"Nosotras también podemos": conocé la historia de una joven bombera

"Nosotras también podemos": conocé la historia de una joven bombera

Miranda Valle es una una bombera mendocina de 21 años que motiva a más mujeres a incorporarse a este rubro. En esta nota cuenta cómo es su trabajo cotidiano.

Paloma Marchionni

Ayudar a los demás es algo natural para Miranda Valle. Desde muy chica se dedica a hacer voluntariados con fines sociales. Su primera visita al cuartel donde actualmente se desempeña como bombera fue con una actividad de payamédicos en la que ella participaba. “Llegué al cuartel y lo supe”, cuenta y confiesa que nunca antes hubiese pensado que se dedicaría a trabajar como bombera pero que, al estar ahí por primera vez, no vio otra opción: debía ser parte de eso.

En 2018, cuando tenía 16 años, ingresó como cadete y en la actualidad es ella quien coordina la escuela de cadetes integrada por niños, niñas y adolescentes interesados en el rubro bomberil. Desde el cuartel organizan capacitaciones y actividades recreativas con el objetivo de comenzar a formarlos y que luego puedan desempeñarse en el cuartel.

“Nuestra formación es fundamental para hacer memorables los rescates que realizamos”, afirmó Miranda.

La rutina de Miranda muchas veces resulta agotadora ya que no solo trabaja como bombera voluntaria sino que también estudia en la universidad y trabaja como niñera. “Hay días que estamos de guardia y tenemos hasta 3 incendios. Noches en las que se duerme poco pero al otro día una tiene que seguir con su rutina normal”, relata. Esto es ejemplo del esfuerzo que hacen muchas mujeres que participan de voluntariados, quienes además de trabajar en estos, tienen una vida aparte, otros trabajos, estudios, hijos/as, lo que nos lleva a resaltar aún más el valor de su aporte.

Miranda cuenta que hace unos años el ámbito bomberil era un espacio donde la mayoría eran voluntarios hombres, pero esto está cambiando: “Si bien somos minoría dentro del cuartel, no somos pocas mujeres. Creo que este cambio se da porque nos dimos cuenta que nosotras también podemos” agregó la entrevistada.

Miranda, la joven bombera mendocina, en acción.

“Amo lo que hago. Mi consejo para aquellas que quieren sumarse a esto es que lo hagan. No es fácil pero cada segundo vale la pena”, concluye Miranda, un ejemplo de dedicación y esfuerzo, donde el objetivo de ayudar al otro es la mayor motivación. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?