Cómo tener una piel saludable y evitar su rápido envejecimiento

Cómo tener una piel saludable y evitar su rápido envejecimiento

Tener una piel saludable es fundamental para nuestra salud. Por esta razón, hablamos con Paloma Alonso Marchesi, médica dermatóloga (154158) acerca de los cuidados de la misma.

Brunela Villarroya

Brunela Villarroya

La piel es nuestra barrera hacia el medio ambiente. Tiene múltiples funciones, primero, protege al organismo contra estímulos mecánicos, microorganismos, radiaciones. Segundo, ayuda al mantenimiento de la homeostasis, es decir, regula la pérdida de líquidos y la temperatura corporal. Y por último, tiene un papel importante en el sistema inmunitario, sensaciones de dolor y temperatura. Por esta razón, hablamos con Paloma Alonso Marchesi, médica dermatóloga, acerca del cuidado y del envejecimiento de la misma.

“Un dermatólogo experimentado puede averiguar en la consulta médica, sólo con la observación, si una piel está sana. Es de suma importancia el aspecto de la piel, lo que depende de su textura, color, superficie, elasticidad, sudoración, sebo y olor. Una piel envejecida, amarillenta, con arrugas y rígida nos hace pensar que esa piel está dañada”, explicó.

Para tener una piel sana, es necesaria una ingesta suficiente de líquidos con una dieta sana y equilibrada. Foto: Shutterstock.

Paloma explicó que hay múltiples factores que afectan la apariencia de la piel y su función. Algunos de ellos son: evitar la exposición a la radiación ultravioleta, así como fumar y también disminuir nuestros niveles de estrés. Esto se debe a que se liberan radicales libres a medida que destruyen moléculas y dañan el tejido, lo que provoca la pérdida de agua y el deterioro del colágeno, así como un envejecimiento más rápido de la piel. Las consecuencias son enrojecimiento, sequedad, pérdida de elasticidad y formación de arrugas. 

"Hay opiniones de que la genética afecta el envejecimiento sólo en un 20%, el restante 80% al exposoma: la exposición al sol, el tabaquismo, la dieta, la actividad física, entre otros".

Nuestro cuidado diario de la piel debe responder a tres pilares básicos:

  • Fotoprotección.
  • Hidratación e ingesta de alimentos saludables. Una dieta adecuada y equilibrada, compuesta por una variedad de alimentos ricos en proteínas, frutas y verduras, es extremadamente importante.  
  • Realizar actividad física, regularmente, para tener una eliminación correcta de las toxinas.
La alimentación y las rutinas de cuidado son clave para tener una piel sana. Foto: Shutterstock.

"La piel refleja procesos en todo el sistema por lo que muchos trastornos de la piel y el rápido envejecimiento son manifestaciones de ciertas alteraciones, como la falta de nutrientes, vitaminas y minerales. La calidad, salud y belleza de la piel se ven afectadas por diversas vitaminas (vitamina C, E, A, K, D y complejo B), minerales (selenio, cobre, zinc), proteínas y otros nutrientes. También, hay ácido alfa lipoico, dimetilaminoetanol (DMAE), ácido hialurónico, ácidos grasos esenciales que trabajan sobre la misma", finalizó. 

Es muy importante tener en cuenta esta información para el buen cuidado de nuestra salud y de nuestra piel.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?