Recetas

El mejor helado de vainilla casero: aprende a hacerlo como un experto

Sigue este paso a paso fácil para preparar un delicioso helado de vainilla casero con nuestra receta favorita e imbatible.

Napsix martes, 22 de agosto de 2023 · 22:04 hs
El mejor helado de vainilla casero: aprende a hacerlo como un experto
Agasaja a tus seres queridos con este helado casero y exquisito Foto: Shutterstock

El helado de vainilla casero es una auténtica joya en el mundo de la repostería y el placer culinario. Desde su sencillez hasta su irresistible sabor, este helado clásico encarna la esencia misma de la indulgencia refrescante. Su textura suave y cremosa, combinada con la dulzura y la fragancia reconfortante de la vainilla, crea una experiencia que despierta todos los sentidos y nos transporta a momentos de satisfacción instantánea.

Prepáralo para compartir con amigos o familia ¡les encantará! Fuente: Shutterstock

El proceso de crear helado de vainilla casero es un ritual que fusiona lo simple con lo sublime. Desde la infusión de vainilla hasta la lenta cocción de la base y el cuidadoso batido en la heladera, cada paso contribuye a crear un producto final que trasciende los límites de las heladerías comerciales.

La elección de los ingredientes frescos y de calidad es clave para dar vida a este postre icónico, permitiéndonos saborear la autenticidad en cada bocado. Así que, prepárate para sumergirte en la satisfacción de mezclar, batir y congelar, mientras descubres cómo una mezcla simple puede transformarse en una delicia que alegra los días calurosos y añade un toque de lujo a cualquier ocasión especial. ¡Vamos a la receta!

Sírvelo donde más te guste, de igual forma primará su sabor delicioso. Fuente: Shutterstock

Ingredientes

2 tazas de crema para batir (nata para montar) (500 ml), 1 taza de leche entera (250 ml), 3/4 de taza de azúcar (150 g), 1 vaina de vainilla o 1 cucharadita de extracto de vainilla, 4 yemas de huevo, una pizca de sal.

 

Procedimiento

  1. En una cacerola, combina la crema o nata para batir y la leche. Si estás usando una vaina de vainilla, ráspala con un cuchillo y agrega tanto las semillas como la vaina a la cacerola. Si estás usando extracto de vainilla, resérvalo para más tarde.
  2. Calienta la mezcla a fuego medio hasta que comience a hervir. Luego, retira del fuego, tapa la cacerola y deja que la vainilla infunda la mezcla durante unos 15-20 minutos.
  3. En un tazón aparte, bate las yemas de huevo y el azúcar hasta que la mezcla se vuelva más clara y espesa.
  4. Lentamente, vierte la mezcla de crema caliente en la mezcla de yemas de huevo mientras revuelves constantemente. Esto ayuda a temperar las yemas y evitar que se cocinen demasiado rápido.
  5. Vierte la mezcla de nuevo en la cacerola y cocina a fuego bajo, revolviendo constantemente, hasta que la mezcla se espese ligeramente y cubra la parte posterior de una cuchara. No dejes que hierva para evitar que las yemas se cuajen.
  6. Retira la cacerola del fuego y cuela la mezcla a través de un colador fino para eliminar la vaina de vainilla (si se utilizó) y cualquier posible trozo de huevo cocido.
  7. Si no usaste vaina de vainilla, agrega el extracto de vainilla en este punto.
  8. Coloca la cacerola en un recipiente con agua helada para enfriar la mezcla rápidamente. Revuelve ocasionalmente.
  9. Cubre la mezcla con film transparente directamente sobre la superficie para evitar que se forme una película en la parte superior.
  10. Refrigera la mezcla durante al menos 4 horas o, idealmente, durante la noche. La mezcla debe estar bien fría antes de continuar.
  11. Vierte la mezcla fría en la heladera y sigue las instrucciones del fabricante para batir hasta que el helado alcance una consistencia espesa y suave, aproximadamente de 20 a 25 minutos.
  12. Transfiere el helado a un recipiente hermético y congélalo durante al menos 4 horas para que adquiera su textura ideal.
Querrás comerlo todo a cucharadas apenas lo pruebes ¡tal y como nos sucedió a nosotros! Fuente: Shutterstock

Antes de servir, retira el helado del congelador y déjalo reposar durante unos minutos para que sea más fácil de servir. Sirve el helado de vainilla casero en conos, tazas o junto a tus postres favoritos. Sin dudas, este es un tributo a la simplicidad y al placer atemporal. Con cada cucharada, sentirás la suavidad y la riqueza de la vainilla envolviendo tu paladar.

Ya sea como un regalo para ti mismo en un día caluroso o como el final perfecto para una comida especial, este helado de vainilla casero te brindará una experiencia refrescante y deliciosa que siempre recordarás.¡Y a disfrutar! Recuerda, si tienes dudas o quieres aportar sugerencias de recetas, nos puedes contactar a cocinemosjuntosmdz@gmail.com te contestaremos a la brevedad.

Archivado en