El dato que revela una gran deuda del Estado con los barrios populares

El dato que revela una gran deuda del Estado con los barrios populares

El informe de Argentinos por la Educación demuestra que las familias de los barrios populares tienen una percepción positiva de la escuela. Según el estudio, 9 de cada 10 familias consideran que las posibilidades de sus hijos/as de conseguir empleo crecen si terminan el colegio secundario.

MDZ Radio

MDZ Radio

Hay una idea instalada que asocia a los barrios populares como los pelotones de choque del Frente de Todos debido a que son los más asistidos por medio de la ayuda estatal y de esa manera son funcionales a los punteros, formando parte de la columna vertebral del apoyo al Gobierno nacional. Este pensamiento estigmatiza a muchas familias que quieren ascender socialmente  pero no pueden, producto de que tienen muy pocas oportunidades por el simple hecho de ser pobres.

El último informe de Argentinos por la Educación demuestra que en los barrios populares creen que terminar la educación secundaria es la última carta que poseen esas familias para que sus hijos tengan una mejor vida y puedan conseguir un trabajo. El dato surge del informe "¿Qué esperan de la educación las familias de los barrios populares?", que señala que "9 de cada 10 familias consideran que las posibilidades de sus hijos/as de conseguir empleo crecen si terminan el colegio secundario"

La referente de Argentinos por la Educación, Guillermina Tiramonti, indicó a MDZ Radio que “los que tienen un título secundario tienen mayores posibilidades de conseguir un trabajo que aquellos que no los tienen. Pero el solo hecho de ser pobres les quita muchas posibilidades a estos chicos”. “Haciendo el cruce entre titulación, nivel sociocultural y tasa de desempleo, los chicos que tienen la enseñanza media y pertenecen a los sectores más bajos de la población, tienen una tasa de desempleo mucho más alta en comparación a los chicos de sectores medios, que tienen un título secundario. Quiero decir, que el mercado discrimina negativamente a estos chicos”, apuntó.

Además, agregó: “A los chicos más pobres lo que les falta muchas veces es una mano, que se los meta dentro del circuito de trabajo. Por otra parte, estas personas no pueden apostar a otra cosa que no sea el trabajo para avanzar en la comunidad”. 

La demanda de los padres al sistema educativo

Las demandas de las familias hacia el sistema educativo es que sus hijos e hijas tengan las posibilidades de poder aprender oficios, idiomas y actividades vinculadas al mundo del trabajo, para tener más oportunidades en el mercado laboral. Por lo cual, Tiramonti hizo hincapié que "se le debe demandar al sistema educativo mayores herramientas contundentes para ayudar a estas personas, que creen que la educación es su última opción para sus vidas". 

“Los sectores populares han mantenido esa confianza y esa valoración de la educación media como una puerta para ser alguien. Esto se hizo evidente en la encuesta y se repite el mismo resultado desde hace más de 30 años.  Así que tenemos una deuda enorme con ese sector social”, declaró.

La elección de la escuela es por cercanía

Tomando en cuenta el texto, la elección de escuela se basa principalmente en la cercanía y el 70% de los encuestados remarcó que "tarda menos de media hora en llegar a la escuela. Es decir, que la presencia de instituciones cercanas a los espacios de vida tienen un peso relevante en la elección de las instituciones, asegurando el acceso y asistencia escolar".

“Efectivamente, eligen la escuela por cercanía. Eso quiere decir que no pasa como en los sectores medios, los cuales pueden elegir a qué colegios mandar a sus hijos. Por eso, es importante que el esfuerzo esté también en favor de todas las escuelas porque todos los chicos tienen el derecho a tener una oportunidad en la vida. Y para estos sectores la oportunidad viene de parte de la educación”, concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?