La minería puede aportar más de USD 20.000 mil millones en inversiones directas

La minería puede aportar más de USD 20.000 mil millones en inversiones directas

Cobre y litio integran estas proyecciones anunciadas desde la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM). El escenario de los minerales estratégicos.

Ángeles Irusta

Ángeles Irusta

En los próximos diez años estiman que la minería puede aportar más de USD 20.000 millones en inversiones directas al país a partir de los proyectos de construcción y ampliación de yacimientos de distintos minerales. Así lo aseveró Franco Mignacco, actual titular de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), al referirse a las inversiones mineras. Según el empresario, “va a repercutir en un estimado de casi USD 10 mil millones de exportaciones, algo que sería bueno para la Argentina considerando el déficit de dólares”.

Las proyecciones a las que hizo mención Mignacco, se sustentan en un combo que incluye a minerales estratégicos como el cobre y el litio, las estrellas del momento en virtud de la transición energética y la electromovilidad, además de oro y plata.

Esto incluye por el lado del cobre, proyectos como Josemaria, Pachón y Los Azules en San Juan, Mara en Catamarca y Taca Taca en Salta, cuya concreción aportaría unos USD 15.000 millones al país. El litio por su parte, sector del cual es procedente Mignacco como presidente de minera Exar, incluye tres proyectos que se desarrollan en el NOA, dos en producción y uno en construcción, además de siete en factibilidad avanzada que en los próximos cinco años, contribuirían a una oportunidad de inversión por más de USD 4.500 millones.

En tanto que en el sur y por el lado de la Patagonia, con el desarrollo de proyectos de oro y plata, la expectativa se centra en la concreción del proyecto Navidad, de resolverse la zonificación minera que necesita Chubut para la extracción a gran escala. De ser así, se sumaría una inversión por otros USD 1.500 millones.

Causas de una oportunidad

Las proyecciones en inversión que emanan desde la CAEM, encuentran su corolario en un presente de la industria minera en el que inciden dos factores: por un lado el empuje en el precio de los commodities por la inflación a nivel mundial post pandemia, generado a partir de las grandes emisiones por parte de los bancos centrales para sostener la caída del PBI de cada uno de los países y por otra parte, los cambios en la matriz energética a partir de la modificación del paradigma en la electrificación del transporte y de las energías limpias de la mano del cobre y el litio.

Este contexto hizo que los gobiernos y empresas mineras comenzaran a mover sus fichas en pro de estar a tono con la demanda cada vez más acelerada de estos minerales estratégicos. Un caso concreto es el del proyecto cuprífero Josemaría, con la intención de iniciar su producción en cuatro años y “primerear” en cuanto a la producción del mineral con mayor demanda para proyectos de energías renovables debido a su alta conductividad eléctrica y térmica, entre otras características. “Nuestro proyecto Josemaría, un yacimiento de pórfido de cobre, oro y plata de clase mundial ubicado en el norte de San Juan, responde al entendimiento anticipado de esta coyuntura mundial. Josemaría comenzaría su producción a finales de 2025 aproximadamente y en este sentido, constituye una desafiante oportunidad que lo convierte en atractivo foco de atención para inversores”, señaló a MDZ Alfredo Vitaller, gerente General de Josemaria Resources, subsidiaria de Lundin, firma que opera el yacimiento cuprífero.

Según datos de Vitaller y a partir de estimaciones de Teck Resources Limited (compañía canadiense de recursos diversificados dedicada a la producción de cobre, zinc y carbón), la producción actual de cobre a nivel mundial es de aproximadamente 20 millones de toneladas, sin embargo la demanda actual se ubica en los 25 millones y se estima que para 2030 esa demanda llegará a 30 millones de toneladas. Si a esto se le suma que tres de los principales países productores de cobre como Perú, Chile y la República Democrática del Congo, experimentan cambios políticos complejos que podrían poner en cuestionamiento futuras inversiones mineras, el panorama se vuelve doblemente atractivo para la Argentina.

Josemaría, en el norte de San Juan, es uno de los proyectos más importantes.

Con una mirada más local, Mario Hernández –titular de la Cámara Minera de San Juan-, si bien reconoce a estas condiciones geopolíticas como una oportunidad para el país, destaca que las provincias productoras de minerales han comenzado a generar sus propios marcos de confianza. “Son las que tienen el recurso y por tanto las más interesadas en que los proyectos puedan desarrollarse en sus localidades por el derrame económico que generan”. A lo que sumó: “Lo que creo tenemos que hacer es solucionar los problemas internos de tributación y estabilidad económica de la Argentina para que la inversión no tenga nada que ver con si hay problemas afuera o no, sino porque hay razones más genuinas para invertir o producir”, dijo el referente minero.

En este sentido el reclamo constante del sector es un contexto de reglas claras y un marco jurídico afín a la inversión. Esto abarca que se garantice un libre acceso al mercado único libre de cambio y revisar las retenciones. También que los procesos de devolución del IVA a la exploración, la construcción y exportación se den en tiempos prudentes.

Con respecto al litio y según datos de Mignacco, la Argentina ocupa hoy el cuarto lugar a nivel de producción mundial, detrás de China, Chile y Australia, el principal productor. “Tenemos una gran posibilidad de ocupar los primeros lugares si entran en producción los proyectos que tenemos en cartera, ya que podríamos estar produciendo más de 130 mil toneladas de litio de acá al 2025, esto nos posicionaría entre los primeros productores a nivel mundial. Igual el país ha hecho gran trabajo en cuanto a cuantificar reservas de litio, por eso hoy la Argentina es el segundo país en el mundo con mayores reservas probadas y medidas”, cerró Mignacco.

En cifras

  • 31.500 toneladas de carbonato de litio fueron exportadas desde Argentina en 2020.
  • 15 mil dólares es el precio medio actual de la tonelada de carbonato de litio.
  • 4,6 dólares cotiza actualmente la libra de cobre.
  • 6 veces más de cobre que un vehículo convencional es el que utilizan los autos eléctricos.
  • 3 provincias concentran el potencial cuprífero del país y son San Juan, Salta y Catamarca.
  • 2 proyectos producen litio para exportación en el país y se ubican en Salta y Jujuy.
  • 1 kilómetro y medio de cable de cobre utiliza en su interior un vehículo eléctrico.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?