Las claves de por qué Trump "sugiere" postergar las elecciones

Las claves de por qué Trump "sugiere" postergar las elecciones

La caída en las encuestas y el impacto sanitario y económico por la pandemia empujaron al presidente de Estados Unidos a analizar el retraso de los comicios del 3 de noviembre. El mandatario alertó que podría haber fraude, sin embargo para suspender la votación necesitaría el aval del Congreso.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Debilitado por la crisis sanitaria y económica que produjo el Covid-19, más las encuestas cada vez más adversas, Donald Trump deslizó la posibilidad de retrasar loes comicios presidenciales del 3 de noviembre. El mandatario argumentó el riesgo de la pandemia y que una gran participación en la votación se concrete por correo podría derivar en un fraude.

"Con el voto universal por correo (no el voto en ausencia, que es bueno), 2020 será la elección más IMPRECISA y FRAUDULENTA de la historia. Será una gran vergüenza para Estados Unidos. ¿Retrasemos las elecciones hasta que la gente pueda votar con seguridad y apropiadamente?", planteó Trump en Twitter.

Sus dichos sorprendieron a un país que nunca postergó unas elecciones nacionales. Pero si habían quedado dudas, más tarde en una conferencia de prensa por la pandemia ratificó su idea.

"Es sentido común. Lo que va a pasar en tres meses es que no vamos a saber dónde están las boletas y, entonces, ¿qué?", aseguró el mandatario, además de reconocer que no quiere esperar "semanas, meses y hasta años" para conocer los resultados de las elecciones de noviembre. 

El voto por correo, no

Una vez más, el jefe de Estado trazó una diferencia entre el voto por correo y el voto en ausencia. Trump considera a este último mucho más seguro, ya que él lo usó en marzo durante las primarias de Florida, pese a que lo expertos aseguran que en la práctica el funcionamiento es prácticamente igual y se realiza con las mismas garantías.



En tanto que el voto por correo, que varios estados están ampliando por la pandemia, para el presidente de Estados Unidos es fraudulento, algo que ya fue negado por expertos independientes y que responsables electorales de varios estados, incluidos republicanos, afirmaron que funciona correctamente y sin problemas de fraude.

El voto por correo que Trump critica es el sistema, adoptado por 7 estados, en el que las autoridades envían de manera generalizada las boletas por correo para que los votantes tengan la posibilidad de devolverlas por vía postal o depositarlas en las urnas el día de los comicios.

La decisión no es suya

Más allá de los argumentos utilizados, Trump no tiene el poder de retrasar las elecciones por su sola decisión. Para poder hacerlo debería contar con el apoyo del Congreso, él único con poder de modificar la ley federal de 1845 que establece el primer martes, después del primer lunes de noviembre, como el día para celebrar la jornada de comicios legislativos, que corren en paralelo al proceso de elección del presidente cada cuatro años.

Esto no será fácil para Trump, ya que la oposición demócrata controla la cámara baja del Congreso y sería necesario, por tanto, que esa bancada al menos se quebrara, lo que hoy no parece probable.

"Seamos claros: Trump no tiene la capacidad de retrasar las elecciones. Nuestras elecciones están consagradas en la Constitución. La Constitución también dice que si la fecha de las elecciones cambia, deberá hacerlo el Congreso", reaccionó en Twitter Jerry Nadler, presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes.

A la par que se acumulaban los rechazos de la oposición, analistas políticos destacaron que Trump publicó su tuit solo 15 minutos después de que el Departamento de Comercio anunciara que el PBI se desplomó en un 32,9% interanual -y un 9,5% en relación al trimestre pasado-, lo que supone un descalabro histórico provocado por las medidas preventivas para frenar la pandemia.

Habría que retrotraerse a la Gran Depresión o a los primeros años posteriores a la Segunda Guerra Mundial para poder encontrar un precedente comparable.

Hace unos meses, cuando las cifras económicas en caída libre comenzaron a preocupar al país, Trump y muchos gobernadores y alcaldes republicanos acusaron a la oposición de querer boicotear la economía e impulsar una rápida reapertura y fin de las cuarentenas.

Sin embargo, esta decisión terminó desatando un brote nacional de coronavirus peor que el experimentado en marzo y abril en Nueva York, y hoy el país registra más de 150.000 muertos y más de 4,4 infectados, las peores cifras del mundo por lejos.

Trump se derrumbó en las últimas semanas en las encuestas. Los números son especialmente malos en estados clave que ganó en las elecciones de 2016, como Michigan, Pensilvania o Florida, este último uno de los nuevos focos del virus en ese país.

Según la media de encuestas elaborada por RealClearPolitics, Joe Biden tiene una ventaja de más de 8 puntos porcentuales y es favorito en estados que el republicano no puede perder si quiere ser reelegido, como Wisconsin, Florida o Carolina del Norte.

En abril, el exvicepresidente y candidato opositor Biden había augurado que Trump intentaría justificar un retraso en las elecciones, algo que no es solo complicado legislativamente, sino que logísticamente obligaría a modificar el proceso por el cual se eligen los miembros del colegio electoral que determinan la elección del nuevo presidente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?