Los factores que condicionan el juego de los precandidatos para el 2023

Los factores que condicionan el juego de los precandidatos para el 2023

La carrera por la sucesión de Rodolfo Rodolfo ya se puso en marcha y esta semana el gobenador lanzó una contundente bajada de línea. El oficialismo apunta a patear la discusión de candidaturas hasta febrero pero hay factores que podrían acelerar los tiempos.

Gianni Pierobon

Gianni Pierobon

La política mendocina ya activó el modo preelectoral y las acciones y declaraciones de los políticos en el último tiempo ya dan cuenta de ello. Sin embargo, esta semana hubo una importante bajada de línea del gobernador Rodolfo Suarez, quien afirmó que hoy no está en la “agenda de la gente” el tema de las candidaturas. Los principales actores de la política mendocina coinciden en que febrero será el mes clave para la definición de postulantes para los cargos más importantes en la provincia. De todas maneras, hay varios factores que condicionan el juego de los múltiples aspirantes a suceder al actual mandatario a partir de diciembre de 2023.

En esa carrera por convertirse en el líder del tercer periodo consecutivo de gobierno de Cambia Mendoza ya hay varios dirigentes anotados y esta situación agita los ánimos al interior del oficialismo, más aún con los movimientos de algunos actores de los últimos días.

Entre los contendientes de la UCR para disputar la gobernación se han instalado, ya sea con más ímpetu o de forma más cautelosa, los intendentes Tadeo García Zalazar (Godoy Cruz), Daniel Orozco (Las Heras), Ulpiano Suarez (Capital) y también se ha sumado expresamente el exdiputado nacional Luis Petri. Algunos también colocan en el listado al jefe comunal Marcelino Iglesias (Guaymallén), quien desestima cualquier manifestación pública respecto a una eventual candidatura.

García Zalazar es uno de los principales alfiles políticos de Alfredo Cornejo y concluye su segundo mandato como jefe comunal sin posibilidad de ser reelecto, lo que lo coloca en un rol de “aspirante natural” a buscar la gobernación. Otro que tampoco podrá continuar como intendente es Orozco, quien ya ha lanzado de lleno su campaña a gobernador e incluso la ha llevado esta semana a los canales de televisión de Buenos Aires.

Por su parte, el escenario que enfrenta “Yayo” Suarez es diferente, ya que tiene la posibilidad de ir por un nuevo mandato en la Municipalidad de Capital. Desde el entorno del jefe comunal señalan que su “plan A” es ir por la reelección pero resaltan que junto a Cornejo es el dirigente que mejor mide en las encuestas para competir por ser el sucesor de su tío.

El último miércoles, el capitalino manifestó en una conferencia de prensa que le “gustaría” ser gobernador y que no se pone colorado en afirmarlo. Esa frase impacto en las filas del oficialismo y el mismo gobernador las reprobó. Consultado acerca de si el intendente era su candidato, el mandatario remarcó: “No contesto de esos temas”.

“Imagínense que nosotros estamos viviendo un tema con la helada, un tema con la sequía, estamos sancionando el Presupuesto, la gente la está pasando mal y no es agenda de la gente quién va a ser el gobernador”, expresó Suarez en una clara bajada de línea interna.

No obstante, las aspiraciones de estos dirigentes están condicionadas por un factor determinante que es la posibilidad de que Alfredo Cornejo vuelva a competir por la gobernación en Mendoza. El presidente del interbloque de senadores de Juntos por el Cambio tiene claras ambiciones nacionales de cara al 2023. Se ha posicionado en la danza de nombres para integrar una de las eventuales fórmulas presidenciales de la coalición opositora para el año que viene.

Pese a este juego a escala nacional, el mendocino no ha descartado la posibilidad de buscar un horizonte diferente y apuntar a un segundo mandato como gobernador. Si Cornejo toma la decisión bajar al plano provincial, ordenaría inmediatamente la tropa y todos los potenciales jugadores del radicalismo se encolumnarían detrás de su candidatura, así lo afirman todos, en público y en privado.

