El terrible cataclismo que sacudió a los antiguos mayas en El Salvador

El terrible cataclismo que sacudió a los antiguos mayas en El Salvador

Se trata de la erupción del volcán Ilopango, que según los científicos fue 50 veces más violenta que la del monte Saint Helens, en 1980, que se cobró decenas de vidas en Estados Unidos.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Un equipo internacional de científicos descubrió que hace 1.590 años la antigua civilización maya se vio parcialmente afectada por una catastrófica supererupción del volcán Ilopango, en El Salvador, que acabó con toda forma de vida en un radio de 40 kilómetros. Así lo indican los resultados del estudio publicado en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences

Anteriormente ya se sabía que en esa región tuvo lugar una gran erupción volcánica que creó la formación rocosa conocida como Tierra Blanca Joven; no obstante, los datos exactos sobre esta catástrofe no se conocían hasta ahora. La nueva investigación, liderada por la científica Victoria C. Smith, de la Universidad de Oxford (Inglaterra), logró establecer la fecha y la naturaleza del fenómeno. 

Para hacerlo, su equipo analizó un testigo o muestra de hielo recuperado de Groenlandia y llevó a cabo mediciones de radiocarbono de un árbol carbonizado encontrado entre los depósitos de ceniza de la Tierra Blanca Joven. Así, pudieron fechar —con un margen de error de dos años— que la erupción masiva ocurrió en 431 d.C. 

Utilizando un modelo de dispersión de tefra de última generación, los investigadores determinaron que la columna eruptiva se elevó a 45 kilómetros de altura y que la ceniza de Ilopango llegó a más de 7.000 kilómetros de distancia, incluso hasta Groenlandia, cubriendo un área de más de dos millones de kilómetros cuadrados de América Central con una capa de cenizas volcánicas de al menos medio centímetro. 

Según los cálculos de los especialistas, la erupción de Ilopango fue "más de 50 veces" más violenta que la del monte estadounidense Saint Helens en 1980, que dejó 57 víctimas, afirmó Smith, citada por Phys.org.

Los investigadores creen que la erupción no afectó el desarrollo de la mayor parte de la civilización maya del período clásico temprano (300—600 d.C.), aunque las vecindades de la montaña permanecieron inhabitables "durante muchos años o décadas", agregó la científica. 

Rt, Twitter, Proceedings of the National Academy of Sciences. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?