Si Mauricio Macri juega el segundo tiempo, ¿Cristina Fernández de Kirchner está obligada a competir?

Si Mauricio Macri juega el segundo tiempo, ¿Cristina Fernández de Kirchner está obligada a competir?

Mauricio Macri ha recuperado protagonismo y muchos especulan con su candidatura presidencial. Mientras, Cristina Fernández de Kirchner deja trascender que va a presentarse nuevamente en el Senado por la provincia de Buenos Aires, pero al mismo tiempo salen a pedir que compita por la Casa Rosada.

Beto Valdez

Beto Valdez

“¿Mauricio se va a presentar o no?”, esa es la pregunta que más se escucha fundamentalmente en el PRO y obviamente en el resto de Juntos por el Cambio. Pero nadie se anima a pronosticar cual va a ser su jugada. Algo parecido pasa con Cristina Fernández de Kirchner, con la excepción que han salido públicamente muchos dirigentes del Frente de Todos a instalar el “operativo clamor”.

Odiados o amados, Macri y Cristina siguen siendo los dos dirigentes políticos que más centralidad tienen, sobre todo en sus respectivos espacios políticos. Además, ambos están en condiciones de ganar la PASO en Juntos por el Cambio y en el Frente de Todos. Prácticamente no tienen rivales internos, en todo caso el problema lo tendrían en la primera vuelta o en un eventual ballotage.

Esta hipótesis de un “mano a mano” entre ambos no entusiasma a la mayoría de la dirigencia de ambos espacios. “Si los dos son candidatos de vuelta es una mala noticia, impiden el recambio generacional y hablaría muy mal de la política argentina”, asegura a MDZ un destacado dirigente radical. “El problema es que si se deciden a competir nadie les pondrá reparos”, agrega un funcionario de la Casa Rosada.

“A los únicos que les conviene que juegue Cristina es a los Barones del Gran Buenos Aires porque les empuja para arriba la boleta y también a los gobernadores del norte, pero podemos perder por paliza en centros urbanos decisivos como Rosario, CABA, Córdoba o Mendoza”, explica un dirigente del peronismo santafecino. En cambio, para Macri es al revés: le puede ir bien en la zona centro y mal en el conurbano y en el NOA.

Mientras tanto, ella deja trascender que va a ser candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires, pero deja que muchos dirigentes cercanos empiecen a hablar de su proyecto presidencial. “Si ella no quiere que salgan a instalarla, nadie hubiera hablado del tema o lo hubiera evitado”, comenta un diputado cristinista. Igual su futuro político es más complicado que el de Macri ya que va a estar supeditada a como termine el Gobierno de Alberto Fernández, más allá de la pelea entre ambos.

El caso del fundador del PRO parece menos complicado. La mayoría de los encuestadores reconocen que ha bajado su imagen negativa y en los Focus Groups aparece una revalorización de su figura presidencial, pese al fracaso económico del final de su mandato. “Cuanto más se complique la crisis del oficialismo Mauricio es el que más se beneficia”, dice uno de sus allegados que obviamente le fascinaría que haya segundo tiempo.

Pero Macri sigue sosteniendo en sus charlas con los interlocutores de su partido que quiere ser el armador de la oferta electoral de Juntos por el Cambio, sobre todo en el PRO. Sin embargo, en sus oficinas han vuelto a trabajar varios integrantes de su equipo de gobierno. Además de su mano derecha, Fernando De Andreis, también se sumó Darío Nieto. Julieta Herrero y Hernán Iglesias Illia trabajan en los discursos, Fulvio Pompeo en política exterior y Mora Jozami, encargada del pedir los análisis de los estudios de opinión y las encuestas. Casi un Gabinete de campaña

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?