El increíble modus operandi que usó Generación Zoe para estafar a mendocinos

El increíble modus operandi que usó Generación Zoe para estafar a mendocinos

Manipulación psicológica, ofertas de tiempo limitado, ganancias exponenciales y atención personalizada eran algunos de los condimentos que permitieron que casi 1.500 mendocinos ingresaran a la empresa. Algunos líderes locales ya fueron denunciados, pero también tienen un pasado: ganancias deportivas

Ángeles Balderrama

Ángeles Balderrama

angeles.balderrama@hotmail.com

Desde hace algunos meses, Generación Zoe comenzó a estar en boca de una gran cantidad de mendocinos y mendocinas por las increíbles ventajas que daba a aquellos que buscaban ahorrar. Sin embargo, todo lo que se "pintaba color de rosas" comenzó a desmoronarse y la estafa salió a la luz. Ahora, a las miles de denuncias a nivel mundial y nacional, se suman las provinciales. ¿Cómo era el modus operandi qué la empresa utilizó para captar a más de mil quinientos mendocinos?

Generación Zoe es una empresa nacida hace cinco años en Córdoba, Argentina que prometía grandes beneficios a quienes invertían dinero en ella. En sí, se presentaba como una "comunidad educativa y creadora de recursos para el desarrollo personal, profesional, financiero y espiritual", dedicada principalmente al coaching y el liderazgo.

Uno de los mensajes que promocionaban a través de las redes sociales.

Para esto, convencían a los y las ahorristas a que "movieran su dinero": es decir, en vez de tener ahorros en plazos fijos, cuyos porcentajes de ganancia eran "devorados" por la constante inflación, la gente tenía la posibilidad de entrar en un negocio maravilloso, en el cual compraban cursos y paquetes educativos. En este contexto, se invertía como mínimo 2 mil dólares, que no podían ser movilizados por un año y, a cambio de eso, se obtenía una renta mensual del 7,5% en dólares.

Aunque el porcentaje de ganancia era un número totalmente superior al ofrecido por los bancos, la estafa estaba muy bien planificada. Quienes participaron en ella fueron atraidos por amigos, familiares, conocidos o por las redes sociales. Además, al iniciar lo primero que les remarcaban era la regulación por parte de la Inspección General de Justicia y la Comisión Nacional de Valores, y se presentaban como una empresa seria, con decenas de filiales en distintos puntos de Argentina, América Latina y Europa.

Mendocinos en Generación Zoe

"Charlando con una conocida me contó que estaba invirtiendo en un negocio y tenía una rentabilidad importante en dólares. Me hizo ruido al principio porque la ganancia era alta pero pude constatar que todo era real. Decidí ingresar con el dinero mínimo y empecé a asesorarme para saber en qué invertían la plata", dijo una de las mendocinas damnificadas a MDZ.

Y agregó: "Ellos dijeron que era un fondo de inversión y su caballito de batalla era la universidad del trading, o sea, te vendían una franquicia para que estudiaras para ser coach, por ejemplo". Sin embargo, también incentivaban a que colocaran dinero en otras inversiones manejadas por la misma empresa.

Los porcentajes de ganancia que prometía.

Tras ingresar al negocio de Generación Zoe, todo era tal y como lo explicaban. De hecho, durante los primeros meses, la ganancia era efectivamente del 7,5% y, esta situación, generaba que las personas reinvirtieran ese porcentaje obtenido mensualmente. "En Navidad sacaron una promoción que decía que si vos invertías 1500 dólares en un bot, como ellos le llaman, tenías la posibilidad de duplicar el dinero en tres meses".

Pese a las promesas de ganancias, otro de los puntos clave era la manipulación psicológica. Frente a un contexto de incertidumbre en la economía argentina, la empresa cordobesa generaba lo contrario: estabilidad. Así lo remarcaban los líderes de Zoe Mendoza, quienes a través de mensajes y videos mostraban el crecimiento exponencial de los beneficios individuales de aquellos que habían invertido.

"Gracias a todas las personas que vinieron hoy a invertir en el bot al 30%, a seguir creciendo y aumentando nuestro residual! De paso les comparto el bacoffice de una inversora de este grupo el cual empezó con 5000 dólares y en menos de 7 meses tiene casi 100 mil por aportar con esta excelente oportunidad", les escribió uno de los líderes de la oficina local.

La estafa generaba motivación en aquellos que invertían y esta situación aumentaba la cantidad de participantes, los cuales ingresaban gracias a la recomendación de sus familias. "Le conté a mi hermana, a mi prima y a mi amiga y hoy son las personas que también están haciendo la denuncia. Pero hay casos tremendos, algunos vendieron su auto, su casa, pidieron dinero a prestamistas y ahora se tienen que estar escondiendo porque son perseguidos al no poder pagar esa deuda contraida".

En términos generales, son aproximadamente 1500 los mendocinos que cayeron en las mentiras de Generación Zoe, pero solo unos pocos denunciaron. Algunos tienen miedo de lo que puedan hacerles y, pese a que perdieron dinero o propiedades, prefieren mantenerse por fuera de la Justicia. Otras personas, aunque sea difícil de comprender, aguardan la creación de una nueva empresa, Sunrice, bajo la cual "les prometieron que trasladarán sus inversiones" y volverán a trabajar el dinero, tal y como se venía haciendo.

Ganancias deportivas, ¿la prima hermana?

El caso de Ganancias Deportivas cobró repercusión a través de una investigación iniciada por el periodista Nicolás Attias, de MDZ, a quien le llamó la atención la locura de obtener dinero rápido y fácil en el sur mendocino. Fue allí que, desde ese momento, la fiscalía comenzó a indagar y se llegó a la conclusión de que era una estafa.

Pese a que GD y Generación Zoe no comparten un mismo origen, algunos líderes de la primera están ahora involucrados en la segunda estafa piramidal.

"Soy Fernanda, profe de Educación Física, tengo 4 hijos y un matrimonio de hace 20 años. Soy una emprendedora neta en este país y me ha afectado la pandemia tanto como a muchos de ustedes. Por esto mismo quiero compartiles mi experiencia y este nuevo negocio en el que estoy embarcada", explicaba a través de las redes sociales una de las personas involucradas en Ganancias Deportivas.

Esa misma persona, meses más tarde, también figuraba en la lista de "líderes" de Generación Zoe en Mendoza.

Pero no era el único caso. Su hermana, Florencia, también publicaba su participación en ambos negocios digitales. Federico, otro de los líderes de Generación Zoe Mendoza también trabajaba para Ganancias Deportivas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?