¿Qué pasó ayer? Tras la resaca, diputados revelan detalles del escándalo

¿Qué pasó ayer? Tras la resaca, diputados revelan detalles del escándalo

Las autoridades de la Cámara baja y los integrantes del Consejo de la Magistratura vivieron situaciones extremas que reflejan, sin embargo, la crisis de conducción y las rupturas internas en todos los bloques legislativos. Las infidencias del chat de labor parlamentaria lo retrata brutalmente.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

“La sesión fue un escándalo porque nadie conduce. Ni Cecilia ni Germán pueden hacer nada parecido a lo que hacían Sergio y Máximo”, confesó una de las personas más experimentadas en el tratamiento legislativo y comportamiento de la Cámara de Diputados que ayer terminó en un escándalo que se asemeja o supera a la jornada trágica de 2017 cuando por las toneladas de piedras se impidió una sesión u otras situaciones más o menos traumáticas.

Cecilia es Moreau, la actual presidenta de la cámara baja que reemplazó a Sergio, que es Massa. Y Germán es Martínez, el amigo de Agustín Rossi que quedó como presidente del bloque del Frente de Todos en lugar de Máximo, que, indudablemente, es Kirchner.

“Los dos están obligados permanentemente a consultar todo con sus superiores. Y eso traba el trabajo legislativo, la discusión de las temas y paraliza las reuniones de presidentes de bloque, conocida como Labor Parlamentaria”, explicó la misma fuente que se alarma por los diálogos que ve en el chat de los diputados que integran ese selecto grupo.

Casi como en un recorrido virtual de lo que sucede desde hace varios meses en Diputados, la misma fuente le explicó a MDZ cuál es el verdadero problema del desastre democrático observado ayer en el recinto, donde los más exaltados terminaron conformando un momento más que bochornoso por lo que ellos dicen representar.

“Todos los bloques tenemos diferencias internas. Fuertes, y ante algunas cuestiones pensamos muy diferente. En Juntos por el Cambio no cerraba el tratamiento de las nuevas universidades que sí apoyaban los radicales de Evolución”, inició con su relato. Evolución es conducido en los hechos por Emiliano Yacobitti, el referente más importante de Franja Morada en los claustros y en el parlamento y tiene como estardates legislativos a Marín Lousteau, Martín Tetaz y Rodrigo De Loredo, entre otros.

En el PRO observaron rápidamente que la creación de las nuevas universidades estaba “floja de papeles” porque no coincidían los presupuestos con las matrículas a las que debían atender. Encima, Sergio Massa fue a la reunión para ver cómo podía mediar y, de paso, sacar la Universidad del Delta que estaba impulsando para mostrarse activo en Tigre, que hoy conduce su rival Julio Zamora. El Delta también lo integra San Fernando, administrado por un aliado suyo como Juan Andreotti.

En el bloque Consenso Federal, que conviven Florencio Randazzo, Graciela Camaño, Alejandro Topo Rodríguez y sectores del PJ cordobés y el socialismo santafesino, entre otros, lo que no había era, precisamente, consenso. Randazzo pedía a gritos que nadie bajara a dar quórum para no quedar enganchados con el kircnerismo. Su preocupación excedía el tema de los proyectos en danza, sino, directamente, cómo serían vistos por la sociedad que no entiende de matices.

Sin embargo, lo que también llamó la atención a propios y extraños es el nivel de exaltación de Cristian Ritondo, presidente del bloque PRO, que no es nuevo, pero preocupa a sus propios legisladores y aliados del interbloque. “De pronto, empieza a levantar el tono de la discusión y explota. Primero en el grupo de chats de presidentes de bloque, luego en el recinto”, aceptó uno de los integrantes de este reducido grupo.

“A diferencia de lo que sucedió con los Territoriales del PRO bonaerense, a ellos no los puede echar ni borrarlos como administrador”, ironizó uno de sus pares.

En cuanto a la cuestión de fondo, el rechazo a la decisión judicial sobre la integración de los diputados nacionales al Consejo de la Magistratura realizado por la presidenta del Cuerpo, que para muchos fue interpretado como una actitud dilatoria del kirchnerismo, una legisladora que la quiere y respeta salvó a Moreau del escarnio público y de ser parte de una trama de Cristina Fernández de Kirchner.

“Lamentablemente, a Cecilia no la ayuda tener un padre que en algún momento fue brillante pero hoy está totalmente loco. Y ella no es conducida por él. Tiene una relación política y admira a Sergio. No hará nada sin que él la autorice. No es K. Es M, y en esto, Massa es bastante prudente”, comentó.

Sin embargo, otra diputada, consideró que “la inquina que tiene con los radicales de Juntos por el Cambio es tan grande que los vive delirando desde la Presidencia, mandando indirectas fortísimas que ellos solo conocen por haber compartido el camino con los correligionarios. A Mario (Negri), por ejemplo, le falta el respeto innecesariamente porque el cordobés es un señor”, agregó.

En cuanto a los temas judiciales, los legisladores que participan del Consejo de la Magistratura sostienen, sin dudarlo, que desde que asumió Horacio Rosatti al frente del organismo no volvieron a juntar los consejeros. Inclusive cuando convocó a las autoridades de Cámara y Jueces lo hizo de manera individual, sin reunir al miembro del cuerpo. 

"No quiero darle letra a Cristina, pero si la Corte cree que nos puede llevar a todos a las patadas, está equivocada. Es tremendo lo que está haciendo", concluyó la fuente que más lejos está del oficialismo pero que, entiende, "el sistema está en una encrucijada". 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?