ciudadana, porque "llegar al poder para no cambiar nada, no tiene sentido". En un acto armado por la CTA, y en Avellaneda, uno de sus lugares en el Conurbano, CFK reclamó cambios en el Gobierno.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a ocupar la centralidad del Frente de Todos al asegurar que ese espacio permanecerá unido para las próximas elecciones generales de 2023 pero, al mismo tiempo, criticó cada una de las medidas económicas encaradas por el trinomio Alberto Fernández, Martín Guzmán y Miguel Pesce.

También se acordó de su compañero de fórmula, a quien no lo nombró en ningún momento. Fue cuando lo criticó, elípticamente, porque en la mañana Alberto Fernández había dicho que no siempre todo tiempo pasado había sido mejor. "Quienes no recuerdan las cosas que conseguimos, después terminan con las equivaciones y los problemas que hoy vemos", dijo la vice cuatro horas después.

La vice reivindicó a Guillermo Moreno, el dirigente que más crítico se muestra desde hace dos años del Gobierno de Alberto Fernández y de su forma de ejercer el poder, al cual califica de "socialdemócrata". Cristina dijo que la unidad del Frente de Todos "no está en duda, no se hagan problemas" y se autorefernció como la "voz de la gente, no es mi voz, ya la escucharon demasiado".

La expresidenta de la Nación ratificó sus críticas con respecto a las políticas del Gobierno que ella co-preside, y recordó su mensaje en La Plata donde había pedido que los funcionarios hagan los que tengan que hacer sino que renuncien, hace dos años, y le pidió a Jorge Ferrarssi que, como ministro nacional, "le cuente al Gabinete (y por ende al presidente y al ministro de Economía, Martín Guzmán) lo que él hizo en Avellaneda para modificar el ingreso de fondos a la comuna".

Ferraresi, actual intendente de Avellaneda en uso de licencia, había comentado cómo forzó la suba de varias tasas municipales a empresas emblemáticas de la zona de dock sud que modificó de plano la cantidad de plata que le ingresaba por vías locales y cómo esa ecuación le ayudó a fijar las pautas de trabajo en el municipio. 

Cristina Fernández de Kirchner quedó claramanete como la líder del Frente de Todos, poniéndose por encima de Sergio Massa, Daniel Scioli y el resto del oficialismo, Al presidente Alberto Fernández no lo nombró. Sí a Axel Kicilof, a quien siempre lo puso como ejemplo del pensamiento estratégico nacional. A todos parece escuchar y explicar lo que tienen que hacer. Menos al presidente, con quien claramente no habla, y menos a quien ella considera un empleado del FMI, Martín Guzmán.

En la mañana, Alberto Fernández, quien no habló nunca con la vice después del episodio que rompió la relación hace más de cien días, ya que en Tecnópolis sólo hubo un par de palabras de compromiso en la previa, trató de acercarse a las propuestas económicas, judiciales y geopolíticas de CFK, que terminarán siendo el eje de la futura campaña del oficialismo post PASO. Para las primarias, nadie cree que el presidente se vaya a presentar y en el predio de La Estación en Avellaneda esto quedó más que claro.

Un detalle. Si bien no lo dijo, cerca de la vice no gustó la frase de "desclasados" que le endilgó el anfitrión, Ferraressi, a la clase media por considerar que no votan al campo popular y nacional en el que ellos se ven protagonistas. "Los que estábamos del otro lado, escuchando, eran todos clase media, aspiracional o por su situación económica. Sus padres, tíos, amigos, también. Cómo le va a pegar así", se le escuchó decir a un referente importante del elenco de la vice. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?