"Chano", el homicida que escondía droga en la cárcel

"Chano", el homicida que escondía droga en la cárcel

Luciano Robledo fue condenado a la pena máxima por el crimen de un jugador de fútbol. Este mes recibió otra sentencia, esta vez, por tener droga dentro del penal donde permanece alojado.

Gabriela Guilló

Gabriela Guilló

La historia delictiva de Luciano "Chano" Miyicay Robledo parece no terminar ni siquiera dentro de la cárcel. El joven mendocino de 28 años fue condenado a la pena máxima por un homicidio en 2019 y ahora la Justicia lo encontró culpable de tener droga dentro del penal y recibió una nueva condena.

Chano fue detenido en mayo del 2018 tras una ardua investigación en la que lo tenía como uno de los sospechosos del crimen del futbolista Joel González, ocurrido en diciembre del 2017 en la Triple Frontera mendocina.

El joven fue señalado por los pesquisas como miembro de la banda de su tío, Ramón Sosa, conocida como La Banda del Pebete.

Al parecer, el crimen de González fue por una venganza. Horas antes de que fuera asesinado, Vicente Miyicay, el hermano de Chano, fue ejecutado en  el barrio Huarpes III. Creen que el responsable del homicidio fue un hermano de González, por lo que la venganza no tardó en llegar.

"Mató a tu hermano, ahora vos matale el hermano a él", se escuchó decir a uno de los hombres de la Banda del Pebete, mientras el futbolista era asesinado.

Cinco hombres interceptaron a González  en una de las manzanas del barrio Soberanía de Maipú, lo rodearon, y le dispararon a quemarropa. El joven de 17 años murió en el acto.

"Mató a tu hermano, ahora vos matale el hermano a él", se escuchó decir a uno de los hombres de la Banda del Pebete, mientras el futbolista era asesinado.

La investigación del crimen avanzó rápidamente. Los testigos señalaron a varios miembros de la Banda del Pebete como los responsable. Entre ellos estaban Chano y su hermano Lautaro.

Finalmente, con varias pruebas en su contra, los hermanos Miyicay, Denis Bustos, Franco Quispe y Jonathan Méndez fueron condenados a perpetua.

Si bien las cosas parecían no poder empeorar para Chano, en febrero de 2021, personal penitenciario encontró en su celda del complejo San Felipe siete trozos de marihuana compactada en forma de cubos.

En total se trataba de 265 gramos que estaban en su poder, por lo que la causa de inmediato quedó en manos de la Justicia Federal. Si bien en un principio el joven fue acusado de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, su defensa llegó a un acuerdo con la fiscalía y tras reconocer los cargos, fue acusado por tenencia simple de estupefacientes.

El tribunal Oral Federal Nº 1 lo condenó a 3 años y diez meses de prisión y la Justicia declaró su reincidencia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?