Allegados a Suarez afirman que el gobernador cree hoy por hoy que existen serias chances de que el senador nacional sea el candidato a sucederlo. La determinación que tome Cornejo repercutirá en el futuro político del actual mandatario provincial, ya que es su suplente en el cargo de senador nacional.

De todas maneras, en el oficialismo coinciden en que las definiciones preelectorales llegarán para la época vendimial y que el mes de febrero será clave para que se resuelva el futuro postulante radical a la gobernación.

El factor de las encuestas será también determinante llegado el momento en que los intendentes radicales se reúnan con Suarez y Cornejo a la espera de la “fumata blanca”. El radicalismo espera contar en los próximos días con un relevamiento de opinión pública de noviembre que se encargó a Reale Dalla Torre Consultores. Asimismo, habría otra medición en febrero y la evaluación entre los estos dos sondeos serían concluyentes para las candidaturas.

De reojo, la UCR observa los movimientos del referente local del PRO, el diputado nacional Omar de Marchi, quien ya ha adelantado que buscará competir por la gobernación en 2023. El hecho de que dispute las PASO de Cambia Mendoza también podría condicionar la elección del postulante radical, dependiendo de la intención de voto que muestre en las encuestas el exintendente lujanino.

A su vez, el año que viene se implementa en Mendoza la Boleta Única de papel para los comicios. Esta madificación del instrumento electoral termina con el “efecto arrastre” de la boleta partidaria y le da otra relevancia al grado de conocimiento que puedan tener los candidatos. Por esta razón, varios salen a mostrarse en actividades. recorridas y mediante anuncios.

Desdoblamiento peronista

Sin embargo, un factor externo podría modificar adelantar el momento de definiciones y tiene que ver con la posibilidad, cada vez más fuerte, de que algunos intendentes peronistas desdoblen los comicios municipales. La decisión puede ser tomada hasta el 30 de enero de 2023 y si esto sucede, las PASO en los departamentos tendrían lugar el 30 de abril. Es decir que ya en los albores del próximo año habría una campaña electoral en marcha.

La intendenta de Santa Rosa y futura presidenta del Partido Justicialista (PJ) mendocino, Flor Destéfanis, blanqueó esta posibilidad en una entrevista con MDZ el fin de semana pasado. En tanto, todo apunta a que podría suceder lo mismo en San Rafael, Lavalle, Tunuyán y La Paz.

Contrario a lo que sucede en la UCR, en el peronismo local los principales dirigentes esquivan el reflector y nadie se anota en la carrera por ser gobernador. Algunos de los postulantes naturales son los intendentes que no tienen la posibilidad de ser reelectos, como el sanrafaelino Emir Félix, el lavallino Roberto Righi y el tunuyanino Martín Aveiro. Pero ninguno de ellos da el paso adelante y tampoco lo ha hecho la actual presidenta del partido, Anabel Fernández Sagasti.

Algunos “compañeros” intentan posicionar al presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa, como aspirante, pero él mismo se corre de ese lugar. “Es un orgullo que salga mi nombre, pero insisto que en mi cabeza hay otras cosas para pensar porque no me gusta aislarme de lo que pasa y creo que la dirigencia política debe interpretar la situación de los mendocinos para accionar a sus conflictos”, expresó la última semana en conversación con MDZ Radio.

En la filas justicialistas también se especula con que alguno de los hermanos Bermejo vuelva a intentar competir por la gobernación. Adolfo se impuso en las PASO del PJ y enfrentó a Cornejo en 2015, mientras que Alejandro cayó ante Anabel Fernández Sagasti en la interna de 2019.

Pero en el peronismo local será fundamental el año que viene el factor Sergio Massa. Si el ministro de Economía es candidato a presidente en el Frente de Todos, todo el armado local que viene tejiendo desde hace tiempo tendrá un impacto significativo. Gabriela Lizana es su representante directa en la provincia pero el ex titular de la Cámara de Diputados también ha tendido puentes con el diputado sancarlino Jorge Difonso, aliado de Cambia Mendoza, y el diputado José Luis Ramón, quien integra el Frente de Todos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?