Se recrudece la interna y crece el temor a lo que pueda suceder en La Matanza

Se recrudece la interna y crece el temor a lo que pueda suceder en La Matanza

La violencia política se expuso de la peor manera en La Matanza, cuando grupos de pintadas alineados a Fernando Espinoza primero avisaron, y luego actuaron, contra militantes del Movimiento Evita. El obispado local ya tomó partido en contra del intendente. La tensión aumenta todos los días.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Tal cual había adelantado este medio semanas atrás, la interna política del Frente de Todos de La Matanza puede derivar, justamente, en eso, tras el atentado sufrido por militantes cooperativistas del Movimiento Evita en el barrio San Carlos de Isidro Casanova que derivó en dos comunicados de repudio a la violencia política, pero con diferentes tonos, uno presentado por los damnificados y el otro por Verónica Magario como presidenta del PJ local. 

Hasta la Iglesia Católica se involucró al aceptar que en la catedral de San Justo, muy cercana al papa Francisco a través del obispo Eduardo García, se realice el próximo lunes, a las 19, una misa propuesta por el Evita por la paz y convivencia democrática.

Griselda Cabrera, militante de esta agrupación, denunció que un hombre bajó de una camioneta utilitaria gris y que se presentó como "el loco play" de la barra de los búhos, del Club Atlético Almirante Brown, que domina el oficialismo de Fernando Espinoza. "Nos dijo que nos teníamos que ir de ahí porque las paredes eran de ellos", señaló.

"De pronto hubo un montón de camionetas y se bajaron todos. Nos hicieron arrodillar, nos pegaron, le tiraron tiros a los autos, rompieron las camionetas, corrieron a los chicos y eso todo delante de la policía que miraba ahí", siguió con su relato la militante política. 

Efectivamente, Cabrera y su equipo iban a borrar lo que ya estaba y comenzarían a pintar el nombre de su candidata, Patricia Cubría, la esposa de Emilio Pérsico, que pretende disputarle el poder y la intendencia al oficialismo local. Una típica pelea por las "paredes", como ocurre desde hace cuatro décadas. Pero la tensión existente, más cuando se habla de una puja en el seno del peronismo, enciende todas las alarmas. 

Sin embargo, hay "códigos" no escritos que, quizás, la inexperiencia de las cooperativas que también se transforman en equipo de campaña, desconocen. "Hay paredes simbólicas, que son de una u otra facción. Justo esa era de un mural de Alberto Balestrini, que manejan los Búhos, y todos saben que eso no se toca. Lamentablemente, los muchachos no aprendieron protocolo, y sintieron todo como una provocación", confiaron cerca del oficialismo matancero.  

En un comunicado oficial como presidenta del PJ local, la vicegobernadora bonaerense expresó que "todos debemos contribuir a la pacificación, sobre todo en que nos ha tocado vivir un intento de magnicidio", y "lamentamos las agresiones que sufrieron los compañeros y las compañeras del Movimiento Evita y nos solidarizamos con ellos ante un episodio lamentable que nos es absolutamente ajeno".

El problema central para el oficialismo matancero es que, si bien la dupla compuesta por Maggario y Espinoza terminan aportando votos vitales para los triunfos nacional y provincial en todas las elecciones, en la última elección ese caudal se redujo sustancialmente.

A la desconfianza naciente dentro del Frente de Todos por los resultados que muestra el modo de operar del oficialismo matancero se le suma, también, la tensión permanente que propone el intendente con todos los sectores del Frente de Todos, ya que se para desde un lugar de superioridad que molesta e irrita a La Cámpora y al propio Axel Kicillof, que si bien no incide en la interna, tampoco tolera algunas formas. 

Tan es así que Máximo Kirchner no sólo cenó con la dupla Cubría - Pérsico, sino que también propuso al dirigente del Evita y funcionario de Desarrollo Social como como parte de la hipotética mesa política del Frente de Todos y su dirigente y referente en la región y en el municipio, Facundo Tinganelli, trabaja activamente en favor de Cubría. 

Para el más importante referente opositor y de Juntos, Eduardo Lalo Creus, "esto es parte de la implosión que está sufriendo el oficialismo. Ante la derrota posible, empieza a ver más tensión que de costumbre y suceden estos episodios. Esta es la fase superior de la degradación, porque hasta acá, la violencia era sólo para nosotros y empieza una especie de canibalismo político", explicó. 

Sin embargo, para el oficialismo local, la situación no es tan dramática, aunque sí responsabilizan de toda la visibilidad que está dándose en La Matanza por el "aparato publicitario que tiene Emilio Pérsico, a quien no le importa si gana o no el peronismo, ya que él también se llevó muy bien y creció como nunca con el gobierno de Cambiemos. Si pierde el Frente de Todos, él va a seguir teniendo trabajo y plata", ironizó la fuente a MDZ. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?