PJ bonaerense: la nueva razón que despertó el enojo de Máximo Kirchner

PJ bonaerense: la nueva razón que despertó el enojo de Máximo Kirchner

El apoderado del PJ bonaerense, Eduardo López W., calificó como "irresponsable" la frase de Fernando "Chino" Navarro sobre la legalidad de las afiliaciones. El dirigente del Evita quiso dejar en claro que "hay más peronistas afuera que adentro del partido".

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Las expresiones de Fernando "Chino" Navarro sobre la inconsistencia de la mitad, por lo menos, de las afiliaciones que dice tener el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires y en todo el país fueron calificadas de “irresponsable” por el apoderado del PJ bonaerense, Eduardo López Wesselhoeft.

“La verdad que fueron declaraciones irresponsables e infundadas. Todas las fichas de afiliación son controladas por la Justicia Electoral y el padrón de electores partidarios son también inspeccionadas por ese organismo judicial”, dijo López W., quien ahora quedó a cargo del andamiaje legal del Justicialismo provincial tras la muerte de su amigo Jorge Landau, el histórico apoderado y vocero partidario ante situaciones vinculadas con el proceso electoral.

Uno de las frases que siempre utilizaba Landau para lidiar entre los tiempos judiciales y las presiones partidarias fue que “la política siempre dirime mucho más rápido las cuestiones judiciales”. En el caso particular de la provincia de Buenos Aires, los tiempos fueron apurados por el deseo de Máximo Kirchner de asumir como presidente partidario en marzo de 2020, adelantando todos los plazos que estaban vigentes.

“La asunción de Máximo Kirchner no tiene ningún problema ni legal ni político. Hubo dos presentaciones. Una fue rechazada en primera instancia y el otro, que fue planteado por el directo supuestamente damnificado, está en una última instancia judicial”, explicó López W.

Esta última pelea legal fue presentada por Fernando Gray, el intendente de Esteban Echeverría, que “se plantó” ante el pedido de acortar su mandato al frente del PJ provincial con la elección anticipada. El pedido está siendo analizado por la Corte Suprema.

Las palabras del “Chino” Navarro provocaron otra llamarada en la ya encendida interna oficialista del Frente de Todos al apuntar uno de los nichos de poder que maneja el hijo de los dos presidentes. Algunos amigos del presidente de la Nación, Alberto Fernández, quien preside el PJ nacional, creyó encontrar en sus dichos sobre la inconsistencia de la mitad de las afiliaciones, una posible intervención al partido en el ámbito bonaerense.

En lo que sí coincidieron Navarro y López W. fue en la necesidad de “revisar definitivamente todas las afiliaciones de una vez”. En diálogo con MDZ, el apoderado partidario dijo estar de acuerdo con dar de baja todas las fichas para volver a realizar una nueva campaña de afiliación.

Lo mismo dijo Navarro, aunque el dirigente del Movimiento Evita lo expuso en términos prácticos. “Todos sabemos que cuando vamos a votar, siempre hay que inflar los números porque no va nadie”. Esto, que es absolutamente cierto, no tiene como correlato que los afiliados no existan. Pueden existir, pero no concurren a votar.

La desafiliación masiva para luego volver a ser anotado en un determinado partido político pondría en blanco y negro la verdad de los padrones de los partidos mayoritarios, pero también generarían el cierre de los “sellos” formados en alguna oportunidad y que quedaron siempre a disposición de candidatos que no tenían una mínima estructura.

Parte de esto lo vivió en carne propia el PRO cuando, por no tener partido en el orden provincial, utilizó las fichas de uno de sus iniciales aliados, Recrear, y los puso como propios, provocando el escándalo de las afiliaciones durante la época de María Eugenia Vidal.

Ni que hablar fuerzas como las nuevas “representaciones” que sin estructura ni estructura legal, alquilan viejos partidos que reúnen las condiciones básicas legales para utilizarlas y presentarse en la elección.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?