Nuestra agua potable cotiza en la Bolsa

Nuestra agua potable cotiza en la Bolsa

La ecuación tarifaria de H2O de Aysam es aumento en el primer semestre, 45% +10%, y ahora un nuevo incremento del 58% + 10% para la segunda parte del año.

Mario Vadillo

Mario Vadillo

Aysam es un barril sin fondos, sus pésimos administradores cuyo único currículum es la militancia en el comité, hace que año a año y ahora semestre a semestre se queden sin dinero y apliquen más aumento. Este año el déficit operativo de la empresa va a ser de más de 1.800 millones, no obstante que en 6 meses se les aumentó la tarifa en 45% + 10% para inversiones. Ahora en los próximos meses necesitan 58% + 10%. Lo peor es que los aumentos no llevan a mejorar el pésimo servicio que prestan, sino que año a año se pierden millones de litros de agua potable y derraman toneladas de materia cloacal a los cauces de riego y por infiltración a la napa de agua. Si eliminamos la función X2 se elimina el aumento por duplicidad de gastos.

 Aysam potabiliza 820 millones de litros. diarios, el doble de lo que realmente llega a los hogares mendocinos. Gasta el doble (X2) pagando a Irrigación por el agua cruda, gastando el doble (X2) en insumos químicos para potabilizar, el doble (X2) en energía eléctrica para realizar el bombeo y poder luego distribuirla; y el doble (X2) del personal necesario para potabilizar en las plantas, pero también los operarios necesarios para arreglar cada rotura por pérdidas que son centenares por día. Por el estado deficiente de la red de agua y de cloacas de Mendoza de aproximadamente 8 mil kilómetros, de los cuales el 50% está destruido, lo que se traduce en una pérdida diaria del 70% de agua distribuida, 200 litros. diarios,; es decir, un 40% del total potabilizado, lo que equivale al consumo diario de 780.000 usuarios.

El 42% de las cañerías son de PVC con 35 años de antigüedad, el 33% es de asbesto y cemento de 65 años de antigüedad, y el 16% es de hierro con 100 años de antigüedad. Es ínfima la inversión en algunos reemplazos o parches de cañerías para 10 años de administración a cargo de Aysam, que solo van estirando el problema sin darle una solución al problema de fondo.

La desinversión del Gobierno.

En 1998 Obras Sanitarias Mendoza pasa a manos privadas, que luego de tener graves déficits en inversiones pasa a transformarse en Agua y Saneamiento Mendoza (Aysam) S.A.P.E.M en el 2010/2011. Allí por la ley 8270 se crea el plan estratégico de obras y mejoramiento operativo para reordenar el servicio operativo del agua potable y cloacas en Mendoza. El mismo estipulaba hacer uso de un crédito público de 160 millones de dólares, de los cuales solo se utilizaron 30 millones en gastos corrientes con el Gobierno de Francisco Paco Pérez, teniendo en la actualidad solo un 27% ejecutado. Se renovó mediante Ley 8816 en el Presupuesto de la provincia.

Durante 10 años el plan de inversión no se hizo por el incumplimiento del Gobierno de hacer uso del crédito para las inversiones, y tampoco existieron actualizaciones tarifarias en años electorales, dejando que sea el erario público que financiara gastos operativos y no inversiones.

El Partido Verde tiene propuestas

El agua en Mendoza no se negocia. El agua desempeña un papel vital en la salud pública, el crecimiento económico, la sostenibilidad del medio ambiente, y la base del hábitat familiar. Nuestra posición es empezar rápidamente a invertir para revertir el gasto de doble (X2) de costos por las pérdidas de agua, con la inversión adecuada en instrumentos de medición de los caudales entregados para lograr la reducción y eficiencia. Contar con un sistema de “Macromedición” permite al operador de red poder identificar pérdidas, contabilizar las fugas, determinar la existencia de conexiones clandestinas, niveles de demandas, mejorar la distribución entre cuencas, determinar los resultados de un operativo de fugas, etc.

En conjunto con la instalación de medidores para agua  potable en conexiones domiciliarias, “Micromedidores”, que permite pasar del sistema de cuota fija a cuota fija más exceso, cumple con dos objetivos: en primer lugar lograr un uso responsable en  el consumo de agua potable a través de la colocación de micromedidores y esto podría traer aparejado un aumento en  la facturación, ya que aquellos usuarios que excedan el consumo básico asignado deben abonar los metros cúbicos consumidos en exceso.

Estás inversiones bajarían drásticamente el costo de operación, el déficit operativo, mejorar y ampliar el servicio y evitar los reiterados aumentos. Muchas familias no pueden tener agua por falta de tarifa social. La crisis del agua tiene enormes repercusiones para los derechos humanos. Ante el empobrecimiento de las familias mendocinas se debe implementar la tarifa social para evitar que se deje de abonar la factura del servicio de agua. En Mendoza el programa de “Tarifa social” no existe como tal, sino existen los subsidios para jubilados y carenciados, que representan un total de 8879 usuarios del total de 412000, representando solo un 2.23% del total de usuarios que tiene la empresa.

El sistema de subsidios es engorroso, participando en desarrollo social de cada municipio, lo que también hace que el sistema de otorgamiento del mismo sea a criterio discrecional de la autoridad de turno. En el servicio eléctrico son aproximadamente140.000 usuarios alcanzados por tarifa social, teniendo mayor amplitud dentro de los requisitos exigidos para acceder a la misma. Es necesario que exista un sistema uniforme y actualizado, debido a que quienes son vulnerables o hipervulnerables para el servicio eléctrico o de gas, con mayor razón es necesario garantizar el acceso al agua potable de éstos mismos usuarios. La electricidad y gas son reemplazables, pero el agua es necesaria y vital para el desarrollo de la vida, para el mantenimiento de la salud, higiene, cubrir necesidades básicas; ¡es un derecho humano!

Actualmente son más de 60 mil usuarios los que se encuentran sin pagar sus facturas por no tener ingresos, quienes están direccionados a estudios jurídicos agravándose por la suma de honorarios e intereses, llevando a los usuarios a situaciones desesperantes. Casos reales de embargos trabados en los pocos bienes que poseen o en los ingresos que no superan el SMVM, informados a BCRA, a veraz. Ello se tradujo en un superávit de la recaudación casi un 10% más de lo que tenían previsto... y todo esto con una inflación galopante y los ingresos aplastados. Debido a los fuertes aumentos tarifarios, y la falta de ingresos o disminución de los mismos resulta necesario ampliar el espectro de usuarios vulnerables que pudieran quedarse sin agua potable por no poder afrontar el pago total de sus facturas. Si cree el gobierno que va a recaudar más al no tener tarifa social y aumentar las tarifas, se equivoca solo tendrá más deudores y más enojo de los usuarios.

En definitiva, todo esto lleva a que miles de mendocinos no tengan agua, no tengan presión o que reclamen durante meses pérdidas en la vía pública; afrontando las consecuencias de aumentos tarifarios por las inoportunas decisiones políticas de no priorizar las inversiones en la red de agua y cloacas como una política seria de servicios públicos.

* Mario Vadillo, diputado provincial de Mendoza mandato cumplido y presidente del Partido Verde

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?