Nueva polémica: Bolsonaro no quiere saber nada con la vacuna china

Nueva polémica: Bolsonaro no quiere saber nada con la vacuna china

El presidente de Brasil desautorizó hoy a su ministro de Salud, el general Eduardo Pazuello, y negó la adquisición de la vacuna Coronavac que el laboratorio chino Sinovac desarrolla en el Instituto Butantan de Sao Paulo

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Perdiendo cualquier rasgo de moderación que se le atribuía en los últimos meses, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desautorizó hoy a su ministro de Salud, el general Eduardo Pazuello, y negó la adquisición de la vacuna Coronavac que el laboratorio chino Sinovac desarrolla en el Instituto Butantan de Sao Paulo.

"El presidente soy yo, está cancelada la compra de vacunas chinas", dijo enfáticamente un Bolsonaro visiblemente ofuscado por la decisión de Pazuello (que fue diagnosticado con covid-19) de incorporar la Coronavac en el plan nacional de vacunación.

Así, el mandatario brasileño intentó apaciguar los reclamos virtuales de algunos seguidores de la ultraderecha que reclamaban cancelar todo lo vinculado a China y reivindicar al presidente estadounidense Donald Trump en sus conflictos con el gigante asiático. "Todo será aclarado hoy, no compraremos vacunas chinas. Brasil no será cobaya", afirmó Bolsonaro en Facebook.

Incluso en un comentario utilizó la palabra "traición" supuestamente en referencia al militar, quien asumió luego de la renuncia de dos médicos como titulares del Ministerio de Salud, Luiz Mandetta y Nelson Teich.

Posteriormente, durante un acto en la ciudad paulista de Campinas, Bolsonaro señaló que "sin comprobación no se compra nada, no es lo mismo que la hidroxicloroquina", al explicar que una vacuna es más peligrosa que el remedio para la malaria que él promociona como tratamiento del coronavirus.

La decisión de Bolsonaro abre un nuevo frente de potencial conflicto con China, luego de que recibiera ayer al asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien, quien hizo campaña para que Brasil no adquiera la tecnología 5G de la empresa china Huawei. A cambio, Bolsonaro dijo públicamente que iría a la investidura de Trump, confiando en su reelección en los comicios del 3 de noviembre en Estados Unidos.

Aunque el foco de atención está puesto en el vínculo del gobierno brasileño con China, lo cierto es que detrás de la decisión de Bolsonaro hay un fuerte componente local. El mandatario ultraderechista mantiene un enfrentamiento con Joao Doria, gobernador paulista ultraliberal y su exaliado electoral en 2018, que abrió una oficina de negocios en la ciudad china de Shanghai y cerró el acuerdo con el laboratorio privado chino Sinovac. A su vez, ambos se preparan para afrontar los comicios municipales de Sao Paulo el 15 de noviembre.

En enero pasado, Pazuello y los gobernadores acordaron comenzar a vacunar contra el coronavirus apenas comenzara a estar disponibles las dosis. Primero se sumó un convenio con el laboratorio AstraZeneca, para luego ir avanzando con otras empresas que están desarrollando sus propios prototipos.

Respecto a la vacuna Coronavac, el protocolo de adquisición de la vacuna había sido firmado el 19 de octubre por Pazuello, publicó la agencia de noticias Télam.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?