Tras los bombardeos, los hospitales de Gaza están al borde del colapso

Tras los bombardeos, los hospitales de Gaza están al borde del colapso

Los cruces fronterizos con Israel, incluyendo el de Kerem Shalom por el cual entra el combustible, permanecen cerrados desde el pasado día martes, antes incluso del inicio de las hostilidades.

Redacción MDZ Online

El Ministerio de Sanidad de la Franja de Gaza informó de que los servicios de salud en el enclave palestino se interrumpirán en 48 horas debido a la falta de electricidad, tras tres días de escalada de violencia con Israel, que mantiene cerrados los cruces fronterizos, bloqueando el ingreso de combustible.

"En 48 horas, los servicios de salud se detendrán, tras la interrupción del funcionamiento de la central eléctrica y el agotamiento del suministro de combustible en los generadores de los hospitales", informó la cartera de Sanidad de la franja.

En caso de que esto se concrete, agravaría aún más la severa crisis humanitaria que enfrenta el enclave palestino, donde 31 personas han muerto y al menos 265 han resultado heridas desde el comienzo el viernes de la actual escalada de violencia entre el Ejército israelí y la Yihad Islámica Palestina (YIP).

Los cruces fronterizos con Israel, incluyendo el de Kerem Shalom por el cual entra el combustible, permanecen cerrados desde el pasado día martes, antes incluso del inicio de las hostilidades.



Tras la interrupción ayer del funcionamiento de la central eléctrica, los más de dos millones de personas que viven hacinadas en Gaza cuentan con tan solo cuatro horas de electricidad al día.

Este domingo, las hostilidades continuaron con incesantes ataques en ambas direcciones, incluyendo múltiples lanzamientos de cohetes desde Gaza hacia las comunidades israelíes cercanas a la frontera y varios bombardeos del Ejército del Estado judio sobre objetivos presuntamente pertenecientes a la Yihad Islámica.

Israel no registra por ahora víctimas mortales y ha contabilizado unos 20 heridos leves, en su mayoría por lastimaduras sufridas cuando corrían a los refugios antiaéreos.

Si bien los intentos de mediación por parte de Egipto continúan, aún no hay indicios certeros de que se avecine un alto el fuego.

En paralelo, tanto el Gobierno israelí como la YIP mantienen una fuerte retórica bélica con amenazas cruzadas.

"El Ejército israelí continúa atacando objetivos y agentes terroristas, y frustrando los escuadrones de lanzamiento de cohetes. Estamos actuando de manera precisa y responsable para minimizar el daño a los civiles. Esta operación continuará todo el tiempo que sea necesario”, dijo hoy el primer ministro israelí en funciones, Yair Lapid.



Desde Gaza, un portavoz de la Yihad Islámica llamó a "destruir con proyectiles los asentamientos del enemigo (Israel) y obligarlos a arrepentirse por el terror que han cometido".

Desde el comienzo de la actual escalada de violencia, la YIP ha lanzado más de 600 cohetes desde Gaza hacia Israel, según estimaciones del Ejército, que dice haber atacado unos 140 objetivos del grupo en la Franja.

El actual repunte de tensión comenzó el viernes con una fuerte ofensiva "preventiva" israelí sobre objetivos de la Yihad en Gaza ante lo que el Ejército describió como una "amenaza inminente" de ataque por parte del grupo como represalia tras el arresto el lunes de uno de sus líderes durante una redada en Cisjordania ocupada.

Israel considera que los vínculos de la YIP con Irán convierten al grupo en un satélite de Teherán, que es visto por el Estado judío como una amenaza existencial.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?