Polémica en Alemania por una subasta de los manuscritos de Hitler

Polémica en Alemania por una subasta de los manuscritos de Hitler

Varios discursos escritos por el dictador nazi Adolf Hitler, así como ediciones de su libro "Mein Kampf" y otros textos con su dedicatoria, fueron vendidos hoy en la casa de subastas alemana Hermann Historica por 190.000 euros, lo cual fue criticado por asociaciones judías.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Varios discursos escritos por el dictador nazi Adolf Hitler, así como ediciones de su libro "Mein Kampf" y otros textos con su dedicatoria, fueron vendidos hoy en la casa de subastas alemana Hermann Historica por 190.000 euros (unos 225.000 dólares), lo cual fue severamente criticado por la Asociación de Judíos Europeos, en momentos en que Alemania "vive un auge del antisemitismo".

Entre los manuscritos más solicitados se encuentran nueve páginas del discurso del dictador a los futuros funcionarios de la Wehrmacht el 18 de enero de 1939, que se vendió por 34.000 euros. También se subastaron otros seis discursos y manuscritos por entre 12.500 y 32.000 euros.

Además se vendieron varias ediciones de la obra "Mein Kampf" que se encontraban en la biblioteca personal de Hitler o tenían dedicatorias del dictador nazi, por las cuales se abonaron valores entre entre 4.200 y 11.000 euros.

Entre otras cosas, se subastaron efectos personales del líder alemán, como cubiertos y vajillas, por entre 900 y 4.200 euros (1.065 y 5.000 dólares), medallas y condecoraciones de otros altos funcionarios del régimen nazi, entre ellos, de Heinrich Himmler o Hermann Goring.

Sin embargo, el presidente de la Asociación Judía Europea (EJA), el rabino Menachem Margolin, condenó enérgicamente la subasta de estas "detestables series" de souvenirs nazis en un momento en que Alemania está experimentando un aumento del antisemitismo.

La subasta ″desafía la lógica, la decencia y la humanidad" y contribuye a legitimar ″una cultura de entusiastas hacia Hitler″, advirtió el rabino en un mensaje antes de la compulsa, apelando contra la participación en la misma.

La casa de remates Hermann Historica también fue criticada el año pasado por una subasta en la que varios artículos fueron comprados por el empresario libanés Abdallah Chatila, quien luego los donó a Yad Vashem, una entidad que lucha par mantener la memoria sobre el horror del Holocausto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?