Lo torturaron en una granja para adictos y se suicidó: un condenado

Lo torturaron en una granja para adictos y se suicidó: un condenado

Tras la elevación a juicio oral, el suicidio de Saulo Rojas se convirtió en la primera condena por muerte dudosa en una comunidad terapéutica.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Ángel "Pipi" Suñez, un exempleado de seguridad del centro San Camilo, del partido bonaerense de Pilar, fue condenado el lunes a tres años de prisión de efectivo cumplimiento por homicidio culposo tras el suicidio de Saulo Rojas, un joven con consumos problemáticos e insulinodependiente, que fue recluido en una habitación precaria a modo de castigo. Además, recibió 10 años de "inhabilitación especial para controlar personas en instituciones públicas y privadas".

Suñez estaba acusado por la muerte en 2013 de Saulo Rojas, un joven mendocino de 23 años y, según el fallo, no será detenido hasta que la sentencia quede firme, según lo definido en el juicio oral que se llevó adelante en el Juzgado en lo Correccional Nº 4 de San Isidro. Si bien permanecerá en libertad, no podrá ausentarse "por más de 24 horas de su domicilio sin conocimiento o autorización" por parte del juzgado, ni "salir del país", y deberá presentarse una vez al mes en la Secretaría de la Fiscalía.

Desde la sanción de la ley de Salud Mental en 2010, esta es la primera vez que un miembro de una comunidad terapéutica llega a juicio oral por el suicidio de un paciente. Miriam Lourdes Lucero, madre de Saulo, dijo que "se hizo un poco de justicia", y añadió que está "conforme porque se aceptó lo que se había pedido".

"Después de haber escuchado los testimonios, se dejó claro lo que pasaba ahí adentro", manifestó, y apuntó que "el lugar funcionó durante 20 años y quedó claro que algo falló en el sistema, no puede ser que nadie se haya enterado" de lo que sucedía en San Camilo.

Ángel "Pipi" Suñez.

Durante la audiencia, Lucero declaró que el 14 de julio de 2013 la llamaron desde la Fundación para "decirle que su hijo había tenido un infarto" y "que lo habían encontrado en su habitación". En tanto, Suñez indicó que lo ocurrido fue una "terrible tragedia en la negligencia de no haber retirado el cinturón y los cordones", según consta en el fallo.

Por su parte, el testimonio del periodista Pablo Galfré, fue clave. El hombre entrevistó a 50 personas que estuvieron alojadas en San Camilo y una chica le habló del caso de Saulo y de la muerte de Felipe que, según a la conclusión que arribó, "murió por un golpe" tan solo once días antes que el joven mendocino.

Finalmente, resaltó que todos los entrevistados "hablaban de engomados" y sobre medicación, una pastilla que los dejaba sin movimiento", además de "golpes" y señaló a Suñez como el encargado de seguridad el día de la muerte de Saulo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?