Mal día para el debut del Martín Guzmán "independiente" del kirchnerismo

Mal día para el debut del Martín Guzmán "independiente" del kirchnerismo

Dólar caliente, baja en el consumo y protesta de empresas que quieren dólares para importar insumos. El primer día de un ministro que ahora está solo en el control de la economía.

Rubén Rabanal

Rubén Rabanal

No fue fácil el primer día de Martín Guzmán como responsable pleno y sin excusas de toda la política económica del país. En ese rol quedó el ministro tras la salida de Roberto Feletti de la Secretaría de Comercio Interior. El kirchnerismo finalmente soltó los mandos en esa área y le tiró el problema completo a Guzmán. De ahora en más, el ministro será responsable en solidaridad directa con el presidente, de acuerdo a la visión de Cristina Fernández de Kirchner, de todo el resultado que tenga este gobierno. Ese es el costo real de la salida de Feletti.

Ayer, el ministro de Economía decidió debutar con un anuncio específico: liberar la cuenta de capital para inversiones en energía. Así lo publicitó Presidencia y, traducido al lenguaje público, significa liberar el cepo para que las empresas que inviertan en Vaca Muerta puedan acceder a dólares del Banco Central sin restricciones. El mensaje tuvo impactos múltiples: mientras los empresarios del petróleo escuchaban con atención los anuncios, otros sectores, incluida la Unión Industrial, comenzaban a pedir tambien que les abran el grifo de los dólares. Por las dudas, Miguel Pesce explicó en esa presentación que los billetes verdes no sobraban en el Banco Central, por lo que las restricciones para importar continuarán.

Ya en ese momento, el mercado estaba expectante para saber cómo sería el inicio de la era Guzmán sin supervisión kirchnerista y con qué medidas el ministro reemplazaría todos los fallidos experimentos que hasta ahora el Frente de Todos llamó "medidas contra la inflación", como listas de precios, congelamientos y presiones a empresas y supermercados.

Mientras Guzmán anunciaba el levantamiento del cepo cambiario a las petroleras para que apuren inversiones en Vaca Muerta, el dólar seguía su curso. Tampoco fue tranquilo en esto el primer día de Guzmán "independiente" del kirchnerismo. A la mañana comenzó a subir y al cierre tocaba $ 208, demandado y con incertidumbre sobre el futuro. Todo en medio de un momento en el que el campo liquida niveles récord.

Tras los anuncios de la mañana, Guzmán tuvo un encuentro a solas con el presidente y luego una reunión en Economía junto a Pesce, Darío Martínez, Sergio Affronti, CEO de YPF y su equipo. Allí analizaron medidas y apuraron el armado de las decisiones que tiene por delante el área energía. 

Por la tarde y en medio de la maratón de reuniones, el ministro tuvo otra mala noticia que llegó desde el Indec: la evolución del consumo finalmente comenzó a mostrar números en rojo en la comparación interanual. La disparada de la inflación con el 6,7% de marzo, el 6% de abril y mayo que vendrá con no menos de 5%, tuvo un impacto directo en alimentos que se vio en las góndolas. En la encuesta de ventas en supermercados y mayoristas apareció una caída leve de 0,1% interanual en términos reales. El  problema es que se trata de la primera baja en 10 meses que registra el Indec y un número que en el comparativo irá aumentando. Cualquier analista privado ya tiene medidas las caídas en el consumo durante el primer trimestre de este año. 

Si se toma la medición mensualmente, el consumo masivo cayó 8,7% en abril, siguiendo la medición de Focus Group que vigila 670 góndolas en todo el país. Entre enero y abril, la baja en el consumo fue de 3,1%. No es extraño: solo en la era Feletti, que terminó el viernes pasado y duró 7 meses, se acumuló una inflación de 38% y una suba en alimentos de 46%. Ahora Guzmán deberá analizar qué anuncios hará para enfrentar a solas esa realidad. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?