Por qué las hachas no eran las armas más preciadas de los vikingos

Por qué las hachas no eran las armas más preciadas de los vikingos

Los guerreros vikingos tenían siempre un arma a su alcance, y generalmente era su hacha. Pero esta no era la más preciada por un motivo muy particular.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Si pensamos en guerreros vikingos, casi indefectiblemente los imaginamos utilizando un hacha. Esta arma pasó a la historia como un instrumento inseparable de este pueblo que supo generar terror en Europa durante buena parte del Medioevo.

Pero, a pesar de que era el instrumento más elegido durante las temidas invasiones, no era el arma más preciada, por un motivo bastante curioso.

El variopinto arsenal vikingo

No hay vuelta que darle: el arma más común entre los vikingos era el hacha. Casi todos los integrantes de este pueblo tenían una, y en la batalla su largo mango les daba una ventaja táctica importante. El filo era, además de muy peligroso, un símbolo de estatus, ya que dependiendo de la riqueza del dueño del hacha podía llegar a medir 45 centímetros.

Los vikingos no se separaban de sus hachas. Foto: Wikipedia.

El arco y la flecha también formaban parte de las herramientas bélicas vikingas. Originalmente eran utilizados para cazar, pero con el paso de los años descubrieron la indudable ventaja que daban en el campo de batalla. Los arqueros vikingos podían lanzar hasta 12 flechas por minuto, lo que permitía generar bajas antes de que comenzara el combate cuerpo a cuerpo. Las flechas eran tan robustas que podían penetrar en los escudos enemigos.

Los cuchillos eran omnipresentes en el pueblo vikingo. Hasta los esclavos llevaban uno. Pero las personas más pudientes se distinguían por utilizar el sax, una daga más grande que un cuchillo normal, que era común en los pueblos de origen germánico. La usaban para tareas comunes, pero también para defenderse de ser necesario.

Una de las armas menos conocidas de los vikingos eran las lanzas. Llegaban a medir hasta 3 metros, y las utilizaban arrojándolas o para apuñalar a sus rivales. No tenían un sólo diseño, ya que cada uso requería una forma específica para que cumpliaeran su objetivo de la mejor manera.

A pesar de todo lo que tenían a su disposición, era clara cuál era el arma predilecta de los vikingos: la espada. Sólo las personas más adineradas o importantes accedían a las espadas, ya que eran el arma más cara. La curiosa razón para esto era que el hierro era extremadamente caro en esa zona. Las espadas vikingas tenían doble filo, y medían alrededor de 88 centímetros.

La serie Vikingos muestra a Ragnar con el arma favorita de este pueblo.

Los vikingos llevaban sus espadas envainadas sobre su hombro, explica el sitio History.com, de tal manera que pudieran agarrarla rápidamente con la mano derecha. Además tenían muchas decoraciones, algo que sumaba a su valor.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?