La Justicia absolvió a la mujer que descuartizó a su pareja

La Justicia absolvió a la mujer que descuartizó a su pareja

El tribunal consideró que en la relación mediaba violencia de género. Tras el fallo, la mujer difundió una carta y contó las atrocidades a las que fue sometida.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La mujer que había llegado a juicio oral por haber asesinado a su pareja, cuyo cadáver fue hallado descuartizado en una casa de la ciudad bonaerense de Colón en 2019, fue absuelta el lunes por un tribunal oral en Pergamino, que consideró que la imputada "se defendió" de los ataques constantes de violencia de género de los que era víctima. Tras el fallo, la mujer escribió una carta y relató las atrocidades a las que era sometida.

"No es cierto que haya contado con otra salida, este hecho sucedió en un contexto de legítima defensa", consideraron los integrantes del Tribunal Oral Criminal (TOC) 1 de Pergamino, al absolver a Mafalda Beatriz Secreto (65). La mujer fue sometida a juicio oral por el homicidio de José Luis Arenas (60), perpetrado el 1 de junio de 2019 en una vivienda ubicada en la calle 11 entre 50 y 51, de Colón.

En la sentencia, que fue dada a conocer el lunes y que coincidió con lo solicitado por la abogada Raquel Hermida Leyenda, la misma defensora que posee Nahir Galarza, los magistrados hicieron referencia directa a la situación de violencia que sufría la mujer. En concreto, destacaron que Arenas "controlaba y disponía de la vida de Secreto", la cual "se encontraba bloqueada directa e indirectamente".

“El cúmulo de pruebas da cuenta de que Secreto, a lo largo de su relación con Arenas, intentó en todo momento de satisfacerlo en sus requerimientos y recibió como respuesta un maltrato constante”, describió el TOC 1 de Pergamino, presidido por el juez Guillermo Mario Burrone e integrado por Gladys Hamué y Alejandro Salguero. Al respecto, el tribunal añadió que “Secreto padecía violencias de todo tipo, de manera reiterada, constante y en aumento” y que se encontraba en “una clara posición de inferioridad física y psíquica respecto de su agresor”.

En ese contexto, los magistrados redefinieron la necesidad de la acción defensiva e instaron a “buscar otro tipo de resolución” a la propuesta del fiscal Ignacio Uthurry, quien en sus alegatos solicitó que Secreto sea condenada a 18 años de prisión por "homicidio agravado por la relación de pareja en estado de emoción violenta".

El relato de la acusada

Al escuchar el veredicto absolutorio, Mafalda rompió en llanto y, una vez concluida la audiencia, expresó: "Le doy gracias a los jueces que me escucharon. Gracias a la justicia que me escuchó. Porque le pusieron atención a la perspectiva de género. Es terrible lo que sufrimos las personas abusadas".

“Me utilizó de mil maneras. Drogadicción, prostitución. Si yo hubiese estado en mi sano juicio, jamás lo hubiese hecho. En mi vida había tocado un arma, nunca le hubiera pegado un tiro a nadie. Siento mucha vergüenza de haber puesto en peligro a mis hijas y mis nietas. Porque las puse en peligro al ponerme en pareja con José”, agregó con lágrimas en sus ojos Mafalda.

Tras el fallo, Secreto escribió una carta en la que acusó a Arena de ser un narcotraficantes y afirmó que estudios jurídicos y escribanías lo protegían. "No soy libre", dijo.

"Mi ex pareja tenía muchos contactos por su actividad de narcotraficante. Me amenazaba con delincuentes y hasta con el mismo Ministerio Público. Importantes estudios jurídicos y escribanías lo protegían. Hoy siguen en riesgo mi familia y los testigos que declararon. Espero sepan comprender mi situación de vulnerabilidad que puede extenderse más allá de Casación", agregó.

El caso

El cuerpo de Arenas fue encontrado el 1 de junio de 2019 en una vivienda ubicada en la calle 11 entre 50 y 51, de Colón, localidad ubicada a 50 kilómetros de Pergamino. Según la pesquisa, esa mañana Secreto fue a la casa de su hermano para decirle que había asesinado a su pareja y que necesitaba ayuda para deshacerse del cadáver. Horas después, el hombre se presentó en la comisaría local para informar el homicidio a la Policía.

Ante esta situación, los efectivos concurrieron a la vivienda de la hermana del denunciante y encontraron a la mujer, quien reconoció el hecho. En tanto, los peritos hallaron el cadáver de Arenas en un galpón ubicado en el fondo del terreno, tapado con la lona de una pileta.

El cuerpo estaba boca abajo y descuartizado, ya que le faltaban los miembros inferiores a la altura de la rodilla, y el brazo derecho desde el codo, y además presentaba un balazo en el maxilar derecho que, según la autopsia, fue lo que le provocó la muerte.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?