El Frente de Todos y un nuevo operativo clamor: Massa presidente y Axel gobernador

El Frente de Todos y un nuevo operativo clamor: Massa presidente y Axel gobernador

Si bien las relaciones con Kicillof no son las mejores, los intendentes peronistas saben que no podrán zafar de su candidatura por la reelección. Mientras esperan qué sucederá con CFK y su situación judicial, Insaurralde y otros jefes comunales piden por Massa. Se reúnen a las 12 en La Plata.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Sabedores de dónde hay que tocar, Insaurralde, Alberto Descalzo, Mariano Cascallares y Andrés Watson, entre otros, compartieron un tuit en el que afirman: "Creemos en un país que apuesta al trabajo y a la producción y que crece con inclusión y justicia social. Acompañamos la enorme tarea de @SergioMassa para brindar sostenibilidad a la deuda pública, orden macroeconómico y garantías de desarrollo para nuestra economía".

Los intendentes de la provincia de Buenos Aires del Frente de Todos están "pasando la gorra" para terminar el año de la mejor manera posible y sin tener que utilizar los plazos fijos que tienen ahorrados en la mayoría de los casos y tratarán de unificar criterios en una reunión entre el ministro de Economía, Sergio Massa, y el gobernador, Axel Kicillof, que tienen una mirada diferente sobre cómo solventar las urgencias del siempre problemático mes de diciembre y el año electoral de 2023.

La excusa será la presentación y el apoyo de los intendentes al plan Precios Justos lanzados por Economía en reemplazo de los Precios Cuidados, pero también aprovecharán para ver de qué manera las autoridades nacionales y provinciales se ponen de acuerdo para fortalecer de "manera excepcional" los recursos municipales ante la andanada de pedidos de bonos navideños y de fin de año. 

La historia es así. Hace un mes, los intendentes se juntaron con el gobernador en su residencia, donde lo que quedó en claro es que el cocinero que prepara el asado es lo mejor que tiene la gobernación, según los irónicos intendentes que no quieren demasiado a Axel Kicillof. En la ocasión, la discusión pasó por los fondos que los municipios necesitan para las obras públicas, la inseguridad y, también, asistir a los empleados comunales que, casi precarizados, perciben en la mayoría de los casos ingresos que están por debajo del Salario Mínimo Vital y Móvil. 

Era el bono que la vicepresidenta y su hijo pidieron que le dieran a los trabajadores para así poder equiparar los ingresos con la inflación. Sin embargo, lacónico, Kicillof le reclamó que utilizaran los plazos fijos que tienen la mayoría de las administraciones municipales porque "guardan entre tres y seis meses de nóminas salariales" en algunos casos. La precisión del gobernador alarmó a los intendentes, desacostumbrados a que le rebatan sus pedidos con datos.

Algo enojados, y con un indirecto apoyo de Massa que advirtió que un bono de fin de año sería un desastre para las administraciones municipales, uno de los participantes del asado con Kicillof pidió una audiencia con el presidente Alberto Fernández para ver si podían tener alguna ayuda directa. La respuesta fue positiva, pero con una condición. Que fueran todos, inclusive los amigos de Máximo Kirchner, como Martín Insaurralde. 

En dicho encuentro, del que participó Massa, salieron más que satisfechos y envalentonados contra el gobernador, a quien le reclaman que derive en las comunas la plata de Nación que Provincia administra antes de enviarla a los municipios cuando deberían ir directamente hacia ahí. 

Los tuits lanzados casi al unísono y con el mismo contenido por los intendentes reclama, en el fondo, la dupla Massa presidente-Kicillof gobernador, que es lo que sugirió con sus apoyos la conductora del espacio, Cristina Fernández de Kirchner, en el asado que compartió con los intendentes y ministros hace quince días. Sin embargo, los mismos convocantes, desmienten categóricamente que todo cierre tal cual. Lo que sí queda claro que las PASO se realizarán y que habrá internas en varios lados. 

"Hay que ver qué país queda después que la condenen. Si bien a la mayoría no nos importa, la situación interna, y la posibilidad de que todo se desmadre, complejizan cualquier definición" que a priori parezca sensata, confesó uno de los que mañana, efectivamente, aparecerá sonriente en una nueva foto grupal. 

"Por la plata baila el mono", dijo, fiel a su estilo, uno de los que siempre fue escéptico sobre las relaciones del frentetodismo a pesar que lo integra y lo milita. Otro funcionario de extrema confianza de uno de los que suele abrazarse y sacarse fotos con todos, confió. "Si la inflación baja, es Alberto el candidato. No sé por qué arman tantos eventos".

En las cercanías del ministro de Economía, a quien le encanta que todos los que alguna vez lo maldijeron ahora recen por su figura, también saben que esta reunión servirá como una señal ante operadores económicos que, sostienen, "están jugando por una fortísima devaluación". 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?