Números que hablan: en julio se registraron 24 muertes y 1169 positivos

Números que hablan: en julio se registraron 24 muertes y 1169 positivos

El último día de junio la provincia tenía 162 casos positivos, 10 fallecidos y sólo 12 casos sin nexo definido. Sin embargo, las cifras crecieron de forma exponencial este mes. Desde el gobierno anticiparon que los casos aumentarán.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

Aunque aún no se pude determinar si acabamos de pasar el peor mes de la pandemia, no hay dudas de que julio ha sido un punto bisagra en la provincia de Mendoza. De 162 casos positivos registrados hasta el último día de junio, se pasó a un total de 1331. Mientras que de 10 fallecidos registrados hasta el 30 de junio, la cifra se elevó a 34 muertos el 31 de julio.

Esto quiere decir que solamente en julio se registraron 1169 casos positivos y 24 víctimas fatales producto del Covid-19. Incluso, se disparó considerablemente el número de casos que se encuentran bajo investigación epidemiológica, es decir sin nexo confirmado. El último día de junio eran solo 12 los casos sin nexo, mientras que en la actualidad supera los 200.

A pesar de este incremento exponencial, aún es prematuro hablar de pico de casos. Tal es así que desde el gobierno provincial anticiparon que los casos pueden sostenerse e incluso aumentar en los próximos días. Lo que nadie puede predecir es en qué momento la curva dejará de crecer, se estancará y pasará a registrar números descendentes.

Pero sin lugar a dudas julio ha marcado un cambio de estrategia en la provincia. La etapa de contención de la pandemia quedó atrás y se trabaja en la mitigación de un virus que ya circula localmente. Por ese motivo se tomaron medidas como suspender las reuniones de amigos y se limitó solo a los domingos la posibilidad de realizar reuniones familiares.

Pese a ello, el gobierno de Rodolfo Suarez apostó a mantener la provincia en etapa de distanciamiento social y apeló a la responsabilidad de los ciudadanos bajo la premisa de "aislamiento voluntario". El objetivo fue lograr un equilibrio entre el control sanitario y la flexibilización de las actividades económicas. 

"Cuando el sistema no responda habrá que tomar medidas acerca de las libertades individuales de las personas y el funcionamiento de la economía. Eso es lo que estamos analizando día a día con la incertidumbre de no saber cuándo va a ser el pico", manifestó Suarez esta semana

Según expresó el presidente Alberto Fernández este viernes, el caso de Mendoza sirve para observar cómo se disparan los contagios en la etapa de distanciamiento social.

Lo que queda por delante dependerá de la evolución de la pandemia y lo que suceda con las dos variables que preocupan al gobierno provincial: el índice de letalidad y la capacidad de atención en los hospitales. La ministra Ana María Nadal aseguró se puede dar un aumento de casos positivos en los próximos días pero que dentro de los parámetros esperados y manejables. Sin embargo, la provincia entra en un agosto crucial en el que el gobierno deberá afinar el lápiz para tomar decisiones en el momento oportuno. Pero también un mes en que será fundamental el rol de la ciudadanía.

 "Hay un gran sector de la sociedad que es responsable, pero hay otro gran sector que no es responsable, minimizan los síntomas, piensan que es una simple infección, que va a pasar y no se dan cuenta que el gran problema es que esto ataque a los grupos de riesgo", explicó al respecto el jueves la directora de Epidemiología Andrea Falaschi.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?