Otro mazazo a la operación judicial y mediática de Cristóbal López

Otro mazazo a la operación judicial y mediática de Cristóbal López

La Justicia dictó la falta de mérito sobre el último empresario que estaba involucrado en la denuncia de Cristóbal López, quien buscaba alguien que rescatara sus empresas y luego denunció que se las querían sacar. Se desarma la operación mediática y judicial.

MDZ Política

MDZ Política

La Justicia dictó la falta de mérito a Ignacio Rosner en la causa iniciada en base a denuncias de los empresarios kirchneristas Cristóbal López y Fabian De Souza por supuesta asociación ilícita. De esa manera se sigue desvaneciendo la red de mentiras, fábulas y operaciones mediáticas que generaron alrededor de sus empresas quebradas y las falsas denuncias realizadas, que tuvieron como finalidad exculparse de malos manejos empresarios, espurias relaciones con el poder y ensuciar a otras personas.

La propia Justicia ya había deshecho las acusaciones originales y dictó, en mayo de este año, la falta de mérito sobre Orlando Terranova (h), quien había sido objeto de esas mismas maniobras. Se caen también las patrañas armadas por medios de comunicación parasitarios que aprovecharon las operaciones para injuriar y generar falsas informaciones.

López y De Souza habían denunciado supuestos intentos irregulares por quedarse con las empresas del Grupo índalo, compañías que estaban en una calamitosa situación económica, financiera y operativa.  La falsa acusación apuntaba a hacer creer que hubo un intento de “apropiación” del grupo Indalo, cuando en realidad fueron los propietarios de esas compañías quienes activaron contactos para buscar algún rescate de sus empresas que debían sumas multimillonarias al Estado, no pagaban aportes patronales y adeudaban obligaciones con sus trabajadores. Fue López el que solicitó que se analizara la compra de los activos y pasivos del Grupo Indalo, en operaciones que no se concretaron.

Ese grupo empresario recibió beneficios durante los primeros gobiernos del kirchnerismo y había generado una deuda gigantesca por la falta de pago de tributos, entre ellos el impuesto a las transferencia de los combustibles. La empresa Oil lo recaudaba, pero no lo transfería al fisco. La justicia condenó al extitular de la AFIP, Ricardo Echegaray, porque “abusó más allá de cualquier duda razonable, en la confianza dada por y para la organización, de la gestión de administración, concediéndole ilícitamente al contribuyente Oil Combustibles SA, dos planes de pago particulares”. Pero curiosamente no halló culpables a los deudores.  Lo insólito es que con la actual administración la AFIP retiró los cargos contra López y De Souza, quienes volvieron a ser beneficiados por un plan de pagos por más de 12 mil millones de pesos a pagar en 8 años.

Ese beneficio lo consiguieron gracias a la llamada “ley López”, una norma que incluye guiños que favorecieron claramente a ese sector deudor. Se trata de la ley ley N° 27.541 de “Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública", que permitió incluir a empresas quebradas como las del grupo Índalo (sobre todo Oil) en las cuotas. El primer plan de pagos es por  $12.055.278.292 (por deuda de impuestos, contribuciones de Seguridad Social, Autónomos y Monotributo)  a pagar en 97 cuotas.

Desde que comenzó la operación judicial que ahora se desmonta, hubo en paralelo medios que se dedicaron exclusivamente a reproducir de manera tergiversada esas infundadas acusaciones, sin rigor, chequeo y consulta a las partes involucradas. Incluso mezclaron intencionadamente causas judiciales que no tienen ninguna conexión. Esa forma de comunicación también quedó desacreditada con los hechos que son elocuentes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?