Lo que viene en EE.UU.: impeachment a Biden, postulación de Trump y más

Lo que viene en EE.UU.: impeachment a Biden, postulación de Trump y más

El resultado de estas elecciones legislativas puede cambiar el rumbo de los dos años que le quedan a la administración Biden. El regreso activo de Donald Trump a la carrera presidencial

Miguel Díaz

Los resultados preliminares de las elecciones intermedias de Estados Unidos permiten proyectar un interesante y reñido escenario político de cara al futuro inmediato.

¿Se viene el juicio político a Joe Biden? ¿Es inminente la postulación de Donald Trump a la Casa Blanca? ¿Se baja Biden de la reelección? ¿Qué rol jugará Ron DeSantis en 2024?

A la hora de redactar este artículo, el Partido Republicano se imponía holgadamente en la Cámara de Representantes, sacándole más de 20 bancas de ventaja al Partido Demócrata, que otrora tenía la mayoría en la Cámara Baja.

Como era de esperarse, el Senado está mucho más disputado y prácticamente empatado, con tres bancas todavía por definirse.

Antes de pasar a lo que puede venir, es importante resaltar las múltiples denuncias por “irregularidades” en los comicios (ya que si esto pasa en el país más importante del mundo, queda por preguntarse qué le depara al resto).

Arizona fue otra vez el foco de buena parte de estas “anomalías”, sobre todo en el condado de Maricopa, el cual incluye a Phoenix, la quinta ciudad del país en número de habitantes. En este lugar clave, el 20% de las máquinas de votación dejó de funcionar. Hay que recordar que este condado fue el epicentro de las denuncias por fraude electoral en 2020 por parte del equipo legal de Donald Trump.

Además se registraron falta de boletas en un condado de Georgia y en el condado de Harris en Texas -el tercero más poblado del país-, los votantes se encontraron con puertas cerradas y máquinas sin funcionar en varios centros de votación.

Teniendo como antecedente las elecciones de 2020, a través de su cuenta en Truth Social, Trump denunció rápidamente todas estas irregularidades -que casualmente se dieron en todos los condados donde se esperaba un “batacazo” conservador-: "¿Esto puede ser verdad justo cuando la gran mayoría de los republicanos esperó para votar hoy? ¿Otra vez? ¡¡¡La gente no se quedará callada!!!".

Más allá de eso, de darse los resultados proyectados, es esperable que en la Cámara de Representantes se presente un pedido de juicio político al presidente Biden. Esto ya ha sido adelantado por varios congresistas. Solo falta el “ok” de quien pasaría a liderar la cámara, el representante republicano de California, Kevin McCarthy.

El impeachment tiene pocas probabilidades de que finalmente tenga éxito, ya que los que terminan definiéndolo son los senadores. Los republicanos son conscientes de ello, pero igualmente avanzarían en esta dirección (uno de los motivos podría ser el descontrol migratorio en la frontera sur), ya que supondría un fuerte golpe a la alicaída legitimidad de Biden.

En este nuevo escenario, que se abre a partir de enero de 2023, es esperable que la agenda izquierdista del Partido Demócrata -drogas, aborto e ideología de género- quede encajonada en el congreso. Lo mismo puede suceder en la política exterior, donde varias voces republicanas ya dijeron que no acompañarán el apoyo político, financiero y militar irrestricto al gobierno ucraniano.

Del otro lado de la vereda, ha comenzado la cuenta regresiva para que Donald Trump se postule públicamente a la Casa Blanca para 2024. El líder conservador ha convocado a la prensa para el próximo 15 de noviembre en Mar-a-Lago para dar un “gran anuncio”.

De hecho, a pesar de que no se postuló a ningún cargo legislativo, el líder del movimiento MAGA (siglas en inglés de “Hacer Grande a Estados Unidos de Nuevo'') sigue siendo el gran protagonista de la política estadounidense y de esta elección de medio término. De ahora en más, Trump se mostrará como el indiscutido candidato presidencial del Partido Republicano.

En esta elección también ha resaltado otra figura del Gran Partido Viejo (GOP, por sus siglas en inglés): Ron DeSantis. Con el apoyo de casi el 60% de los votantes de Florida, algunos analistas proyectan al reelecto gobernador como la única figura nacional que podría causarle algún tipo de competencia a Trump. Sin embargo, de acuerdo a una encuesta de agosto de la CPAC, Trump tiene mucha más popularidad que DeSantis dentro del ámbito conservador (70% vs 25%).

Hablando de Florida y yendo al voto hispano, la “marea roja” empujó a la reelección al senador republicano -descendiente de cubanos-, Marco Rubio, y a la representante María Elvira Salazar. Cabe resaltar que esta congresista cubano-americana se postuló por el distrito 27 del sur del “Estado del Sol”, marcando un precedente destacable: es el distrito en el que se cree que votan la mayor cantidad de hispanos de todo Estados Unidos. En otras palabras, los hispanos están abandonando el barco demócrata para subirse al republicano.

En este marco, y de cara a lo que viene, en el GOP las cosas parecen estar más que claras: Trump será el líder de la “ola roja”. El dirigente de 76 años buscará canalizar el descontento generalizado con la actual Administración, poniendo foco en priorizar la economía nacional -bajo el lema “Estados Unidos Primero”-, defender los valores conservadores -como el derecho a la vida y el rol irremplazable de los padres en la crianza de sus hijos- y reforzar la seguridad nacional -poniendo un “stop” al descontrol migratorio en la frontera sur-.

El interrogante es qué pasará del otro lado: ¿Se bajará Biden de la reelección? Si es así, ¿quién lo reemplazará? Es sabido que la vicepresidente Kamala Harris -que tiene una agenda mucho más extremista- quiere postularse, pero los números de los sondeos muestran que tiene aún menos popularidad que el propio mandatario demócrata. Entonces, ¿recurrirán a un outsider? Todas estas preguntas demuestran el desconcierto de un partido que evidentemente ha perdido su rumbo, o peor aún, se viene inclinando cada vez más hacia la izquierda radical.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?