Raffaella Carrá, la única mujer que rechazó a Frank Sinatra cuando este intentó propasarse con ella

Raffaella Carrá, la única mujer que rechazó a Frank Sinatra cuando este intentó propasarse con ella

Raffaella Carrá tan solo amó dos veces en toda su vida.

Napsix

Raffaella Maria Roberta Pelloni, nació en Italia en  1943, conocida por su nombre artístico Raffaella Carrá o La Carrá, fue una cantante, compositora, bailarina, coreógrafa, presentadora de televisión y actriz de nacionalidad italiana.

Corría la década de los 60 y Raffaella Carrá recién comenzaba su carrera artística, fue justo en ese momento que le ofrecieron trabajar en una película con Frank Sinatra. La cantante que no era conocida en ese momento como fue conocida luego aceptó el papel que le ofrecieron, no preguntó sobre su caché ni en qué orden de reparto aparecería su nombre.

En 1965, luego de trasladarse a Hollywood después de haber firmado un contrato con la 20th Century Fox y siguiendo los pasos de sus coterráneas Gina Lollobrigida y Sofía Loren, Carrá  logró un papel en la película “El coronel Von Ryan” junto a Frank Sinatra.

Frank en ese momento le llevaba a Raffaella 28 años y había puesto sus ojos en la joven que por aquel entonces contaba con solo 22 años de edad. Sinatra en ese momento era un hombre considerado como toda una estrella y un símbolo de masculinidad y belleza, que con sus bellos ojos azules atraía a muchas mujeres hacia él.

Apenas Frank conoció a Raffaella puso sus ojos en ella, comenzó a cortejarla y el hombre que nunca había recibido un "no" por respuesta esta vez lo tuvo. Carrá se había dado cuenta que Sinatra la trataba de una manera diferente. Ella comentó en algún momento: "Era amable conmigo, pero no con los demás; y por otro lado, yo no deseaba convertirme en la chica del jefe".

Raffaella Carrá estaba dispuesta a entrar en Hollywood por la puerta grande o no entrar; pero nunca dejarse seducir por alguien que a ella no le interesaba. La cantante sabía que el camino para llegar era difícil, pero estaba dispuesta a hacerlo. Tampoco se dejó seducir por el estilo de vida hollywoodense.

Ante la negativa “La voz” desvió sus intereses hacia otra actriz que por aquel entonces también comenzaba su carrera: Mia Farrow que hasta el momento solo había hecho pequeños papeles secundarios. Fue Farrow quien calmó los deseos sexuales de Frank Sinatra. Años más tarde, Raffaella diría: “No dejo que me manejen”. Lo que se podría decir una mujer adelantada en el tiempo.

La vida le dio una revancha cuando años más tarde conoció a Gianni Boncompagni, autor, director, y productor de sus mayores éxitos musicales, Gianni fue el primer amor real y profundo de Raffaella Carrá. Este hombre con quien la artista compartió más de una década, fue su amor en gran medida. 

Tanto es así que cuando Gianni murió en 2017 Carrá no dudó en recordar que fue él quien en gran medida construyó su carrera y que fue generoso en grado sumo con ella. En declaraciones el día de su funeral dijo: “Me enamoré de un hombre maravilloso. Vi crecer a sus hijas. No quiero hablar de trabajo hoy. Le manifesté en los últimos días mi afecto”.

Luego llegó a su vida Sergio Lapino, corrían los años 80, época en la que la cantante estaba en su esplendor y se dejó sorprender nuevamente por este gran coreógrafo. Volvió a enamorarse trabajando. La incansable Raffaella siempre estuvo acostumbrada a trabajar mucho y Sergio hacía las grandes coreografías y montaba inmensos escenarios para la cantante.

Imagen: La Voz

La pareja supo sortear tabúes y crisis, juntos lograron construir un ambiente de felicidad. Raffaella era 11 años mayor que su compañero, nada importó a pesar de las críticas siguieron adelante. Él montó sus grandes musicales en esos momentos la diva hacía grandes giras y juntos salieron a conquistar América. Argentina fue un podio muy importante para la Carrá, como también lo fue el festival más importante de américa del sur “El Festival de Viña del Mar”.  

Imagen: TN8

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?